¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, diciembre 14, 2012

EL FIN DE DOS VIDAS

Por José M. Izquierdo
 
Para los seres humanos, la muerte no es una opción, la muerte es una realidad. Durante sus vidas, los hombres solo pueden elegir entre ser hombres que hacen el bien o hacen el mal y Dios, decide hasta cuando. José Martí (1853-1895), lo expresó magistralmente con su brillante verbo “Los hombres se dividen en dos bandos: los que aman y construyen, y los que odian y destruyen”.
 
Dos hombres vinculados estrechamente entre sí por sus actos durante sus vidas, se acercan al final de sus días y para ambos, es tiempo que la historia los ponga en el bando que les corresponde. Castro y Chávez “Amaron y construyeron u odiaron y destruyeron”. 

Figuras de Estado, dictadores y verdugos para unos, estadistas para otros, ambos tendrán el privilegio de pasar sus últimos días rodeados de familiares, “colaboradores” y saturados de cuidados. A pesar del daño que causaron a sus pueblos, no serán juzgados de nada por ningún tribunal o acusados por sus actos en la vida, no se enfrentarán al paredón de fusilamiento como Castro hizo sin piedad con sus enemigos. Probablemente, pasarán a la historia como hombres “lebres e ilustres” y sus seguidores, tratarán de insertarlos en las páginas de la historia como “Gigantes” que dedicaron lo mejor de sus vidas al bienestar y la libertad de sus pueblos.
 
Por décadas, Cuba y Venezuela otrora dos prósperas naciones, fueron secuestradas por la “Revolución Castrista” y el “Socialismo del siglo XXI”, llevadas sin piedad a las puertas de la miseria y el caos social. Millones de cubanos y cientos de miles de venezolanos, huyeron de su patria a otras tierras en busca de la libertad, la seguridad y el futuro, que el castrismo y el chavismo les negaron. El castrismo, separó más familias cubanas, que el tráfico de esclavos en la época colonial y los Castro, sus seguidores y su régimen, son culpables directos de la muerte de decenas de miles de sus compatriotas.
 
Los resultados del paso de Castro y Chávez por la historia de sus pueblos, muestra hombres que odiaron y usaron el odio para triunfar. Hombres que destruyeron económicamente a sus pueblos dejándolos en franca decadencia moral, económica y social. Ellos morirán en un lecho rodeados de cuidados y sus funerales, con seguridad serán los que corresponden a los grandes hombres. Pero una vez más, los humanos dejaremos a Dios la tarea de juzgar a los hombres por el daño que causaron en la tierra y Castro y Chávez, nunca rendirán cuentas de sus actos ante sus pueblos, por el delito de llevarlos a la pobreza materia, a la miseria social y causarles tanto dolor. 

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: