¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, marzo 08, 2012

EL "MÉDICO" TONY


Por Esteban Fernández Jr.

Llegaron el primero de enero de 1959 prometiendo eliminar todo lo malo: la prostitución, el peculado, la politiquería. Hablaron de la eliminación de "la pequeña burguesía" y de un sablazo acabaron con los millonarios, con los ricos y con la clase media.

"Ahora todo es del pueblo", nos decían orgullosos, y muchos se tragaban ese cuento. Parecían gente humilde, traían rosarios en sus cuellos. "Se acabarán las diferencias de clases". "Todos seremos iguales", vociferaban a los cuatro vientos.

Congelaron las cuentas bancarias, cambiaron la moneda nacional, intervinieron todos los negocios, acabaron con la propiedad privada. Mientras tanto, Ernesto Guevara prometía la creación de un hombre nuevo desinteresado por las cosas materiales.

Al pasar el tiempo, 53 largos años después, el resultado ha sido muy diferente. Todo fue una enorme farsa, una tomadura de pelo monumental. En toda la historia cubana jamás ha existido una diferencia de clases sociales tan brutal como la que existe en nuestra patria.

Han creado una casta separada por completo de la población. Van a diferentes escuelas, se juntan entre ellos, se casan entre ellos, tienen hijos entre ellos. No se mezclan con el populacho.

No existe un solo joven hijo de multimillonarios en Beverly Hills que viva mejor que esta gente. En un país que sufre la más espantosa miseria, esperando por la ayuda -ropa, comida y todo- de los parientes en el exterior, ellos viven (como decíamos en Cuba): "Mejor que Carmelina".



Y el gran ejemplo de lo que les digo es Antonio Castro Soto del Valle (Foto de la izquierda). El mejor castigo para el "Che", peor que la muerte que tuvo en Bolivia, sería que pudiera observar la vida que lleva este hijo de Fidel Castro. Me imagino que diría: "¡Y para esto yo me morí, 'mirá' que fui boludo, che !"...

Este hijo del tirano tiene mujeres a tutiplén, Mercedes Benz y todo tipo de automóviles, está constantemente metido en bacanales, en Tropicana y en cuanto Club privado (sólo para los pinchos) existe en Cuba, viviendo en vacaciones eternas, visitando cuanto país quiere, vinos, langostas, caviar, piscinas, criados, chóferes, guardaespaldas y lo mas importante: inmunidad absoluta para hacer todo lo que le de la gana. Hasta si mata, no hay consecuencias mas allá de un regaño de su madre Dalia.

A pesar de que su padre lo obligó a la cañona a estudiar la carrera de medicina y le regalaron la mayoría de la notas, jamás se ha dedicado a trabajar como doctor. Le gusta la pelota y actúa como si fuera el dueño de todos los equipos de béisbol del país. A veces los acompaña en giras en el extranjero donde ha formado un montón de escándalos de faldas.

No paga por nada que consume, posee mas de 20 celulares, computadoras, efectos eléctricos, ropa carísima importada del extranjero, vive placenteramente en Punto Cero, y allí vuelve locos a sus desmadrados padres colando cuantas muchachas "trepadoras" les gusta.

Por lo menos Raúl Castro logró que su hijo fuera un esbirro. Pero Fidel Castro sólo ha engendrado chulanpines y "vive bien", principalmente este vástago que ha roto todos los records del descaro, la insolencia y la vagabundería. Mientras tanto, los jóvenes cubanos no tienen futuro y muchos tienen que arriesgarse a ser devorados por los tiburones en sus intentos de abandonar la isla.

Y mi pregunta inocente es: Si surge el imponderable y Cuba se libera ¿Qué hacemos con tipos como éste? ¿Les quitamos todos los privilegios, los ahorcamos, o como les dije en un previo escrito: LOS MANDAMOS PARA SIBERIA?

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: