¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, marzo 28, 2012

NEGRO JOVEN CON CAPUCHA


Foto tomada del video en que dos jóvenes cubanos son asesinados a sangre fría por jóvenes negros que les robaron y les mataron aún cuando no resistieron al asalto.


Por Andrés Pascual

La noticia se conoce en todo el mundo, a fin de cuentas, para algo está la CNN de Ted Turner ahí: un joven negro fue "asesinado" por un "vigilante de barrio" en un pueblo de Estados Unidos.

Sin embargo, vale la pena explicar qué es un "neighborhood watcher": alguien de un grupo de voluntarios que patrullan vecindarios cansados de la actividad criminal que los asfixia, que lo mismo es un robo de un reloj con homicidio que un robo de un auto ó de una residencia con dos, tres y más muertos o heridos.

Más del 90 % de la actividad criminal en el Sur de la Florida son perpetrados por individuos de raza negra, según se aprecia en la televisión, con menos de 20 años de edad, mejor, entre 13-17.

La muerte de Trayvon Martin en Sanford, población del centro del Estado, ha provocado que, tanto los negros revanchistas de la nación como los liberales de izquierda del país, encabezados por el partido demócrata, casi llamen a la sublevación contra los blancos por un "crimen de odio racial".

Sin conocerlo todo, se lanzaron al ataque porque el supuesto asesino, George Zimmerman, que "mató a traición al joven" cuyas fotos con cara de niño bueno circularon primero hasta, posiblemente, el mundo en cuestión de minutos, se encontraba libre y sin acusaciones. Obama lo consideró "una tragedia" y los padres de Trayvon fueron invitados a Washington por Representantes políticos en el Congreso de una parte del sector que está convirtiendo a este país en una selva, para que el padre pidiera "justicia" y declarara que su hijo no murió "por nada", sin embargo, por lo que representa una tea encendida al lado de un barril de pólvora, es que han convertido en un lugar peligroso e inseguro cada Estado estos dicen que reclamantes de justicia, que protestan de costa a costa de la forma más incendiaria posible, capaces de atraer al grupo terrorista Panteras Negras como advertencia de hasta dónde pudieran llegar.

Hoy aparecieron otras fotos en las que parece que el muchacho no era tan bueno, además de haber sido castigado 3 veces por vandalizar con carteles con frases obscenas su escuela.

Varios testigos apoyaron lo dicho por el "asesino": que el occiso lo agredió y le golpeó la cara contra una cerca, por lo que tuvo que matarlo, la instancia oficial falló a favor del "vigilante".

Un negro joven con capucha puede resultar una gracia en Europa, entre o no a un barrio que no sea el propio, pero en este país no es visto con la normalidad que debería, sino con el azoro y la preocupación que produce la cercanía de un asesino, que sobran hechos.

Hace varios años, a un talkshow que tuvo el periodista Geraldo Rivera, "Geraldo at large", llevó a una serie de padres negros de Nueva York que le confesaron que "le permitimos a nuestros hijos menores que asalten, porque con ellos la justicia es más flexible". No es el caso de los padres de Trayvon, quizás ni la intención del joven que murió en Sanford, pero, cuando a Geraldo se le ocurrió decir que lo había matado "un abrigo con capucha", por poco se lo comen vivo. El único problema es que, pese a que tuvo razón con lo que dijo, se quedó corto.



En un video que no sé si le dio la vuelta al mundo, incluso ni a los E.U: se ve a dos novios jóvenes de origen cubano en un auto aparcado en una gasolinera para reabastecer de combustible El varón (Julián Soler) se baja y es interceptado por un negro de 17 años con una pistola que apunta al pecho del blanco, la joven(Kennia durán) se mantiene sentada en el carro con otro negro, éste de 15, amenazándola a su lado por la ventanilla, suena un disparo y el joven cae al suelo muerto; suena otro y la joven ladea la cabeza sangrante también asesinada a sangre fría(ambos jóvenes asesinados en la foto de Jacqueline Serra)... En interrogatorios, el que mató al novio declaró que "le tiré al corazón porque su cara no demostraba miedo". El joven asesinado le estaba ofreciendo las llaves al hijo de puta para que se fuera con el carro No era suficiente, el asesino quería oler su propio miedo y no lo logró, el mismo que tienen estas bacterias sin control en una sociedad en la que, los maniquíes de JC Penney para la temporada de verano son de color negro.

¿Cuántos negros fueron a pedir perdón a nombre de su raza cuando asesinaron a los jóvenes novios? ¿Cuántos blancos "progresistas", azorados porque mataron a un negro de 17 años que, según testigos, agredió al victimario a golpes, dijeron algo para tratar de poner las cosas en orden luego de este asesinato doble? ¿Qué hacen contra el crimen que, se conoce perfectamente, lo ejecuta la raza negra en mayoría mucho más que generosa? Y que nadie argumente lo de desclasados o apartados, porque hoy casi mandan en este país a ciertos efectos, porque tienen la fuerza moral que un sector indigno, biracial y antiamericano, además de antisocial, les ha dado como patente de corso.

Si por este tipo de comentario alguien me considera racista, bueno... pero no voy a esconder lo que pienso porque me cuelguen ese cartelito, que yo también estoy cansado y, si un día... ojalá nunca sea necesario, también tiraría a matar.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: