¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, enero 01, 2013

ENTRE CINCO Y CINCO

Por Esteban Fernández 
 
Existe un cinco por ciento de esclavistas (con miles de oportunistas a su alrededor) y un cinco por ciento de patriotas. En el medio, en la cerca, está el 90 por ciento de nuestro pueblo. Para ellos lo que yo escribo y lo que escribe Yohandry, el vocero del castrismo, es la misma cosa. Quizás a ninguno de los dos nos lean. 
 
Interpretan de la misma manera que la tiranía no permita las canciones de Celia Cruz como que nosotros no deseamos las visitas de los Van Van. ¿Cómo pedirles que no cooperen económicamente con el régimen cuando desde que nacieron, desde que fueron a un cine, a una obra de teatro, y hasta cuando compraron un trozo de carne de puerco han cooperado? 
 
Las incitaciones a la guerra nuestras les recuerdan a las del gobierno pidiéndoles que caven trincheras. Para ellos, para ese noventa por ciento, lo que hacen los Castro y lo que hacen sus enemigos es la misma cosa: “política”. Y ellos son alérgicos a esa “palabra”. 
 
Lo que para los anticastristas es un error (como visitar Cuba) para ellos es la cosa más natural del mundo y hasta un deber familiar. Es como el canario que le abren la puerta de la jaula, vuela lejos, y de pronto lo vemos encaramado en ella buscando el alpiste. Aunque en este caso es “llevándole alpiste a los demás canarios”. 
 
Nuestros discursos, nuestras arengas patrióticas les caen de la misma forma que las que sufrían del miliciano encargado de la fábrica. Los esbirros que odiamos, para ellos son parientes queridos, y algunos se acuerdan que ellos también fueron esbirros. 
 
El castrismo y el anticastrismo les pide “sacrificios por la Patria, esfuerzos, deberes, y arriesgar la vida” y ellos lo que quieren son tres cosas muy importantes: Desayuno, almuerzo y comida. Unos les piden que sean comunistas y los otros que sean anticomunistas, y ellos lo que desean de todo corazón es ser apolíticos y neutrales. 
 
Y no crean que es nada nuevo, ni yo me creo que estoy haciendo un gran descubrimiento, durante toda nuestra historia el 90 por ciento siempre se ha mantenido inactivo y a la expectativa. Desde luego, históricamente, ante un rotundo éxito, ante una victoria contundente, ese 90 por ciento se lanza a las calles a celebrar.  
 
El primero de enero del 59 me pareció como que el 90 por ciento estaba apoyando a Fidel Castro, después me daba la sensación de que ese 90 por ciento se desvaneció y al final de la jornada las aguas cogieron su nivel y nos quedamos, como les dije en un principio, con cinco a favor y cinco en contra. 
 
“Debemos derrocar al castrismo” es recibido de la misma manera que “Debemos mantenerlos en el poder”. Ese 90 por ciento es reacio a toda exhortación a la lucha. Es como una población atrapada entre dos facciones de una guerra civil sin querer incorporarse a ninguno de los dos bandos. Vemos videos de Cuba y en cualquier esquina hay un grupo alrededor de una tumbadora bailando guaguancó. Mientras unos queremos que se reviren y rompan las cadenas, otros quieren integrarlos a la zafra azucarera. 
 
Al principio del exilio rompimos la regla y un 25 por ciento participó en las actividades pero cuando la gente creyó que “aquello no se caía” la inmensa mayoría se retiró. Y dicho sea de paso, ya también tenemos en la actualidad un cinco por ciento de fidelistas en el destierro.  
 
Y lo triste del caso es que los patriotas cubanos tienen en contra al cinco por ciento de fidelistas y al 90 por ciento que no cooperan con sus gestiones a favor de la libertad de Cuba. Hasta el día de la victoria en que tengan que decir como el Generalísimo Máximo Gómez: "Si todos los que me abrazaban en 1902 hubieran participado en la guerra la contienda hubiera sido mucho mas corta".

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: