¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, julio 24, 2012

¡ 250 MIL MUERTOS !

Por Esteban Fernández



¿Se acuerdan del paquetazo aquel de los 20 mil muertos provocados por el gobierno de Fulgencio Batista? Jamás, ni sumando los caídos de ambos lados de la contienda, han logrado convencer a la mayoría de personas con dos dedos de frente, de la veracidad de esa exagerada cifra lanzada maquiavélicamente por la revista Bohemia.


Y cuidado, que nadie me acuse de ser, o haber sido batistiano. Ni soy batistiano ni soy antibatistiano. Sólo soy anticastrista y anticomunista. Por lo tanto, voy a acusar al régimen opresor de mi país de haberle ocasionado la muerte, directa o indirectamente, ¡A UN CUARTO DE MILLÓN DE SERES HUMANOS!


Y no voy a comenzar por el asesinato en la Sierra Maestra de Eutimio Guerra, sino por el de Manolo Castro en la esquina de El Cinecito y el del policía de la Universidad, Oscar Fernández Caral. Algunos sostienen que es mentira que Castro fuera el causante de esas muertes. Me interesan un bledo esas opiniones: ¡Yo creo que SÍ LOS MATÓ! Y de ahí pa'lante la matazón ha sido monumental. La sangre vertida ha sido mas caudalosa que las aguas del rio Cauto...


En la lista de los crímenes del castrismo no están solamente los que cayeron en los paredones de fusilamiento desde enero de 1959, sino también los que han muerto en las cárceles a consecuencia de bayonetazos, de torturas, de enfermedades y de huelgas de hambre.


¿No son víctimas del castro-comunismo los que se han ahogado, o han sido devorados por los tiburones, tratando de llegar en balsas a tierras de libertad? Y ahí debemos incluir a mujeres, niños y ancianos. Y no solamente eso, sino que asesinaron a los pilotos de "Hermanos al Rescate" que trataban de salvar a indefensos balseros en el medio del mar. ¡Gloria eterna a los caídos en el hundimiento del Remolcador 13 de Marzo!...


Hasta los suicidios como los de Osvaldo Dorticós, Haydee Santamaría, Félix Pena, el de su antiguo amigo Rafael del Pino, sin olvidar al presidente chileno Salvador Allende, deben caer sobre la conciencia del sátrapa.


Los caídos en el ataque al Moncada -soldados y asaltantes- yo se los atribuyo a Fidel Castro, igual que lo fueron los hombres que cayeron en el desembarco del Granma sin saber que Castro iba a implantar una tiranía. Esos también son de la cosecha del genocida.
Aunque mundialmente se presuma de los “beneficios” de la medicina castrista, mis compatriotas saben que la verdadera historia es muy diferente. Los enfermos que en cualquier lugar del mundo pudieran ser curados y salvados de complicaciones mayores, en Cuba mueren por falta de higiene y por no tener una atención médica apropiada y moderna. Cada vez que veo que a un cubano en grave estado lo reviven en un hospital norteamericano, pienso: “¡En Cuba se hubiera muerto!”


Y los occisos no solamente son cubanos. La historia nos ratifica que las garras de los castristas son muy largas y tenebrosas, y que se han inmiscuido en centenares de asuntos internos de muchos territorios, creando el caos y provocando la muerte de muchos ciudadanos de otros parajes.


Pregúntenle a un salvadoreño que esté al tanto de los acontecimientos ¿Quién fue el extranjero que más desolación ha provocado en El Salvador? Y usted verá que le responderá que es Fidel Castro Ruz.


¿Quién convirtió la tierra cubana en un enorme campo de entrenamiento de guerrilleros, dominicanos, bolivianos, colombianos, mexicanos, guatemaltecos, nicaragüenses, los cuales mas tarde regresaron a sus países de origen con la orden de combatir y hacer correr la sangre de sus conciudadanos? Eso sólo tiene un nombre, se llama Fidel.


¿Cuántos cadáveres -de ambos lados- causó la intervención militar del castrismo en África? Difuntos en Etiopía, Mozambique, en Somalia, y en montones de repúblicas africanas. A todos los cuerpos balaceados se les pudo haber puesto un cartelito en el pecho que dijera “Gracias a Fidel estoy muerto”...


¿O alguien duda que las madres cubanas no solamente han llorado la muerte de sus hijos en Girón, en la Sierra Maestra, en las cárceles como 100 y Aldabó, en La Cabaña, en La Campana, y en el Estrecho de la Florida, sino TAMBIÉN EN ANGOLA, siendo carne de cañón del expansionismo cubano-soviético?... Yo me imagino que debe haber un cementerio privado de los Castro en la República del Congo.


Y podemos hasta el extremo de estar plenamente convencidos de que el régimen de Cuba estuvo íntimamente involucrado en el asesinato de John F. Kennedy. Existen muy pocos rincones del mundo que puedan darse el lujo de haber estado exentos del terror fidelista, y sin tener uno que otro muerto provocado por estos dos hermanos hijos predilectos de Satanás.


Unos monstruos que se alegraron de la muerte de revolucionarios que les hacían sombra como Frank País, José Antonio Echeverría, Menelao Mora. Hasta mandaron al matadero al Coronel Pedro Tortoló, aquel que se rajó durante la invasión norteamericana a Granada.


Y podemos añadir los que se mueren por epidemias (ahora mismo existe un desate de cólera que ha llevado al país a dos siglos atrás), por derrumbes, y porque no sobreviven los ciclones por falta de preparación ya que las viviendas no resisten ni un viento platanero y últimamente utilizan el método de accidentes de tráfico provocados e inocular veneno a los adversarios. Todas las cifras de estos muertos, están bien escondidas por el régimen de Cuba, pero siguen siendo causados por él. Matar a un ser humano es un crímen, matar a 250 mil es un genocidio.
 
Vía nuevoacción.com

2 comentarios:

lola dijo...

Tuve unos vecinos saharauis, pertenecían a la cúpula del Frente Polisario, el hijo estuvo viviendo en Cuba, entrenándose.
El Frente Polisario asesinó a la dotación de un barco español,un pesquero, Cruz del Mar. Añada esas víctimas a la lista.

José González dijo...

Lola, muy bueno tu comentario. Esos Polisarios ha sido entrenados desde el principio por los Castro. Ellos hablan español lo cual es una gran ventaja para el regimen castrista. Y lo peor es que nadie los menciona.

saludos