¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, diciembre 22, 2011

NIÑOS PRODIGIOS DE 1959


Por Esteban Fernández Jr.

Sinceramente, no sé si reírme o enojarme ante esas personas, que de pronto, después de 53 años de tiranía, descubren que Fidel y Raúl Castro son malos. Porque esas personas son muy tontas o son unos descarados.

Yo tengo el gran honor de haber compartido y ser amigo de un grupo de muchachos güineros (unos verdaderos niños en esa época) que ya a mediados del año 1959 comprendieron la maldad del recién instaurado régimen, lo combatieron, ya para finales del año 60 eran miembros del “Movimiento de Recuperación Revolucionaria", el "M.R.R. Estudiantil”, fueron perseguidos como si fueran unos criminales y algunos fueron expulsados del Instituto de Güines.

Cuanto orgullo yo siento de esos muchachos valientes, brillantes, quienes mientras yo veía en la televisión al ex presidente Carlos Prío dándole un abrazo a Camilo Cienfuegos, magistrados cubanos guataqueando al gobierno, artículos de periodistas famosos apoyando a la recién estrenada dictadura, ya ellos le estaban diciendo “no” al comunismo, “no” a las milicias, “no” a todo lo que oliera a Fidel Castro.

José Ángel Goyriena, Jesús Hernández, Gilberto Salgado, Milton Sorí, Luisa Diez, Magaly Pedraza, Ledia Herrera, Herminio Valhuerdi, Alfaro Barrios, “Tony” Marín, “Adrianito” Lluy, “Robertico” García Curbelo, Diarogue Pérez, Joaquín y Luis Bin, Jorge Menéndez, Omaida Nuñez, Cecilia Mercedes Abreu, Raimundo Rodríguez, “Maximito” Gómez Valdivia, Manolo Amich, Robertico Bezanilla, “Pepito” García, “Manolo” Alfonso, las hermanas Pérez Troya, las hermanas Pérez Ramos, Elba Torres, María Antonia y Teresita Sierra, Marianito Dominguez, Desiderio Hernández, Rafael García, Iván Llanes, Ignacio Costas, Heriberto Palenzuela, Pedrito Pérez Milian, Eladio Alonso, Juan Jesús Muñoz, Eddy Conde, Armandito Méndez, Wilfredo Muñoz, Reinée Dominguez, "Tavito" López, “Pedrito” Daruna, Alfredo Rojo,“Felín”Tejera, Jorge Ortega, Albin Alfonso y muchos mas.

Allí al Instituto llegó el capitán Antonio Núñez Jiménez y fue chiflado, las planillas de alfabetización fueron rotas y lanzadas desde el primer piso ante su mirada atónita. Allí se apareció el padre Enrique Méndez y fue ovacionado como una muestra de rechazo a la doctrina atea de los nuevos gobernantes.

Mientras parecía que el 90% del país adoraba al nuevo tirano, allí en Güines, unos niños estaban vendiendo bonos de las organizaciones anticastristas recién creadas, poniendo cohetes para interrumpir las clases, poniendo letreros en las paredes del pueblo de “¡Abajo Fidel!”, siendo apresados, negándose a integrarse a las milicias, boicoteando la “Operación Ferrocarril”, criticando abiertamente al gobierno en todas partes (sin dos caras como ahora).

Un joven llamado Carlos Rodríquez Morín (le decían “El Gallego”), hijo de Fidel, un empleado del Instituto, se atrevió desde el público, en el parque de Güines, a gritarle “¡ASESINO!” a Fidel Castro cuando éste visitaba a nuestro pueblo. Los milicianos (delante de Fidel) se lo llevaron preso arrastrado.

Mientras los tiros sonaban durante la Escenificación de la Pasión de Jesucristo, uno de aquellos jóvenes, “Tony” Marin- rodeado por varios de nosotros- fue el que se atrevió a desatar a Efrén Besanilla quien se encontraba en la cruz. Mientras media Cuba estaba gritando paredón en 1959, un joven güinero de 15 años, escondido de sus padres, a las 12 de la noche estaba poniendo una bandera del “M.R.R.” en el edificio Partagás.

Hoy muchos dicen que “ayer se dieron cuenta que aquello es malo y que no hay futuro en Cuba”, pero en 1959 unos jóvenes ya llevaban dos televisores al Instituto de Güines para que todos los estudiantes pudieran ver a Luis Conte Agüero criticando al comunismo y pidiéndole a Fidel que recapacitara. Y no tengo la menor idea si Conte Agüero tenía esperanzas de que Fidel recapacitara, lo que sé es que ya esos jóvenes sabían que no lo iba a hacer y que era un incipiente dictador.

Allí en 1959, en Güines, en el Instituto, mientras ilustres e inteligentes cubanos en todo el país se desvivían en elogios para la dictadura, un grupo de niños estaban haciendo planes para alzarse en el Escambray, para realizar huelgas, para paralizar las clases y para intentar derrocar al gobierno.

Algunos como Eddy y Denny Carrera, “Gerardito” González, Ignacio Valle, Renán Llanes, “Joselin”, Reynol Nuñez, Ismael, “Jim” el de La Quinta y muchos otros, perdieron toda su juventud dentro de las cárceles castristas. Y ahora, increíblemente, tenemos que escuchar a otros llegar a decirnos que “en Cuba hay mucha hambre, no hay futuro y las paredes están descascaradas”…

Y dijo el general Rafael del Pino, ex jefe de la Fuerza Aérea castrista: " Me fui porque mi hijo fue golpeado en una guagua. Para mí era increíble que la revolución permitiera ese abuso".

¡Por favor general, esos abusos los sufrimos nosotros desde enero del año 59!

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: