¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, abril 26, 2012

CON UNA PALABRA BASTA: “BANDIDA”

Por Andrés Pascual

Antes de comenzar, ¿No es una contradicción sentimental de alto voltaje que un individuo esté “muy preocupado por la salud de Chávez” y, a la vez, “muy dolido por las críticas de Uribe con respecto a sus relaciones con el venezolano casi muerto”? Esa lucha, especie de retrato del homosexual “confundido” que acaba de hacer pública, se está produciendo en el interior de Juan Manuel Santos. En el estudio de la narrativa y el drama, allá por los 60’s, durante mi época universitaria en Letras, una profesora me enseñó que los personajes se proyectaban, por sus reacciones ante estímulos de su ego, incluso del alter, como “caracteres o temperamentos” ¿En cuál de los dos se puede encasillar a Santos?

Acabo de leer dos buenos artículos sobre el caso Repsol y Cristina, uno de Carlos A Montaner; el otro, de José A Zarraluqui, los recomiendo, sección Opiniones del Nuevo Herald, domingo 22 de abril… El problema es que existe un devaneo que linda con la ridiculez al tratar de explicar la acción tomada por la señorona que sustituyó al Tristán que se gastaba como marido, con puntos de vistas ultra científicos a base de números y consideraciones extraídos de manuales de la Economía Política, buenos para los “curtos”, pero inútiles para los profanos como yo. Esa medida, según la parte española afectada, porque hay otra España (recuerde, si no lo recuerda o no lo conoce poco importa, que para casi todos los poetas ibéricos, desde 1897, año que nombra temporalmente a una generación de ellos, “hay dos Españas”, por lo que “España debería cuidarse de su propia España”) fue una medida política enfocada en desviar la atención de los graves problemas económicos de Argentina. Sin embargo, tuvo que ocurrir un robo descarado de la inversión española allá, para que se arriesguen a decir que hay crisis en el país de Borges con los comunistas-montoneros al timón.

Sinceramente, cada vez que leo este tipo de encubrimientos ventajistas u oportunistas, lo que quisiera es que a esa gente se lo quiten todo en cualquier lado; aunque, por lo general, como escarmiento no es suficiente, porque ahí está el castrismo, que una vez les quitó hasta el nombre a cada gachupín, tío o sobrín en Cuba y lo adoran y continúan con el experimento, a pesar de algún que otro traspiés que les han puesto en esta segunda expedición de Conquista que, aparentemente, es un bojeo con limitaciones de observación. Alguien escribió al comienzo del problema que la expropiación pudiera ser el resultado del agotamiento de las reservas, sin embargo, el descubrimiento de nuevos yacimientos desacredita la observación; entonces, ¿Por qué esta mujer tomó la decisión de robarle a España, guía espiritual en Europa de sus ex súbditos del Nuevo Continente, del antiamericanismo más recalcitrante?



Cristina (en la foto con Chávez), como Néstor antes, montoneros de alma, ala comunista y brazo terrorista como defensores de los soldados de las bombas y el asesinato como abogados en su momento, actúa así porque esa es la llave del éxito de la izquierda tiránica y dictatorial, posible en Argentina por el apoyo y el refugio que le brinda una población de rara factura política, especie de Toledo de malas y oportunistas intenciones modernas, tanto a nazis como a judíos que a musulmanes terroristas y a católicos. Es, a fin de cuentas, Argentina y se dice que más del 65 % del pueblo apoya la medida que, a La que una vez aplaudió a Menem cuando desnacionalizó a YPF para enriquecerse ella y su marido, es la misma que hoy cometió el robo de la como que no tengo virtudes diplomáticas cuando hablo de los comunistas, esa “compañera”, miliciana de la legión antisocial más peligrosa de la historia, socia de lujo del castrismo y de la corriente que separa y enemista a Latinoamérica hoy, solo tiene un nombre: BANDIDA, eso es Cristina y pare de contar.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: