¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, abril 05, 2012

IDEAS Y VALORES - II Parte


Por Armando Ribas, economista y escritor cubano-argentino


La edición aniversario de Foreign Affaire, tiene por título: “El Enfrentamiento de las Ideas. La Batalla Ideológica que Hizo al Mundo Moderno- Y Formará el Futuro”. Considero que la temática es más que imprescindible para intentar comprender el mundo en que vivimos, y más aun para a partir de ello diseñar las políticas adecuadas para la convivencia. Es un hecho que las comunicaciones facilitan la información, pero lamentablemente todo parece indicar que se desconoce la formación que permitió el adelanto de las comunicaciones.

Al respecto pues me voy a referir a las observaciones y conclusiones de dos de los artículos que aparecen en dicha edición. El primero de ellos de Francis Fukuyama que ya en su “El Fin de la Historia” había malinterpretado a Hegel, ignorando que fue Marx el que en uno de sus tantos desaciertos, había previsto el nirvana comunista como el fin de la historia, una vez que se eliminara la propiedad privada. Y me he referido a Hegel, pues fue el quien siguiendo el pensamiento de Kant preveía el avance de la historia a través del antagonismo-léase la guerra.

Una vez más insisto en que uno de los principales problemas que se enfrentan en la lucha de las ideas, es la confusión pertinaz en los conceptos políticos. Se habla de democracia y no se intenta siquiera definir su naturaleza y carácter, sino que se toma por dado. El gobierno del pueblo, y nuevamente ¿Qué es el pueblo? Igualmente se habla de la democracia liberal e igualmente se ignora su naturaleza política. En este caso tenemos igualmente confundidos los procesos democráticos europeos y el americano.

No obstante esta realidad, Fukuyama en su artículo “El Futuro de la Historia” lamenta la ausencia de un proyecto de izquierda y dice:”Y un serio debate intelectual se necesita urgentemente, dado que la forma actual del capitalismo globalizado está erosionando la base social de la clase media en la cual se sustenta la democracia liberal”. O sea que aparentemente la democracia liberal no es el capitalismo. Al mismo tiempo me parece una contradicción la crítica a la social democracia por ser antigua (old fashioned) y considerar al capitalismo globalizado. Si hay algo globalizado hoy, es la demagogia que entraña la social democracia. Si hay hoy un pensamiento prevaleciente en la lucha por el poder es el anticapitalismo, considerado en los términos de Lenín como el imperialismo.

Seguidamente nos encontramos con un artículo de Shlomo Avineri: El Extraño Triunfo de la Democracia Liberal” Ya el título implica una contradicción con los presupuestos de Fukuyama. Pero me pregunto ¿Dónde ha triunfado la democracia liberal? Y por favor que me la definan para saber donde estamos parados y más aun a donde queremos ir. No obstante esa realidad, no puedo menos que coincidir con su primera observación que dice: “Cualquier observador inteligente de Europa en los años treinta habría estado fuertemente presionado para no sentir que su futuro pertenecía, bien al comunismo o al fascismo”. Pero al mismo tiempo considera que el triunfo de la democracia liberal era difícilmente inevitable (SIC)

Creo que el observador inteligente tenía razón en su oportunidad, y en última instancia el triunfo no fue de la democracia liberal, sino de la social democracia. Pero aun así ese triunfo lo debemos a ciertos hechos fundamentales. El primero de ellos fue el error de Hitler de romper el pacto Molotov Ribbentrop que era el acuerdo con la Unión Soviética. El segundo hecho no menos importante fue la decisión de Hiroito de atacar Perl Harbour, en lugar de la Manchuria. Creo que de haber tomado esta segunda alternativa Hitler e Hiroito se habrían dado la mano en los Urales.

El último hecho de trascendencia histórica fue que los vencedores, que habían previamente logrado la transformación del mundo, fueron el primer país en la historia de la humanidad que en lugar de pedirle reparaciones a los vencidos, les repararon su economía a través del Plan Marshall. Y más aun le enseñaron derechos tradicionalmente desconocidos en la Europa continental. La historia de la falta de libertad en Europa es un hecho incontrovertible que pasó de la Inquisición, al jacobinismo, al holocausto y a los gulags.

Aparentemente Avineri confunde social democracia y democracia liberal. Lo cual desde mi punto de vista es una aberración filosófica e histórica. Por tanto su conclusión sería que la democracia liberal impera en la Unión Europea, por tanto la crisis sería del capitalismo y no del estado de bienestar prevaleciente, concorde con la social democracia. Por otra parte la idea de que Marx ha desaparecido del espectro político, me parece asimismo otro error de percepción, que desconoce su verdadero pensamiento. La aparente desaparición de su proyecto revolucionario y la consecuente dictadura del proletariado, no significa que se desconozca su predicción del nirvana igualitario que sigue vigente, social democracia mediante. Fue Edward Bernstein quien en su “Las Precondiciones del Socialismo” quien partiendo de un error fundamental sostuvo que “El socialismo era el heredero legítimo del liberalismo, y que no había ningún rea pensamiento liberal que no perteneciera también a los elementos de las ideas del socialismo” Nada más aberrante que este presupuesto que ignora que el socialismo y el liberalismo parten de dos concepciones diametralmente opuestas de la naturaleza humana. En tanto que el liberalismo parte de la conciencia de la falibilidad humana, el socialismo Rousseau y Kant mediante pretenden la creación de un hombre nuevo que solo actúe por deber y no por interés.

O sea Bernstein fue el creador de la social democracia que es precisamente socialismo sin revolución y por elecciones. Ese es el sistema vigente en Europa, y diría que es la concepción ética prevaleciente que lleva al poder en la búsqueda de una supuesta igualdad. Así Bernstein sostiene que: “Hay una casi incondicional garantía de que las mayorías en una sociedad democrática no hacen leyes que hieran indefinidamente la libertad personal”. Se ignora así la prevención de Tocqueville cuando dijera que: “El socialismo y la concentración de poder son frutos del mismo suelo”.

Sepamos pues que el sistema es determinante de los comportamientos y no los supuestos valores. Si para que una sociedad viva en libertad se requiriese la existencia previa de valores tales como la actuación por deber y no por interés, la libertad no habría existido jamás. Ese sistema es el liberal, que parte del reconocimiento de la naturaleza humana. Y por consiguiente el respeto por los derechos individuales y los límites al poder político. Tal como lo reconoce Fukuyama, se instauró por primera vez en la historia en 1688 en la Glorious Revolution en Inglaterra. Por supuesto ese sistema fue llevado a sus últimas consecuencias en Estados Unido por la Constitución de 1787. Y aunque no lo crean el tercer país en la historia que lo reconoció fue Argentina con la Constitución de 1853.

Vía lanuevanación.com

No hay comentarios.: