¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, noviembre 13, 2012

LO QUE LA "DEMOCRACIA CHINA" REALMENTE ES


Jefe del Partido Comunista Chino, Hu Jintao, habla durante la sesión de apertura del 18 º Congreso del Partido Comunista celebrado en el Gran Palacio del Pueblo el 8 de noviembre en Beijing, China. (Feng Li / Getty Images)

La idea de que un régimen comunista podría tener cualquier tipo de proceso democrático interno parece, a primera vista, algo contradictorio. Pero una especie de votación peculiar se realiza en el Congreso del Partido del régimen chino.

Esto involucra observadores de los políticos, estudio ideológico forzado, espionaje, cupos de votación cuidadosamente asignados, así como una estrecha vigilancia notificada periódicamente a los superiores.

Cheng Xiaonong sabe: estaba a cargo de vigilar una delegación de la provincia de Hubei en 1987, por el 13º Congreso Nacional del Partido. Cheng es un economista que ahora vive en Estados Unidos, fue en su momento asistente de Zhao Ziyang. En 1987, Deng Xiaoping se retiró (por lo menos en el papel) de su alto cargo del Partido, y Zhao fue nombrado secretario general del PCCh.

"Yo vivía con la delegación en el hotel. Comimos juntos y me incorporé a sus debates a diario. Mi oficio era simplemente escuchar. Yo no tenía que hablar, pero tenía que recordar todos los rostros y los antecedentes de cada persona", dijo Cheng en una entrevista reciente. "Si alguien decía algo que al Partido no le gustaba, se supone que debía informarse al líder".

Todas las noches a las 11 pm un coche se acercaba hasta el hotel para recibir el reporte escrito de Cheng. Este sería llevado al Gran Salón del Pueblo, procesado y compilado en un reporte. Los informes se imprimían a las 5 am y se entregaban en algunos de los despachos de los 20 miembros del Politburó a las 7 am. "Deng Rong, hija de Deng Xiaoping, nos explicó eso" Dijo él. Cheng fue transferido del Departamento de investigación económica del Congreso Nacional del Pueblo, la Asamblea Legislativa del PCCh

Había unas 30 delegaciones, como la que Cheng monitoreaba, una de cada provincia de China. En la actualidad hay 40 delegaciones que se envían al Congreso Nacional del Partido Comunista, que se celebra cada cinco años. Los delegados, estimados en 2268 (era 2270, pero dos murieron), se supone que representan los diversos distritos del Partido.

A cada uno se le asigna un observador político como él, dijo Cheng. Las delegaciones se alojan en un hotel, aisladas del mundo exterior. "A nadie se le permitió hacer visitas a amigos o familiares. Desde el día hasta la noche, todas sus actividades fueron controladas", dijo.

El congreso se desarrolla en una semana. Luego de los mítines políticos en el Gran Salón del Pueblo, los delegados se cargarían con informes del Partido y la información para estudiar cuando regresaran al hotel. Al igual que en la China maoísta, se dirigían a través del adoctrinamiento ideológico, el estudio de los últimos adelantos de teóricos del Partido Comunista. "Ellos tenían que leer y expresar su apoyo", dijo Cheng.

Junto a la labor ideológica, a los delegados se les dijo cómo votar, a menudo con gran especificidad. "Los cupos se distribuyen, y a las personas se les asigna diferentes trabajos. Se supone que debes votar por el mariscal A, y otro grupo que se supone debe que votar por el Mariscal D. Para cada delegación la cuota de votos es muy clara".

Cada delegación tiene un líder del Partido que era personalmente responsable de asegurarse de que su delegación finalice sus funciones de voto. Su cuello estaba en peligro si existían irregularidades políticas entre los delegados. Y el Partido tenía muchas maneras de atraparlos.

"Desde mediados de la década de 1980 el equipo de votación electrónica fue instalado. La máquina para votar es también una máquina de vigilancia", dijo Cheng. "Todo el mundo tiene asignado un asiento, por lo que el equipo para votar también está controlando, y si se pulsa el botón incorrecto, estás en un gran problema".

Según un informe elaborado por la empresa consultora Inc. Practel, las medidas tienen cada vez más alta tecnología con el paso del tiempo. Un informe dice: "En mayo de 2003, los delegados al Congreso del Partido Comunista Chino estaban obligados a llevar el distintivo RFID equipado en todo momento, por lo que sus movimientos podían ser rastreados y registrados".

No fue posible localizar otro supervisor político que llevara a cabo una tarea similar a la de Cheng Xiaonong, pero los informes contemporáneos indican que estas prácticas continúan, y es posible que incluso se intensificaran.

Un artículo reciente del veterano observador político, Willy Lam, de Beijing señala un conjunto similar de restricciones a la descrita por Cheng. "Se supone que los delegados deben leer bien resguardados los documentos del Partido y asistir a las reuniones celebradas en los límites del hotel, no deben reunirse con la familia y amigos o incluso hablar por teléfono durante largos períodos de tiempo, a fin de no permitirse la fuga de secretos de Estado, de acuerdo a las conversaciones realizadas con delegados del pasado".

Incluso hay guardias para vigilar a los guardias. "Detrás de mí, en la misma habitación de hotel, había otro hombre del Ministerio de Seguridad del Estado. Estaba encubierto. Su trabajo consistía en vigilarme", dijo Cheng.

"Dondequiera que iba, estaba detrás de mí. Su trabajo consistía en descubrir si oculté alguna información que debía ser reportada", dijo.

"Por ejemplo, si dos delegados conversaban en el baño y hablaban mal de algunos dirigentes, se suponía que debía estar allí y escuchar, y luego regresar a mi habitación y escribirlo. Si yo no hacía eso, entonces él lo informaba".

Vía lagranepoca.com

No hay comentarios.: