¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, septiembre 05, 2012

2016: UNA HISTORIA DE HORROR MODERNA



Por, Diego Trinidad, Ph.D.

En los tiempos que vivimos, el mundo ha dejado atrás famosas historias de horror como las grandes novelas del Siglo 19 Frankenstein de Mary Shelley y Drácula de Bram Stoker. Claro que el monstruo creado por el Doctor Frankenstein y el vampiro descrito por Stoker mataban a solo algunos pobres desafortunados de vez en cuando. Los monstruos reales de las más moderas historias de horror, como los asesinos seriales Ted Bundy, Juan Corona y Jeffrey Dahmer son más peligrosos, no solo por ser reales sino porque matan masivamente. Las primeras casi nos parecen algo cómicas hoy en día; las segundas, estamos tan acostumbrados a las atrocidades que vemos aparecer todos los días en las noticias por TV como los tiroteos sin sentido en un cine de Phoenix recientemente, que las “aceptamos” como una modalidad más de este mundo tan “avanzado” en que vivimos. Las películas cada vez más violentas y los juegos electrónicos en videos y que se ven por Internet, todavía nos encrudecen aún más, sobre todo a la juventud. En fin, nos hemos lamentablemente acostumbrado y nos hemos convertido en seres más indiferentes a tales atrocidades. Pero un nuevo documental recién estrenado en cines a través de Estados Unidos ahora nos trae una historia de horror mucho más inmediata y mucho más peligrosa, puesto que la estamos viviendo TODOS.

En esta nueva historia de horror moderna no hay muertos—todavía. Pero es mucho peor, mucho más destructiva. Se trata de la muerte de una nación entera: Estados Unidos de América. El título de la nueva historia de horror moderna es “2016: Obama’s America” (La América de Obama en el 2016). Es un brillante documental realizado y producido por Gerald Molen, productor de la película “Schindler’s List”, ganadora del Oscar como la mejor del año en 1993; y Brave Heart en 1995. Basado en dos libros del escritor Dinesh D’Souza sobre el presidente, The Roots of Obama’s Rage (Las Raíces de la Rabia de Obama) y Obama’s America (La América de Obama) y en uno de los libros escritos por el mismo presidente “Dreams from my Father” (Sueños desde mi Padre), el documental trata de explicar como y por qué el presidente es quien es hoy y los resultados que dejará a Estados Unidos si es reelecto este año como presidente. Los Estados Unidos en el 2016 es la nueva historia de horror moderna.

D’Souza (en la foto), quien escribió además el libreto del documental y lo dirigió, es un escritor y analista político americano de origen indio—nació en Bombay (ahora llamado Mumbai), India en 1961—y emigró a Estados Unidos como estudiante universitario en 1978. Para su asombro, en 1988, al final de la segunda administración de Ronald Reagan, fue invitado a participar en el equipo de la Casa Blanca como asesor del presidente. Ha escrito varios libros, incluyendo una de las primeras biografías de Reagan (1997) que se publicó después del retiro del presidente. Ha trabajado en las más prominentes organizaciones conservadoras del país (American Enterprise Institute, Heritage Foundation, Hoover Institution) y ahora es presidente de King’s College en New York.

D’Souza hace años ha estado estudiando al presidente para explicarse como la vida de dos hombres tan similares como él y él presidente (los dos nacidos fuera de EU en el mismo año, uno de descendencia africana, el otro india, los dos bien educados y triunfadores, pero uno convertido en un peligroso radical izquierdista, el otro en un conservador convencido) pueden haber tomado caminos tan distintos. De esa manera comienza el documental, basándose en el libro autobiográfico escrito por el presidente sobre los sueños de su padre. Pero el libro solo ofrece algunos indicios de cómo el presidente fue influenciado por su padre, de manera que el autor sigue los pasos del futuro presidente en su niñez, juventud y vida moderna para descubrir que sucedió. D’Souza viajó a Nairobi, Kenya, a Jakarta, Indonesia, y a Hawaii, entrevistando a muchas figuras en la vida del presidente, incluyendo a su abuela de crianza y a su medio hermano en Kenya, a varios que lo conocieron en Indonesia y visitando la casa donde vivió y la escuela (madrassa islámica) donde estudió por un año en Jakarta. Finalmente, D’Souza entrevistó a muchos que conocen bien al presidente, tanto defensores como antagonistas. Así logra formar el cuadro de este hombre tan básicamente extraño, tan poco americano, que es el presidente.

En su libro The Roots of Obama’s Rage del 2011, D’Souza enfatiza como la ideología anticolonialista de Barack Obama padre ha influenciado y moldeado la de su hijo que ahora es presidente de Estados Unidos. Esta importancia que D’Souza da a esa ideología anticolonialista en el presidente ya fue criticada cuando su libro apareció el año pasado. Ahora D’Souza hace lo mismo con el documental y ese es su único defecto. Porque a pesar que D’Souza lo menciona y hasta entrevista por varios minutos al autor de un nuevo libro, The Communist, el historiador Paul Kengor, hay otra influencia mucho más vasta y mucho más determinante en la vida del presidente. La influencia que ejerció el poeta comunista (miembro del Partido Comunista de Estados Unidos, copia de cuyo carnet es producido en el libro y en el documental) Frank Marshall Davis. Desafortunadamente, D’Souza no enfatiza esto como es debido. Por supuesto, es posible que D’Souza haya decidido a propósito no enfatizar la gran influencia de un comunista en el presidente. No es lo mismo anticolonialismo que comunismo y quizás de esa manera el documental hubiera sido atacado y desacreditado mucho más por sus detractores. Pero consideremos.

Barack Obama solo conoció a su padre por dos años y eso no se puede contar. Obviamente un niño de dos años no tiene memorias ni puede ser influenciado por nadie a esa edad. Obama padre estudió desde 1959 a 1962 en la Universidad de Hawaii, donde conoció y se casó con Stanley Ann Dunham, la madre del presidente en 1961. En 1962, Obama padre los abandonó a los dos para irse a estudiar economía en la Universidad de Harvard (no se graduó ni en la universidad de Hawaii ni en Harvard de nada), regresando a Kenya en 1964, donde tuvo dos hijos más con otra mujer americana que lo acompañó, Ruth Baker y unos cuantos hijos más con su primera esposa, de quien nunca se divorció. Obama padre, a pesar de tener malamente tres años de educación universitaria en Estados Unidos, se convirtió en un importante asesor económico en la nueva nación de Kenya (1963) en los ministerios de Transporte y de Finanza.

Poco más tarde, trabajó como el economista principal (senior economist) del Ministerio de Planeamiento y Desarrollo Económico de Kenya encabezado por su benefactor, el Ministro Tom Mboya (foto), uno de los dirigentes del movimiento independentista de Kenya junto con su primer presidente, Jomo Kenyatta. Mboya fue asesinado en 1969 y Obama padre fue despedido de su cargo poco después. Mboya se había convertido en uno de los principales oponentes del presidente Kenyatta a la vez que su carrera había dado un vuelco hacia la izquierda cuando se convirtió en gran aliado del presidente de Ghana Kwame Nkruma, uno de los líderes más radicales de los nuevos países independientes de África. Kenyatta, en contraste, tomó una posición más pro Occidental y el asesinato de Mboya se atribuye a esta rivalidad.

Obama padre escribió un importante artículo en 1965 (citado en el documental y publicado en East Africa Journal), donde abiertamente recomienda una economía socialista para Kenya y la colectivización de la tierra. Señala además que “teóricamente no hay límites para que el gobierno no imponga hasta el 100% de impuesto sobre ingresos, siempre y cuando el pueblo reciba beneficios del gobierno conmensurados con los impuestos sobre esos ingresos”. El presidente nunca ha mencionado este conocido artículo de su admirado padre. En 1971, Obama padre visitó a su hijo en Hawaii por un mes (Obama hijo tenía solo 10 años), regresó a Kenya y murió en un accidente de automobil en 1982, su tercero. En el primero mató a otro hombre, en el segundo perdió las dos piernas, en el tercero perdió la vida. En los tres accidentes, estaba borracho, pues se había convertido en un alcohólico varios años antes.

¿Por qué el presidente llegó a admirar tanto a su padre? Porque su madre, a pesar de que se casó casi enseguida con Lolo Soetoro, otro estudiante indonesio a quien conoció también en la Universidad de Hawaii en 1965, siempre le habló de su padre con gran admiración y afecto. La familia Soetoro se mudó a Jakarta en 1966, pero Barack hijo nunca se adaptó a la nueva vida en Indonesia y su madre lo regresó a Hawaii a vivir con sus abuelos maternos en 1971. Fue en Hawaii donde Barack hijo conoció al poeta comunista Frank Marshall Davis(foto de la izquierda), buen amigo de su abuelo Stanley Dunham. Entre los 10 y 18 años, los años más importantes en la vida de cualquier joven, el futuro presidente fue bien adoctrinado por Davis no solo en su ideología comunista sino en la ideología anticolonialista que profesaba y en la teología marxista de liberación (esta “teología” no fue instrumental como religión en la formación del presidente, quien básicamente no es un hombre religioso, pero años más tarde, curiosamente se encontró con la Teología de Liberación otra vez, ahora predicada por su otro gran mentor, el Pastor Radical Jeremiah Wright de Chicago). Stanley Dunham visitaba a Frank Marshall Davis continuamente (los dos compartían además de las ideas políticas, el gusto por el alcohol) y llevaba a su nieto a esas reuniones. Nadie tuvo mayor influencia en el futuro presidente y nadie moldeó más su carácter que Frank Marshall Davis. Esto es un hecho cierto y no puede ni debe dudarse. Además, el mismo presidente lo admite en su libro Dreams from my Father, donde menciona a “Frank” (pero no su apellido ni su comunismo) como una gran influencia en su vida más de veinte veces.

Pero no solo eso, sino que en realidad, su propia madre fue una influencia mucho mayor en la vida del presidente que ningunos “sueños’ que su padre jamás tuvo. Fue una mujer que odió intensamente a Estados Unidos. Se casó y siempre tuvo relaciones con hombres extranjeros y de color, y vivió una buena parte de su vida fuera de Estados Unidos, porque no soportaba a su propio país. No hacía falta peor influencia que esta, pero la tuvo también de sus abuelos maternos, los cuales, antes de mudarse a Hawaii, asistían a una iglesia en los suburbios de Seattle, Washington, conocida como “la iglesita roja de la colina”, por el radicalismo de su pastor y su congregación.

D’Souza está convencido que el anticolonialismo es la fuerza que más influyó en el presidente, transmitido por Davis y por su propio padre. Solo que Barack Obama padre no era particularmente anticolonialista. Pero SI era un socialista convencido. Aquí es donde D’Souza se equivoca. No son las ideas anticolonialistas sino las izquierdistas radicales las que convirtieron al presidente en el radical que es hoy. Contado por él mismo, en sus días universitarios en Occidental College de Los Angeles, Columbia University de New York y Harvard, sus relaciones preferidas y las cuales buscaba ávidamente, eran con jóvenes izquierdistas y profesores marxistas. Estas ideas fueron todavía más cementadas por otros dos hombres: Saul Alinsky y Bill Ayers en los años 1980s en Chicago.

Alinsky ya había muerto, pero sus libros Reveille for Radicals (1946) y Rules for Radicals (1971) fueron enormemente influyentes en el presidente, ya que Alinsky es reconocido como el fundador del movimiento de organizaciones comunitarias, la única profesión del presidente. Alinsky, quien NO era comunista (consideraba al comunismo como irrelevante, pero importante como aliado de los radicales que planeaba liderar), tenía raíces radicales desde joven y comenzó su carrera política en Chicago como amigo de Al Capone y su teniente principal Frank Nitti. Dedicó su libro Rules for Radicals a Satanás, según Alinsky el primer radical en la historia.

Ayers( en la foto de la izquierda) fue uno de los fundadores del movimiento radical de estudiantes Students for a Democratic Society en los 1960s. Poco después co-fundó el grupo aún más radical y violento The Weather Underground. Ha admitido que colocó bombas en el Pentágono, el Capitolio y estaciones de policía en New York y San Francisco. Fue fugitivo de la justicia y uno de los más buscados por el FBI, junto con su esposa Bernardine Dohrn por muchos años. Ambos, por cierto, abiertamente han admitidos ser comunistas y socialistas durante casi todas sus vidas y nunca se han arrepentido de sus actividades terroristas, algunas de las cuales costaron vidas humanas. Cuando ambos se entregaron, el estatuto de limitaciones había caducado y no fue posible procesarlos. Además, algunas grabaciones obtenidas ilegalmente por el FBI documentando sus actividades terroristas no podían ser admitidas como evidencia. En lugar de ir a la cárcel, los dos radicales terroristas hoy en día son distinguidos “educadores” y ciudadanos ejemplares en Chicago. El presidente lanzó su carrera política desde la casa de Ayres y Dohrn en Chjcago en 1995 y más tarde los dos estuvieron en las juntas directivas del Woods Fund y Annenberg Challenge en Chicago por seis años. Estas dos organización patrocinaron y contribuyeron por mucho tiempo a los más radicales grupos comunitarios en Chicago. Pero según el presidente, Ayers y Dohrn solo son sus “conocidos”, ya que comparten el mismo vecindario.


Sin embargo, el documental es muy efectivo porque D’Souza conduce sus entrevistas y narra sus reportajes con gran objetividad. No es de ninguna manera un ataque partidista contra el presidente. Es simplemente un recuento de la verdad, aunque D’Souza a veces no la interprete como debe ser. La primera hora, ofrece la información necesaria para probar su tesis sobre el anticolonialismo como las raíces radicales del presidente. Es en la última media hora en la que el documental se convierte en una historia de horror moderna. En esta parte final, D’Souza describe como el presidente piensa y planea cambiar radicalmente a Estados Unidos si logra ser reelecto este año. Su entrevista con el ex Comptroler (Regulador de la Moneda) de Estados Unidos David Walker es muy reveladora, pues Walker habla del enorme daño que las políticas económicas del presidente han hecho y seguirán haciendo al país si no son frenadas. La visión de Estados Unidos después de cuatro años más bajo este presidente no se puede describir sino como escalofriante y atemorizante en extremo. Y así lo logra este excepcional documental.

Unos comentarios finales y otra predicción de mi parte. Primero, debo mencionar algo que no está en el documental puesto que este libro que contiene los datos acaba de ser publicado. Escrito y bien documentado por Aaron Kline y Brenda Elliott, el libro Fool Me Twice (Engáñame Dos Veces) ofrece una visión todavía peor que el documental, introduciendo un elemento que ya se está poniendo en práctica desde junio: la futura documentación y legalización de todos los millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Quien conozca y recuerde lo que logró el Partido Demócrata en California en 1996, cuando mas de dos millones de inmigrantes ilegales fueron inscritos para votar en el estado, lo que ha cambiado permanentemente y para siempre la política y la economía del gran estado de California—la quinta economía del mundo entonces, pero ahora ya en noveno lugar y bajando continuamente—saben muy bien que esto es enteramente posible. El presidente lo puede lograr, además, sin siquiera contar con el Congreso para cambiar las leyes de inmigración, por medio de decretos presidenciales. Si doce millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos son inscritos para votar gracias a un presidente demócrata, obviamente su gran mayoría votará por ese partido por largos años por agradecimiento. Esa sería la destrucción final de esta gran nación.

Segundo, hay todavía algo importante que D’Souza no menciona siquiera. Esto es el enorme resentimiento del presidente por la decepción que sufrió cuando visitó a Kenya en 1988. Aquí se enteró de la verdad sobre su padre. Obama padre no solo fue un alcohólico abusador de todas sus mujeres, sino un fracasado a través de su vida, quien terminó viviendo en la pobreza, sin trabajo y casi sin amigos. Pero el presidente nunca ha admitido esto, solamente lo ha reprimido mientras culpa al ex presidente de Kenya Jomo Kenyatta por la destitución y el fracaso de su padre. Como Kenyatta fue relativamente pro Occidental aunque un gran crítico del colonialismo, el presidente tiene otra causa para resentir los valores de la sociedad donde creció y vive. Después de todo, Estados Unidos es el líder de Occidente y por muchos años apoyó las políticas coloniales de Europa, con sus grandes abusos y “explotación” a las poblaciones indígenas de África y Asia. Así seguramente lo interpreta el presidente.

Pero en mi opinión, nada de esto, por terrible que sea de contemplar, sucederá. En primer lugar, el presidente NO será reelecto este año. Pero en segundo lugar, aunque milagrosamente (o por otros medios más siniestros) lograra esa reelección, el Congreso—al menos la Cámara pero casi seguramente también el Senado—quedaría en manos del partido republicano. Si solo la Cámara sigue bajo control republicano, esta vez definitivamente le negará los fondos al gobierno continuamente para poder funcionar. Si también el Senado es controlado por los republicanos y el presidente ilegalmente trata de gobernar por decreto, será indiscutiblemente enjuiciado (impeached), procesado y condenado por el Congreso, quedando destituido de inmediato. Cuando el proceso contra el presidente Clinton, la Cámara lo enjuició, pero el Senado, controlado por los demócratas, no lo condenó. Esta vez es distinto. Esa es nuestra salvación. Pero por si acaso, que esa sea la gran lección de todos los que vean, como deben ver, el documental 2016. Que voten en contra del presidente masivamente para evitar siquiera la posibilidad de ver la destrucción que predice el documental.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: