¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, marzo 26, 2012

CONTRIBUYE A EVITAR QUE AMÉRICA SE SUICIDE EN NOVIEMBRE, ENCÁRGATE DE QUE ESTO LO LEA TODO EL QUE CONOZCAS QUE PUEDA VOTAR

LIBERTAD DE PRENSA EN PELIGRO

(Fragmentos tomados del libro El verdadero Obama)


Se ha denunciado por mucho tiempo que el presidente Barack Hussein Obama, desde el inicio de su gobierno, ha nombrado radicales izquierdistas y simpatizantes del marxismo a puestos claves. Pero nada es más alarmante que el reporte de 47 páginas publicado por el Federal Communication Comission, FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) llamado “Potential Policy Recommendations to Support the Reinvention of Journalism” (Potenciales recomendaciones de la política para apoyar la reinvención del periodismo) de junio de 2010. ‘‘ El FCC es una agencia federal independiente establecida en 1934 con el propósito de regular las comunicaciones en la nación a nivel internacional de radio, televisión, satélite, inalámbrico (teléfono sin cable) y cable. El FCC es gobernado por cinco comisionados nombrados por el presidente y confirmados por el Senado. Los comisionados supervisan todas las actividades de la agencia.

El presidente Obama nombró al principio de su gobierno a Mark Lloyd como zar de Diversidad en el FCC. Lloyd ha elogiado a Hugo Chávez diciendo “que ha creado una increíble revolución democrática” y también ha atacado al capitalismo y a los medios de comunicación. El comentarista de radio Michael Savage llamó a Lloyd “bicho comunista” y “neo nazi”. Otra radical de extrema izquierda, la cual trabajó con el Free Press, es Jen Howard, quien es asistente del presidente (chairman) del FCC Julius Genachowski. Con estos dos empleados y otros de ideas similares trabajando en este gobierno, no debe sorprendernos el reporte del FCC que atenta contra la libertad de prensa de nuestra nación. Para implantar el socialismo es muy importante controlar la prensa y eliminar al periodismo independiente.

El reporte sobre la reinvención del periodismo contiene las siguientes ideas:

Conceder $35 billones de subsidios a la prensa.

Gravar un impuesto de 5% a equipos electrónicos.

Gravar impuestos a teléfonos celulares.

Gravar impuestos o prohibir blogs que toman noticias y la incorporen como hace el Drudge Report.

Aumentar el subsidio a revistas y periódicos de correo.

Proveer una deducción de impuestos a la prensa por cada periodista que coloque.

Establecer una división de periodistas dentro de la agencia federal AmeriGroup para asegurar que jóvenes se hagan periodistas.

Establecer vales (vouchers) de noticias para ciudadanos.

Revisar las leyes de impuestos para ayudar a la prensa sin fines de lucro (nonprofit).

Todas estas ideas tienen como objetivo controlar la prensa, lo cual sería devastador para nuestra nación. Una prensa que recibe dinero del gobierno no puede ser objetiva e imparcial. Aún más devastador sería que una Casa Blanca, como la de ahora, que tiene una lista de enemigos como la cadena de televisión Fox y los comentaristas conservadores de radio, pueda repartir dinero a la prensa que la apoya. Alarmante es saber donde se originaron estas ideas tan revolucionarias.

El 11 de junio de 2010 The Daily Caller publicó un artículo llamado “The neomarxist who is helping to influence Obama’s media policy” (El neomarxista que está ayudando a influir la política de prensa de Obama). Este artículo da a conocer que las ideas para el reporte del FCC de reinventar el periodismo provienen del profesor marxista Robert W. McChesney. Este profesor fundó una organización llamada Free Press en 2002. Interesantemente es el hecho que el nombre que él escogió para su organización es similar al nombre de la agencia de prensa comunista llamada Prensa Libre. [...]

McChesney ha escrito lo siguiente:

“Al final no hay solución sino remover ladrillo por ladrillo el sistema capitalista por compmleto y reconstruir la sociedad entera basada en principios socialistas. Sólo el gobierno puede implementar políticas y subsidios para promover un periodismo de calidad.”

Robert W. McChesney fue coeditor del Monthly Review, una revista socialista-marxista, de 2000 a 2004. Su organización Free Press ha sido financiada por George Soros, el izquierdista radical millonario. Al igual que Mark Lloyd, McChesney es un ferviente admirador del dictador comunista Hugo Chávez. En 2007 McChesney elogió a Chávez por lo que estaba haciendo por controlar la prensa en Venezuela y expresó: “El Free Press está luchando con el FCC, luchando en las cortes, luchando detrás de bastidores”. El de junio de 2010 se dió a conocer que Hugo Chávez había creado el Centro de Estudio Situacional de la Nación (CESNA) para restringir aún más la libertad de información.

El Free Press logró colocar a su director de política Ben Scott en un alto puesto en el Departamento de Estado. Scott fue estudiante del profesor McChesney y escribió dos libros con su mentor marxista. Ahora Scott es consejero de innovación en el Departamento de Estado y supervisa los esfuerzos en el exterior en cuanto a la prensa para el gobierno de Obama. Cada día el Free Press tiene más influencia en el gobierno de Obama y en el FCC.

El artículo en The Daily Caller explicaba que Adam Theirer, el presidente de Progress and Freedom Foundation (Fundación para el Progreso y la Libertad), está preocupado con la política de FCC. Theirer explicó “Ciertamente pienso que el Free Press tiene influencia con el FCC. Si uno mira el documento de 47 páginas que el FCC acaba de publicar, muchas de esas ideas han sido tomadas de McChesney o del Free Press”. Tenemos a Scott, quien trabajó para una organización “neo marxista” (Free Press), es “ahora responsable por establecer la política de información a nivel global en el Departamento de Estado”, explicó Theirer.

En una entrevista en junio de 2010 en Fox News el profesor Jeff Jarvis de la Escuela de Graduado de Periodismo de City University de New York dijo: “Encuentro peligroso para el gobierno que tenga un papel en cuanto a la libertad de expresión porque lo que el gobierno da lo puede quitar… La mayoría de las ideas examinadas no son sostenibles… Es un intento de tomar más poder del FCC”.

Otra preocupación es que el Congreso pase una ley obligando a las estaciones de radio conservadoras a implementar lo que ellos llaman “diversity” (diversidad). Bajo esta ley, estas estaciones de radio tuvieran que presentar comentaristas liberales y cambiar su formato. El FCC tiene el poder de aprobar ó negar las licencias de todas las estaciones de radio y televisión de la nación. Un FCC controlado por radicales de extrema izquierda pudiera destruir la libertad de prensa que existe actualmente en nuestra nación. [...]

A los doce días de ser presidente fue nominado para el Premio Nobel de la Paz y al recibir la noticia que lo había ganado, Obama tuvo que reconocer que no se lo merecía, pero lo aceptaría. Hay que aceptar que a los cinco noruegos que forman el comité del Premio Nobel de la Paz les gusta premiar a personas radicales de izquierda. ¡En el pasado lo ganaron Rigoberta Menchú y Yasser Arafat!

Ahora que Obama es presidente tiene muy poca tolerancia para quienes lo critican y para aquellos que están en desacuerdo con el rumbo en el que él lleva a esta nación. Al presidente no le gusta que se quejen respecto a su política nacional o internacional, o por los nombramientos a altos cargos que él hace, algunos de personas marxistas como Van Jones. La política actual de la Casa Blanca es de ridiculizar, desprestigiar, silenciar, marginar y atacar severamente y agresivamente a cualquier medio de prensa, organización, periódicos ó individuos que tenga la osadía de estar en desacuerdo con el presidente Obama. [...] ¿A caso se le ha olvidado a Obama la Primera Enmienda de nuestra Constitución que garantiza el derecho a la libertad de expresión y libertad de prensa y el derecho a la petición al gobierno? Y por supuesto, el derecho a disentir sin ser amenazado. [...]



Obama y sus ayudantes principales de la Casa Blanca, le han declarado la “guerra” a la cadena de televisión Fox News. [...] Obama declaró que Fox News “está enteramente dedicada a atacar a su gobierno” y ha rehusado a ser entrevistado por esta cadena de televisión. Su jefe de despacho Rahm Emanuel declaró: “el presidente no la percibe (a Fox News), y nosotros tampoco la percibimos como un medio periodístico, en tanto que tiene una perspectiva en sus informaciones”.

Emanuel expresó que otros periodistas ó cadenas de televisión deben ignorar a Fox News. David Axelrod, consejero de la Casa Blanca, expresó el 18 de octubre de 2009 que Fox News “no da noticias sino que empuja un punto de vista”. La directora de comunicaciones de la Casa Blanca Anita Dunn dijo que Fox News es “como un ala del Partido Republicano”. Recientemente Dunn expresó a un grupo de estudiantes de high school que ella admiraba a Mao Tse Tung, el asesino que mató a más de 60 millones de chinos. Estos críticos de Fox News olvidan que todas las cadenas de televisión tienen programas de noticias y programas de opinión. Todas las cadenas de televisión, con la excepción de Fox News, tienen un punto de vista liberal y pro-Obama en sus programas de comentarios y opinión. [...]

La Casa Blanca ordenó al Departamento del Tesoro que a todas las cadenas de televisión, excepto a Fox News, le ofrecieran entrevistar al zar de Pagos Kenneth Feinberg en una entrevista en grupo. Todas las cadenas rehusaron hacerlo a no ser que Fox News fuera incluida. Esto resultó en un rechazo para Obama por su boicot a Fox News. Los medios de prensa están empezando a darse cuenta que la guerra contra Fox News es un abuso de poder por parte de la Casa Blanca y un ataque contra la libertad de prensa.

Carl Thomas en su artículo: “La Administración y la libertad de expresión” publicado el 25 de octubre de 2009 en Diario Las Américas opinó que el ataque de la Administración de Obama a Fox News y los comentaristas radiales conservadores “parecen ser similares a la de los dictadores que desean controlar el flujo de información con el fin de incrementar su poder” y acusó a las otras cadenas noticiosas y a los grandes periódicos de estar “totalmente entregados a este presidente (Obama) y a sus políticas”. Thomas explicó que “No es ningún misterio por que la Casa Blanca tiene a Fox News en la mirilla. Si sus reportajes y comentarios no fuesen efectivos al exponer situaciones que la administración no quiere que el público sepa, Fox News sería ignorada. Pero esta estación es cada vez más efectiva porque el público se está dando cuenta que la administración tiene mucho que ocultar sobre su personal, ideología y objetivos”. Mientras tanto Fox News negó que su cobertura sea parcial. Esta cadena tiene como lema “fair and balanced” (justo y equilibrado). A pesar de estar en la lista de enemigos de la Casa Blanca, Fox News tiene cada vez mayor audiencia y sus comentaristas como Glenn Beck tienen la mayor audiencia durante su espacio que el resto de las otras cadenas de televisión. [...]

Obama nos prometió durante su campaña presidencial que uniría a nuestra nación, pero con estos ataques desmedidos a quienes no están de acuerdo con su gobierno lo que ha hecho es dividirnos cada vez más.

El senador Lamar Alexander, republicano por Tennessee, declaró en el Senado el 21 de octubre de 2009 que era un error por parte de la Casa Blanca crear una lista de enemigos. Aseguró: “esto es de broncas callejeras y no debería ocurrir en la Casa Blanca”.

Obama y sus consejeros han atacado violentamente a muchos. La lista de lo que la Casa Blanca percibe como sus “enemigos” es muy larga. La lista incluye los siguientes:

Los comentaristas de radio y televisión Glenn Beck (quien denunció a Van Jones, el zar de Trabajos Verdes por ser un antiguo comunista revolucionario), Sean Hannity, Bill O’Reilly y Rush Limbaugh. Al igual que todas las estaciones de radio conservadoras, ellos son constantemente criticados.

Los ciudadanos que asistieron a los llamados “tea parties” (fiestas del té) donde miles protestaron contra la política de Obama en más de cien ciudades de toda la nación. Más de un millón se congregaron en Washington, D.C. para expresar su descontento con el gobierno de Obama. La Casa Blanca, en vez de tratar de escuchar sus quejas, los insultó y los ridiculizó llamándoles “angry mob” (turba furiosa) y “potenciales terroristas”. Axelrod declaró que estas personas eran una “minoría enojada”. El ex presidente Jimmy Carter acusó a los que critican a Obama de ser “racistas”.

Las compañías de seguro de salud fueron acusadas por Obama de ser “egoístas” y “deshonestas” por oponerse a su reforma de salud. Aún peor, Obama las ha amenazado con eliminar la exención antimonopolio. La aseguradoras han gozado de este privilegio durante 60 años. Ya líderes del Partido Demócrata del Senado están trabajando para hacerlo. Obama y sus aliados en el Congreso quieren castigar a las aseguradoras en represalia por no apoyar la reforma de salud. Si esta medida es aprobada tendrá grandes repercusiones negativas para todo el sector.

Obama en un discurso sobre el tema de la salud expresó: “No quiero que las personas que crearon el mess (desastre) hablen de este asunto. Quiero que se aparten para que limpiemos este mess (desastre). Rahm Emanuel y otros consejeros de Obama se reunieron durante varios días con un pequeño grupo de senadores del Partido Demócrata a puerta cerrada, excluyendo a los del Partido Republicano, para elaborar la ley de reforma de salud en secreto. ¿Dónde está la transparencia y el espíritu bipartidista que prometió Obama durante su campaña presidencial? Hasta el periódico pro-Obama New York Times admitió que el presidente está usando un lenguaje muy duro atacando a las aseguradoras. [...]

La Cámara de Comercio y las corporaciones de petróleo y energía, Wall Street, están siendo severamente criticadas.

Los acreedores de Chrysler fueron acusados de ser egoístas porque no querían aceptar la violación de sus contratos de préstamos preferenciales.

Las personas que quieran que Obama enseñe su certificado largo de nacimiento son ridiculizados y se les insulta llamándoles “birthers”. Obama se ha gastado casi tres millones en abogados para no tener que enseñar su certificación literal de nacimiento, su relación de calificaciones y notas y disertaciones universitarias, pasaporte o ningún otro documento.

Sin lugar a dudas el presidente Obama y sus consejeros de la Casa Blanca han creado una lista de muchos enemigos, lo cual representa un abuso de poder. Esto también lo hizo el presidente Richard Nixon y le fue muy mal. Obama y sus ayudantes deben destruir su lista de enemigos. (TOMADO DE QUIENESOBAMA.COM)

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: