¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, julio 11, 2012

SANGANDONGO Y TARAJAYÚ

Por Esteban Fernández, Jr.

Fidel Castro Díaz-Balart tuvo una desgracia muy productiva: La mala suerte de ser hijo de un genocida y la buena de utilizar el parentesco a plenitud. En un país, en que por culpa de su progenitor se carece de casi todo, él ha vivido en la abundancia. Sólo ha carecido de un padre que lo quisiera y de una madre que lo cuidara y le diera mimos desde que era un muchachito, y que sólo lo ve a retazos...

Como les dije hace unas semanas: El poco, o ningún cariño que su padre siente por él, se hizo público y evidente desde un principio cuando Fidelito tuvo un grave accidente de motocicleta y el dictador hizo caso omiso de eso y no paró su comparecencia televisiva para correr a su lado.

Todo el mundo sabe que, con anterioridad, la bestia fue el que dio la orden de secuestrarlo y traerlo a Cuba. ¿Por deseo de tenerlo cerca? No, si nunca se ha dignado a tenerlo junto a él. La excusa que dio fue que “No quería que fuera criado y educado por la familia Díaz Balart". Nunca, a través de mas de 60 años, se ha escuchado una palabra de admiración, ni se ha visto un solo gesto de amor por Fidelito.

Prácticamente lo desapareció del mapa por largos años; nadie sabía de él. Y por esas incongruencias del sátrapa, al muchacho que trajo a la cañona para Cuba, lo envió muy lejos a estudiar en el extranjero bajo el alias de "José Raúl".

A Mirta, el tirano le ha permitido - en Cuba y fuera del país- visitarlo esporádicamente a cambio de un silencio absoluto sobre su pasado juntos, y de no criticarlo públicamente ni en privado. Y es obvio e innecesario decirles que tras Fidel Castro unirse a Dalia Soto del Valle, y ésta tener un racimo de hijos, la lejanía de Fidelito con su padre es absoluta.

Ah, pero no se le puede coger lástima a Fidelito porque su padre le dedicó seis palabras que fueron como un decreto oficial: “Ocúpense de que nada le falte” y él ha sabido utilizar esa orden hasta la saciedad. La ubre de esa vaca él la ha exprimido hasta casi matar la res.

Ni tengo idea si quiere o no a su padre, si está a su favor o en su contra, pero lo cierto es que lo imita a la perfección. ¿Se acuerdan ustedes de lo bien que el actor Armando Roblán imitaba al tirano? Bueno, pues este vástago lo remeda mejor.

Fidelito(foto de la izquierda) tiene a su favor un gran parecido físico con su padre, desde hace rato se dejó crecer la barba, usa los mismos ademanes y engola la voz tratando de calcar el tono que una vez tuvo su padre. No solamente estudió en las mejores escuelas del extranjero, sino que al regresar a Cuba, ha gozado de todos los privilegios otorgados unas veces, y otras de los que él se ha apropiado.



El despilfarro de Fidelito ha sido solamente superado por su padre y por su tío. Le dieron una prebenda poniéndolo al frente de la Energía Nuclear de la Isla y ahí metió tanto la pata que terminó castigado por su padre y lanzado por un tiempo al tristemente célebre “plan pijama”. Encerrado temporalmente en su jaula de oro y "salvado por la campana" de las quejas de Mirta.


Sin tener ningún cargo oficial, a no ser "una botella" en el Consejo de Estado, sin grados militares, anda con guardaespaldas, con chofer, con carros del año donde los maleteros son unas neveras atestadas de bebidas, de jamones, de manjares y todo tipo de golosinas. No hay un solo general ni ministro que pueda hacer ostentación de tantos privilegios.


Por 54 años, donde quiera que llega, no tiene que pagar por nada en Cuba. No es ni necesario que se identifique porque es “cagadito” a su padre. Fíjense hasta que extremo es un privilegiado, que le permiten que ostente el apellido Díaz- Balart que es odiado por la tiranía.


Y yo me pregunto: ¿Qué hacemos con este descarado el día en que Cuba sea libre? Me conformo con que padezca el mismo castigo que he sufrido yo: NO PODER VER A CUBA EN 50 AÑOS. Si es que los vive.
 
Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: