¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, marzo 19, 2012

DE CUANDO LA IGLESIA AYUDABA A LOS CUBANOS

Cuando la iglesia ayudaba!




Por Zoé Valdés


Yo tenía seis o siete años, quizá menos, si mal no recuerdo. Iba en una pequeña carriola de madera que me había fabricado mi tío. Mi abuela seguía a duras penas mis pasos, nos dirigíamos al Parque de los Mosquitos. Entonces desde la calle Cuba nos llegó un clamor, y abuela quiso ir a curiosear. Nos desvíamos hacia el otro lado de la calle Muralla. Mientras subíamos por Cuba divisamos la multitud, y el vocerío que pedía al unísono: “¡Paredón, paredón!” Mi abuela corrió detrás de mí y me detuvo por el hombro, tomándome la mano me apretó fuerte y tiró de ella al tiempo que decía: “¿Ves eso, ves eso? Eso es el horror, el horror…”

En aquella época la iglesia apoyaba a los cubanos… Muchos años más tarde conocí al Padre Miguel Ángel Loredo, en París, nos vimos después en Nueva York en varias ocasiones; no sólo fue un gran valiente, además es uno de nuestros grandes poetas. Durante la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba los castristas insinuaron y regaron que el Padre Loredo asistiría a la visita; lo que no fue cierto.

“El padre Loredo, fue encarcelado en Cuba en abril de 1966, ‘acusado de dar albergue en la Iglesia de San Francisco de Asís, en La Habana Vieja, al autor de un intento de secuestro de un avión de Cubana de Aviación, durante el cual murió el piloto. También se le acusó de esconder armas. Condenado a 15 años, sufrió el rigor de golpizas, vejaciones y trabajos forzados en las prisiones de Isla de Pinos, La Cabaña, Guanajay y El Príncipe’.

Liberado en 1984, el franciscano Miguel Angel Loredo se radicó en Puerto Rico, New York e Italia, dedicándose a su labor eclesiástica y a la denuncia de las violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno castrista.” El Padre Loredo falleció el año pasado, en Miami.

Vía zoévaldés.net

No hay comentarios.: