¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, junio 09, 2012

ALVAREZ GUEDES: NO ME INTERESA RETORNAR A CUBA



Por Wilfredo Cancio Isla




Guillermo Alvarez Guedes, enciclopedia viva del humor cubano

Guillermo Alvarez Guedes, patriarca del humor cubano, arribó este viernes a los 85 años con la vitalidad suficiente para no desistir de su retorno a la radio y proponerse la escritura de un nuevo libro.


El humorista se recupera de dos operaciones recientes -de hombro y vías digestivas- que lo han mantenido alejado de su tradicional rutina laboral. La crisis de salud sobrevino en un momento particularmente amargo, tras el sorpresivo anuncio de la emisora Clásica 92.3 FM, propiedad de la compañía Spanish Broadcasting System (SBS), de transformarse en Z92 e imponer en su programación una oleada de salseros, prescindiendo del popular espacio Aquí está Alvarez Guedes.


“Me enteré por la televisión de que me habían sacado del aire, no me comunicaron nada”, relató Alvarez Guedes. “Lo cambiaron todo y pusieron salsa, a pesar de que mi programa tenía los mayores niveles de audiencia, no entiendo el negocio de esta gente”.


Pero el artista dice que dentro de poco tiempo estará recuperado de sus dolencias de salud y quisiera regresar a la radio de Miami.


“Si encuentro una emisora que me comprenda y se comprometa con lo que quiero hacer, yo vuelvo”, aseguró durante una conversación con CaféFuerte. “A mí la radio siempre me gustó más que la televisión, porque no hay que maquillarse, ni andar acicalado, y la puedo hacer desde la oficina de mi casa… Lo importante es ofrecer calidad”.


Nacido en el poblado de Unión de Reyes, provincia de Matanzas, el 8 de junio de 1927, Alvarez Guedes es reconocido como el humorista cubano por excelencia. Sus chistes han conseguido la proeza de conciliar a cubanos de todas las latitudes e ideologías a través del infalible recurso de la risa.


No solo ha sido el invitado permanente de reuniones familiares y fiestas cubanas -en la isla y en el exilio- por más de cuatro décadas. El humor costumbrista de Alvarez Guedes ha conseguido desbordar también las fronteras de la cubanidad desde que en 1973 comenzó a poner su repertorio en discos, multiplicando la cosecha de carcajadas en el mundo hispanohablante. Son 32 discos que siguen vendiéndose en cientos de tiendas de Estados Unidos, incluyendo un título que alcanza las mayores ventas de su producción: How To Defend Yourself From the Cubans (Cómo defenderse de los cubanos), hecho en inglés para “alertar” al público estadounidense.


Esta fue la conversación de CaféFuerte con el maestro Alvarez Guedes para felicitarlo por el aniversario, desearle larga vida y recorrer apresuradamente sus pasiones mayores.




Alvarez Guedes en concierto. Foto: Delio Regueral


Además de regresar a la radio, ¿qué otros planes tiene entre manos?


Voy a empezar a escribir mi experiencia sobre la radio, la televisión y la publicidad en Miami. Llevo largo rato en estos medios y creo que tengo material suficiente para un libro que me hará divertir mucho.


A pesar de los pesares, usted ha echado raíces y ha tenido mucho éxito aquí. ¿Cuánto quiere a Miami?


De todos los lugares donde he vivido fuera de Cuba, es Miami donde mejor me he sentido. En Miami hay demasiados cubanos y eso me ha hecho sentir muy cómodo para trabajar y permanecer.


Usted fue uno de los cubanos que se marchó temprano. ¿Cómo recuerda ese día?


Fue el 23 de octubre de 1960. Tomé un vuelo a Nueva York en el mismo avión que Celia Cruz y su esposo Pedro Knight. El peor recuerdo de mi vida es el día que me fui.


Siempre se habla de usted como un gran cultivador del humor costumbrista, pero suele olvidarse de la labor que desarrolló como cantante, productor musical y fundador del sello discográfico Producciones Gemas en aquella Habana de los años 50…


En 1949, cuando regresé después de pasar tres años en Estados Unidos, La Habana permitía todo eso. En 1953 hicimos el espectáculo musical El Solar en el cabaret Montmartre con Beny Moré, Olga Guillot y Carlos Pous. La coreografía fue de Alberto Alonso. Fue un éxito tremendo. Años después, por Producciones Gemas pasaron Rolando Laserie, Elena Burke, Chico O'Farrill, Bebo Valdés, Celeste Mendoza… Esa Habana desapareció y es irrepetible.


De todas esas luminarias, ¿quién está más fijo en sus recuerdos?


Beny Moré. A Beny lo recuerdo mucho. En música es todavía lo que más escucho. Siempre triunfamos y siempre abarrotamos los lugares donde nos presentamos. Pero busco en mi memoria y me vienen muchos nombres de esa época, que fue de grandes músicos, actores, actrices y gente del espectáculo. Y también recuerdo muchísimo a Germán Pinelli, que fue un maestro, un animador de facultades excepcionales.


¿Tiene nostalgia de Cuba?


No. No tengo nostalgia. Yo viví en Cuba en sus mejores momentos de esplendor. Al principio de llegar al exilio recordamos demasiado a Cuba y soñábamos todas las Nochebuenas con regresar, con aquello de “El próximo año en Cuba”. Pasaron demasiadas Nochebuenas como para seguir esperando por eso. Hoy, después de ver el cuadro de Cuba y conocer la gente que viene para acá, honestamente no me interesa en absoluto el regreso.


¿Le queda familia allí?


No. Toda mi familia, mi esposa por 58 años, Ely, mis dos hijas y mis cuatro nietos están de este lado.


¿Le gustaría ver una Cuba democrática y reconciliada?


Sí, pero demorará 100 años. Así que figúrate.


¿Cómo va a celebrar este cumpleaños?


Comiendo, que es como se celebra casi todo en Miami.


¿Qué es lo que más le enorgullece en estos momentos?


Mi familia, que siempre puse por encima de los asuntos de la farándula. Y haber llegado hasta aquí con la cabeza clara, sin los resabios de viejo, pensando como un hombre joven.


¿Y que es lo que más desearía hoy?


Sentirme como si tuviera 84 y medio.


Vía cafefuerte.com

No hay comentarios.: