¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, enero 25, 2012

LA BELLA....Y CHáVEZ


Por Angelica Mora

Dicen que el decrépito y senil Fidel Castro está dedicado a estudiar una serie de cultivos que podrían mejorar la economía y la salud en su país.

Es dudoso que así sea porque siempre sus experimentos han fracasado. Sus tratados de siembras de café en la periferia de La Habana, intentos de zafras de resultados portentosos y hasta proyectos fantásticos de producción lechera, han sido completos fiascos.

Sin embargo, hay que reconocer que Fidel Castro ha logrado éxitos en sus cultivos políticos. El mejor ejemplo ha sido la transformación de un desconocido paracaidista venezolano llamado Hugo Chávez a quien moldeó a su imagen y semejanza y lo transformó en su Delfín.

El tutelaje de Chávez por el camino de la política se inició en 1989, que es cuando ambos se conocen e inician una poderosa amistad. Durante años el sueño de Fidel Castro había sido apropiarse de Venezuela y obtener la máxima riqueza de esa nación caribeña: el petróleo.

Al fracasar las últimas guerrillas en la Patria de Bolívar, comandadas por Douglas Bravo, Castro encontró en el ambicioso y acomplejado Chávez el hombre perfecto para ser guiado y utilizado en sus estrategias de implantar en América Latina la doctrina socialista y de paso avivar su guerra personal contra Estado Unidos.

Como la historia la tergiversan, tanto el gobierno de Cuba como el de Venezuela colocan el primer encuentro de Fidel Castro y Hugo Chávez varios años después, en La Habana, el 14 de diciembre de 1994. Pero fue mucho antes… y en su mayoría en sigilo.

Del encuentro atrasado, escribieron los órganos de información cubanos:
... vino (Chávez) cargado de sueños y convicciones y, sobre todo, con el ansia de comenzar a construir lo que devino en una indestructible amistad.
Desde que puso sus pies en el Aeropuerto Internacional José Martí y fue recibido por el Comandante Fidel Castro, dijo no merecer ese honor en ese momento y aspiraba a tenerlo algún día en los meses y en los años por venir.

Desgraciadamente el tiempo le dio la razón a ese escrito y el paracaidista venezolano, usando los mecanismos democráticos, lograría la presidencia del país, abusando más tarde del poder otorgado por el pueblo y donde quiere permanecer indefinidamente.

En Chile hay en estos momentos otro cultivo político en barbecho.
No es Fidel Castro quien lo cuida y lo guía, es un grupo selecto de la Cúpula gobernante quien lleva a cabo la preparación logística de Camila Vallejo, la ex estudiante universitaria de 24 años, hoy dedicada por completo a su transformación política.

El Diario Granma, resaltó recientemente la personalidad de esta joven, a la que califica como "una luz en el camino".

Esta "luz" logró en los meses finales del 2011 proyectar a los estudiantes chilenos en huelgas indefinidas, donde se reclamaba "una óptima educación pública”, factor que pocos países pueden darse el lujo de proporcionar.
Los paros estudiantiles produjeron miles de millones de dólares en daños. La sensatez volvió en parte cuando algunos dirigentes estudiantiles finalmente se dieron cuenta que no había triunfos sino derrotas en las manifestaciones, orquestadas por elementos comunistas.

En gran parte esta manipulación estuvo dirigida por Camila Vallejo, quien estaba tan segura del triunfo en las elecciones de la Federación de Estudiantes que partió en gira por Europa. A su regreso fue derrotada en los comicios universitarios del 6 de diciembre pasado.

La dirigente indicó que haber perdido la presidencia de la Federación “fue un traspié no un fracaso” y hoy resta importancia a la derrota.
Camila Vallejo, apoyada por la enorme maquinaria política cubana -más el dinero venezolano- se está preparando para el futuro.

Los órganos de información cubanos –todos del régimen- destacaron este martes la aparición de su libro “Podemos cambiar el mundo" y su última intervención pública: …desde décadas, desde antes de la dictadura militar, entonces qué estamos esperando para empaparnos del conocimiento, dentro de las propuestas que tenemos y aplicarlo en lo concreto, en la práctica cotidiana, en la construcción de mayorías y en la construcción de poder popular.

De llegar a triunfar este nuevo producto de la Habana, produciría un descalabro tal al sistema democrático regional, que sólo podría ser comparable, en el tiempo, al de su camarada, el ex paracaidista Hugo Chávez Frías.

Vía lanuevanación.com

No hay comentarios.: