¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, octubre 30, 2012

TRIUNFO DE LA IZQUIERDA EN CHILE


Santiago, capital de Chile.

Por GEES (grupo de estudios estrategicos)

En Chile se celebraron elecciones el domingo 28 para elegir a los alcaldes y concejales de los aproximadamente 350 municipios del país. Han sido las primeras en que se ha aplicado la reforma constitucional que introdujo el voto voluntario, es decir, que derogaba la obligación de inscribirse en el censo para ser elector, como ocurre en Estados Unidos. Para fomentar la participación, dijeron los partidos. Pese a ello, la abstención ha sido cercana al 60% y sólo han votado unos 5,5 millones, frente a los 8,1 millones que lo hicieron en 2008.

La vencedora ha sido la Concertación de centro-izquierda que gobernó el país entre 1990 y 2010. La Alianza por Chile, formada por la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN), ha sido la perdedora; en 2008 su victoria municipal preparó la victoria presidencial y parlamentaria, ya que la Alianza obtuvo más alcaldes que la Concertación: el domingo perdió 21 comunas, entre ellas algunas que llevaba gobernando desde hacía décadas.

Sin embargo, el análisis de los datos muestra que el mayor partido sigue siendo la UDI, formada por altos cargos civiles del régimen militar (18% del voto), por delante de la Democracia Cristiana (16,5%) y RN, el partido del presidente Piñera (11,8%). El Partido Socialista se queda en un sorprendente 9,8%.

Entre los vencedores destaca el Partido Comunista. La lista de la coalición que ha formado con el Partido Radical y el Partido por la Democracia ha obtenido 720.000 votos. Los democristianos y los socialistas tendrán que contar con los comunistas, como ya hicieron en las elecciones de 2009, para derrotar a la Alianza. El partido de centro montado por el democristiano Adolfo Zaldívar ha conseguido un 2,4% de los votos, pero si queda basculando entre dos grandes bloques puede convertirse en el partido decisivo que ponga al presidente.

Piñera llegó al poder con un programa de mucha tecnocracia y poca política. El PIB, el empleo y los ingresos del Estado están creciendo, pero no bastan para captar el voto. El Gobierno encima ha promovido la ingeniería social llevada a Hispanoamérica por el PSOE: uniones de hecho, matrimonio homosexual... Pero la izquierda, desde los socialistas a los comunistas, se ha hecho con el discurso político y ahora propone la ruptura con la Constitución con la que han gobernado desde 1990, y que se reformó en 2005 de tal manera que se suprimió la firma del general Pinochet. Pero además promueve nuevas reformas que a los españoles les suenan a viejas y fracasadas: sistema electoral proporcional, regionalización de Chile y refuerzo del Parlamento.

La conclusión es que sólo con la economía no se ganan las elecciones. El centro-derecha tiene dos años para elaborar un programa que ofrezca a los chilenos algo más que estadísticas y macroeconomía.

Vía libertaddigital.com

No hay comentarios.: