¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, julio 18, 2012

RELATOS HISTÓRICOS DE LA LUCHA FRONTAL CONTRA EL CASTRO-COMUNISMO. VI Parte

Por Tito Rodríguez Oltmans

La Tiranía Castro-Comunista que impera en Cuba desde hace mas de cincuenta y tres años sin ninguna duda es, la Fuerza de Terror más brutal y demoledora, impuesta a un pueblo, que se conoce en los anales de toda La Historia del continente Americano. Y a este hecho de crueldad sin paralelo, tenemos, por desgracia, que añadirle el luto que el castrato ha dejado a su paso terrorista y cruel, a cientos de miles de familias en los cinco continentes. Estas injerencias narco-terroristas internacionales se han cometido, y se cometen, con la total tolerancia de otros países, supuestamente paladines del “respeto a Los Derechos Humanos”, estando en punta los EE.UU., que junto a los otros “aliados” de la llamada órbita del Mundo Libre, muy poco o nada, han hecho de forma efectiva para ayudar a los verdaderos combatientes cubanos a derrocar ese infernal Régimen. Situación inexplicable…(¿?).

En todo el tiempo transcurrido desde la toma del poder absoluto del comunismo en Cuba en 1959, sobre todo en lo referente a la historia de la lucha heroica frontal combativa que hicieron miles de patriotas cubanos para lograr derrocar al Régimen e instaurar una verdadera democracia representativa basada en un Estado de Derecho, mucho se ha hablado, pero poco se ha escuchado, mucho se ha escrito, y poco se ha publicado, y por tanto, poco se ha leído. La tragedia del pueblo cubano no ha sido divulgada con la seriedad que ésta conlleva, por culpa de un “silencio” cómplice de nuestros supuestos “aliados’ en todos los continentes y en todos los medios de prensa.

En el futuro después de haber sido totalmente erradicado el comunismo en nuestra Cuba, en los nuevos capítulos que expliquen verazmente todo lo sucedido, se escribirá el heroísmo de nuestros mártires y patriotas, y saldrán a luz pública; los asesinatos, torturas, abusos y todas las formas diabólicas como fue tratado el cubano decente, el patriota y el anticomunista.

A continuación podrán leer la copia fiel de un testimonio que escribió un compañero de lucha que detalla parte de la extrema crueldad que se vivió en la Prisión de Isla de Pinos (Isla de la Juventud, nombre actual, cambiado cínicamente por orden de la Tiranía) en la década de los años sesenta.

Testimonios

Las golpizas en prisión


Por Enrique Ruano


Entre todas las cínicas mentiras de la tiranía castro-comunista sobresale la afirmación de que ellos nunca han maltratado a los presos políticos. La verdad es exactamente lo contrario. El maltrato sistemático de los reclusos es la norma carcelaria de la tiranía. Y esa fue la regla en el Presidio de Isla de Pinos. Imposible recordar aquí las incontables veces que los genízaros castristas maltrataron a los reclusos. Me limitaré a recordar sólo dos ocasiones que nos servirán como ejemplo.


El 6 de agosto de 1964 es una fecha que todos los que pasaron por Isla de Pinos recordamos con dolor e indignación. Recién había comenzado el Plan de Trabajo Forzado. Más de 6,000 reclusos fuimos obligados a trabajar para beneficio del régimen y, sobre todo, con la intención de destruirnos ideológicamente llevándonos a la aceptación de la tiranía. Se basaban en las teorías comunistas, fundadas en la sicología “Pavloviana”. Como era de suponerse, nosotros nos opusimos a estos planes y procurábamos hacer toda la resistencia que nos fuera posible. Como no mostrábamos entusiasmo alguno para salir al trabajo, la guarnición empezó a ejercer la violencia colocando pelotones de guardias para entrar a las circulares y hacernos salir a golpes.


Ese 6 de agosto al amanecer, siguiendo la práctica de la represión sistemática, y con el pretexto de que no salíamos suficientemente rápido, el sargento Porfirio González, al frente de un pelotón, entró en el edificio # 6 donde habíamos cerca de 500 reclusos. Entraron con bayonetas y pistolas en las manos, golpeando a todo el que encontraban a su paso.


El propio sargento Porfirio González se encontró, en una de las escaleras del tercer piso, con el recluso Ernesto Díaz Madruga, el cual llevaba en sus manos un jarro del desayuno. De inmediato este genízaro la emprendió a golpes de bayoneta con él, a la vez que lo ofendía con obscenidades. Le ordenó que bajara las escaleras corriendo y Ernesto, con toda dignidad, se negó a correr. Este gesto de valeroso honor hizo rabiar a esa bestia uniformada, quien le clavó entonces la bayoneta en el estómago. Ernesto cayó herido en el suelo y le dijo: "¡Me has matado, cobarde!"


Al darnos cuenta de lo que pasaba, un grupo de los que ya habíamos bajado, al frente Alfaro, bravo camagüeyano muy amigo de Ernesto, subimos a recoger al compañero herido. Lo bajamos al exterior del edificio donde ya se estaban formando los bloques de presos para salir al trabajo.


Una vez allí, el teniente Bernardo Díaz, alias "Pomponio", ordenó que lo pusiéramos en la brigada de trabajo que le pertenecía. Inmediatamente nos plantamos y exigimos que fuera llevado al hospital. Quince minutos de discusión, con la tensión creciendo peligrosamente, hicieron que la guarnición se decidiera a mandarlo al hospital.


Tres días más tarde moría a consecuencia de una infección masiva por las múltiples perforaciones en sus intestinos. Su muerte, la primera del trabajo forzado, nos impactó profundamente a todos, reafirmándonos en nuestros principios. Vale aclarar que, como premio a este cobarde asesinato, el sargento Porfirio González fue promovido a teniente y siempre se jactaba de este crimen como si fuese una hazaña.


El otro ejemplo de que les hablaré ocurrió a finales de 1965. El sábado 17 de septiembre de ese año se realizó el mayor traslado interno que jamás conociéramos en la Isla. Se nos redistribuyó a todos. De paso se realizó una requisa minuciosa de nuestras pertenencias. Arbitrariamente a muchos se nos despojó de todos los uniformes, excepto del que llevábamos puesto, que era justamente el mejor, el que reservábamos para la visita. Los uniformes del trabajo nos lo quitaron. Eso nos puso en la disyuntiva de que íbamos a tener un solo uniforme para trabajar todos los días y para asistir a la visita mensual de nuestros familiares. Este despojo fue especialmente severo para con los reclusos que se asignaron a la circular tres.


Al siguiente lunes 19, a la hora de salir había una gran confusión porque todos los bloques habían sido reestructurados. Más tarde fue cuando pudimos comprender que toda esa aparente arbitrariedad perseguía destruir la supuesta organización que la dirección nos atribuía, y que pensaba nos hacía resistirnos a sus intenciones de doblegarnos mediante el trabajo.


A los que estábamos en la circular tres nos habían dejado en la disyuntiva de tener que salir a trabajar con el único uniforme y luego tener que presentarnos como pordioseros en la próxima visita. Por lo tanto decidimos, a modo de protesta, salir sin uniformes, sólo con la ropa interior. Pero al ver esto, el sargento responsable de la circular nos mandó a entrar y de inmediato le informó al jefe de la guarnición, el tristemente célebre teniente Julio Morejón, quien, antes de ocuparse de la represión en la Isla, había sido uno de los jefes de pelotones de fusilamiento en la cárcel de La Habana.


Inmediatamente que este asesino supo lo que pasaba movilizó a toda la guarnición, incluyendo a los cabos de los bloques de trabajo. Penetraron con rifles, pistolas y bayonetas en la circular. Se originó una de las más bárbaras palizas masivas registrada en Isla de Pinos. Más de 250 guardias, con el mismísimo Morejón al frente, penetraron y de inmediato se formó un Pandemonio.


Tomando las escaleras, y gritando todo tipo de obscenidades, comenzaron a golpear indiscriminadamente a todos los que bajaban. Para evitar los golpes muchos presos empezaron a bajar por las barandas de los pisos, operación peligrosa y la cual le costó la fractura de una pierna a uno que resbaló. No se salvaron ni los médicos de la circular, los Drs. José Enrique Blanco y José Aguiar, quienes fueron golpeados brutalmente, pero tuvieron que sobreponerse a sus dolores para atender a la multitud de heridos que había.


En la misma planta baja, el cabo Almanza le lanzó un bayonetazo en la cara a Mario Jiménez "Mayimbe" y lo alcanzó en el ojo derecho, sacándoselo completo. Casi al lado, el Loquillo le gritó: "Asesino, eso no se hace... ¡Hijo de puta!" y con la misma le arrojó un cubo que tenía a mano. Almanza, ayudado por otros guardias, le proporcionó un tremendo planazo en la cabeza, rajándosela toda.


En aquel tremendo caos los guardias se estaban ensañando brutalmente. Fue entonces cuando, en el cuarto o quinto piso, alguien cuyo nombre no recuerdo, un héroe anónimo, zafó una de las cadenas que sostenían las camas y golpeando con ella la baranda de tubos gritó a todo pulmón: "Es la hora de morirse...¡Abajo el comunismo!... ¡Vamos a morirnos ya!". El efecto fue electrizante, de momento todos los presos empezaron a ponerse agresivos y los guardias, impresionados, pararon la golpiza.


Tras breve vacilación, el teniente Morejón reaccionó e insultando soezmente a los guardias les ordenó continuar golpeándonos. Pero ya el efecto se había consumado. Los presos reaccionaron airadamente e insultaron a Morejón con los peores epítetos y amenazaron amotinarse. Morejón, percatándose del peligro, ordenó a la guarnición retirarse.


Todo el problema duró unos pocos minutos. Pero ese corto tiempo bastó para dejar incapacitado para toda la vida a un hombre y heridos a muchos. No pudimos darnos cuenta, pero este conato trastocó todos los planes que la dirección comunista había fraguado con el gran traslado del sábado anterior.


Sin duda que la dirección del penal, al evaluar el incidente, comprendió que el haber intercambiado a toda la gente, y habernos requisado y despojado de los uniformes, no había hecho disminuir un ápice nuestra voluntad de lucha. Ese mismo día reorganizaron todos los bloques y en los días que siguieron procuraron tranquilizar a todos los reclusos y disipar tensiones.


En cuanto a nosotros, ese incidente no hizo más que afianzarnos aun más en nuestra voluntad de no ceder ante la presión ideológica del enemigo. Aquel infame incidente se nos grabó fuertemente en el alma y nos fue preparando para los días aun peores que nos faltaban por vivir.


Enrique Ruano-Causa: 153/63 Condena: 10 años.


Número de ingreso en Isla de Pinos: 32707


Tomado del libro XXX Aniversario de la Clausura del Presidio de Islas de Pinos.


Nota de La Tribuna de Tito: En la actualidad sabemos que los rigores de las prisiones son tan terribles como el primer día. Muchos los que actualmente se encuentran presos en Cuba, no saben estas historias, porque, eran niños o muy jóvenes cuando los asesinos del Régimen nos estaban asesinando y torturando. Algunos que sufren actual prisión en Cuba, miembros de la “disidencia y/o opositores pacíficos” no lo sabían, o no lo querían saber, pues cuando estos diabólicos hechos estaban sucediendo ellos eran parte del “Sistema”.


Todos los cubanos decentes y combatientes, queremos dejar bien aclarado que no queremos que en la actualidad nadie esté sufriendo en las prisiones castristas, pero si tenemos que aclarar muchos puntos históricos que han sucedido en nuestra patria, y por tratar de quedar bien con todos, o hablar en forma política conciliatoria, no se han tratado la verdad ni los hechos sobre asuntos extremadamente serios, los cuales son imprescindibles para la futura reestructuración de La Nueva Cuba, Libre, Independiente y Soberana como lo soñó Martí, y que tanta sangre, dolor y luto de los buenos cubanos ha costado.


El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad. -Albert Einstein.
 
Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: