¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, diciembre 02, 2011

LA INDUSTRIA DE ODIAR A LOS ESTADOS UNIDOS DE AMéRICA


No tiene justificación histórica alguna, al menos de carácter permanente, que se haya convertido, en algunos casos, en una especie de “industria política”, adversar u odiar a los Estados Unidos de América. La realidad histórica demuestra que este país, desde que adquirió personalidad sobresaliente en el campo internacional, ha sido de mucha significación provechosa para el mundo. No significa esto que todo lo que gire alrededor de su personalidad histórica sea de una perfección absoluta, pero sí puede asegurarse que son más sus méritos que sus defectos.

En esta gran nación norteamericana se encuentran condiciones positivas de bienestar y de respeto a la libertad individual que difícilmente se hallan en otros países. Y cuando se dice difícilmente, bien podría decirse también que casi imposible. Lo dicho no significa en modo alguno que todo sea perfecto en los Estados Unidos de América. Hay imperfecciones, hay errores, que confirman la naturaleza humana del país, pero son errores y defectos que se mantienen dentro de características humanas razonables.

En todas partes del mundo hay un interés muy marcado por establecer vínculos con los Estados Unidos de América o personas que están deseosas de radicarse en este país para vivir al amparo de sus instituciones democráticas, de su respeto a los derechos humanos y, en fin, de todos los factores que han hecho de esta nación un lugar donde la convivencia humana es respetada y respetable.

Gobiernos enemigos de los Estados Unidos de América, sea cual fuese la zona del mundo en que se encuentren, calculan sus ataques a los Estados Unidos sin llegar a extremos que logren desvirtuar el prestigio de esta gran nación y la influencia que tiene en el mundo. En la actualidad, por ejemplo, en Venezuela Hugo Chávez ataca e insulta a los Estados Unidos, prácticamente sin límites de ninguna naturaleza al amparo de esa protección histórica de que en los Estados Unidos saben combatir a sus enemigos sin llegar a unos extremos absolutos.

Muy conveniente y justo es, sin dejar de reconocer los errores y aun abusos cometidos por los Estados Unidos de América en sus relaciones internacionales, que no se llegue a una enemistad extrema que no guarda proporción alguna con la realidad. Son más las virtudes que los defectos de este país en el campo internacional.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: