¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, mayo 16, 2012

CUBELA, MORGAN, MENOYO, OCHOA...

Por Esteban Fernández, Jr.

Existe la errónea creencia que cuando los Castro hacen polvo y cenizas a determinadas personas, ya por eso deben ser consideradas héroes por nosotros los adversarios del régimen. Nada de eso; quede bien claro que porque la tiranía considere enemigo a un individuo, no lo convierte de sopetón en nuestro ídolo. Durante las últimas semanas se han puesto de moda Rolando Cubela por un libro que acaba de ver la luz pública donde se menciona su nombre, y William Morgan por una carta que le escribió a su madre en Ohio antes de ser fusilado. Unos me llaman para averiguar quienes eran este par de tipos (porque la historia cubana contemporánea sólo toma en cuenta los nombres de los castristas eternos y leales ) y otros llaman porque suponen y creen que “ambos deben ser mis paladines”.


Nada más alejado de la verdad. A Cubela (en la foto) lo detesté desde que me enteré que, junto a un grupo de asesinos y a sangre fría, acribillaron a balazos al Coronel Blanco Rico, en el Cabaret Montmartre. Mientras que el americano Morgan me cayó como una patada desde que traicionó a Roberto Martín Pérez y a los invasores de Trinidad.

Camilo Cienfuegos y William Morgan. Foto de Baracutey Cubano.

Los Castro desprecian a Eloy Gutiérrez Menoyo, yo también. Cuando la tiranía fusiló al General Arnaldo Ochoa, a Tony de la Guardia, y a varios sicarios más, no sentí ni un segundo de compasión por ellos. Siempre me ha causado tremenda alegría cada vez que han caído en desgracia despreciables personajes como Augusto Martínez Sánchez, Faustino Pérez, Carlos Aldana, Roberto Robaina, Carlos Lage y Felipe Pérez Roque.



Cuando Raúl Castro hizo una limpieza implacable en el Ministerio del Interior ¿alguien puede imaginar que toda esa ralea de sicarios ganaron un concurso de simpatías conmigo? La verdad es que no hubiera derramado ni una solitaria lágrima si los hubieran fusilados a todos.


Nunca olvidaré un Email que recibí hace unos años para que firmara en una lista pidiendo la libertad del General Patricio de la Guardia. El remitente jamás volvió a escribirme desde el instante en que le respondí: “Envíame otra relación de patriotas pidiendo GUILLOTINA para él y la firmo”.


Por embarque de Fidel Castro murieron en Angola el General Raúl Díaz Argüelles, y en Bolivia cayó el Comandante Gustavo Machín, y a mí que diablos me importa. Eliminaron a los generales Enrique y Rogelio Acevedo y yo digo: ¡Me alegro en el alma!... Es más, la verdad es que a estas alturas ¡ni Camilo Cienfuegos es santo de mi devoción!..
 
Vía nuevoacción.com

2 comentarios:

Esperanza E. Serrano dijo...

Cuanto me alegro de saber que hay cubanos en el exilio que piensan asi. Coincido con Esteban. Esos que alguna vez estuvieron en la cúspide, compartiendo mesa y mantel con la élite mafiosa de los castro, no merecen ninguna consideración. Para mi está más que claro,todos los comunistas son iguales y los siervos del castrocomunismo, los que han manchado sus manos de sangre, no merecen perdón.
Gracias Jose, por publicar este post.
Esperanza E Serrano

José González dijo...

Esperanza, concuerdo contigo totalmente.

saludos