¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, octubre 03, 2012

LA PUTA REALIDAD

 Por R. Muñoz
Llevo casi quince años fuera de Cuba y he de reconocer tras este tiempo, que he estado equivocado con relación a mis criterios sobre la realidad de mi país natal.

Mi realidad no es la realidad de la mayor parte de los cubanos y lo he podido palpar hablando y debatiendo con cada cubano que viene al país donde vivo actualmente. El cubano en activo de hoy, tiene características muy particulares que en mi opinión hacen que la dictadura cubana disfrute de una lozana senectud y con muy pocas probabilidades de fallecer, a no ser de muerte natural como el socialismo en la ex URSS.

Miles de cubanos en el exilio claman por libertades en nuestro país que al cubano de a pie que vive en Cuba, no le interesan en lo más mínimo. Alguien muy allegado a mi, en reciente visita a Cuba habló con un primo que le confesó personalmente: ....Mira, ni siquiera intento saber que fuera existe algo mejor que mi realidad actual, dentro de esta realidad brutal intento ser feliz!.  Y es una certeza sólida. El cubano de hoy es un diseño total de la revolución, educado, informado, erigido sobre los cimientos que los ideólogos del partido comunista han desarrollado con un solo propósito, que las palabras libertad y derecho, son las que les han impregnado en un cerebro, donde la cultura y la información han sido dosificadas y muy bien dirigidas. Un gobierno con una inmovilidad económica y cultural astronómica, tiene un pueblo con similar inmovilidad y sin aspiraciones a mejorar.  Es triste, difícil de asimilar, pero es una realidad total. El cubano sencillamente no quiere ser libre, no le interesa, no está dentro de sus prioridades.

Anoche exactamente, asistí a una velada cultural maravillosa, con solos de guitarra, saxofón y boleros sin par. Pues tuve la oportunidad de conversar con varios cubanos, de la nueva hornada que han llegado a España, tras hacerse con la ciudadanía por ser nietos de españoles. Uno de ellos me confesó que estaba valorando regresar a Cuba a la primera oportunidad, pues vivía mejor en Cuba que aquí. (Claro, aquí hay que trabajar y me ponía como ejemplo que en su natal Ciego de Avila, críaba cerdos para su venta posterior). Honestamente, ni siquiera rebatí uno solo de sus criterios, noté que su collar de esclavo tenía carácter genético.  Y los boleros, valían más que toda la verborrea carente de la más elemental base de patrones sociales del compatriota en cuestión. Así, que desistí, realmente no valía la pena, ese joven y debo decir que tenía unos treinta años cae dentro de la categoría de los insalvables. Y debo reconocer que están en mayoría.

Nuestro país sufre una carencia de valores de tal magnitud, que se expresa hasta en sus opositores. Una disidencia de charanga y comparsa. Y muestra de ello son las últimas huelgas de hambre, que han sido objeto de chanza en toda la red y reconozco que con razón. Si se tiene el menor sentido de la dignidad real, si se enfrenta y se le dice a medios de prensa internacionales que se va a hacer una huelga de hambre, hay que estar convencido de ir hasta las últimas consecuencias, no hacer de la huelga de hambre un recurso que no tenga otra consecuencia que el desprestigio personal. La gente se rie de nosotros y hay que aceptarlo, no queremos ser libres.

Por ejemplo, puedo apostar con una certeza de un noventa y nueve, nueve, de que sé como será la próxima huelga de hambre de Fariñas. Es más puedo describirla día tras día, con detalles y el final real, sin el menor temor a equivocarme. El gobierno cubano es predecible, como toda dictadura, pero la oposición cubana es tan predecible como el propio gobierno.

Por mi parte, seguiré inmerso en mis lecturas y escritos, recorriendo las ruinas de civilizaciones donde se forjaron derechos y libertades, pero más tranquilo, quizás un poco más feliz, porque he aprendido de una vez, que hay pueblos como La Melchora, que si se la meten grita, pero si se la sacan, lílora.
Vía facebook / Osmany Rodriguez

No hay comentarios.: