¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, diciembre 07, 2011

CON TERRORISTAS NO SE NEGOCIA

Santos rechaza canje con las FARC


Un hombre participa en la marcha exigiendo la libertad de los policías y militares secuestrados por las Farc en Bogotá (Colombia). Los miles de colombianos con camisetas blancas y banderas marcharon por todo el país en contra del secuestro y la violencia, unieron sus voces por la libertad de todos los rehenes cautivos. EFE/MAURICIO DUEÑAS

BOGOTA (AP)

El presidente Juan Manuel Santos el miércoles descartó de tajo un canje o intercambio de secuestrados por la liberación de guerrilleros encarcelados, una vieja propuesta de los rebeldes.

El mandatario también dijo, en una entrevista con la radio RCN el martes por la noche, que confía en que en caso de solicitárselo, el presidente de Venezuela Hugo Chávez lo ayudará en conseguir la paz para Colombia.

Las declaraciones del presidente colombiano fueron las más claras y más recientes en que cierra cualquier posibilidad de negociar un intercambio de rehenes por rebeldes en prisión, como han demandado las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde al menos fines de los años 90.

“Una de las formas de expresar esa voluntad (de querer la paz) es liberar a los secuestrados unilateralmente, sin condiciones, y sin show, que los liberen. Luego vemos cómo podemos sentarnos a ver si hay posibilidades de diálogo o no, pero hablar de acuerdo humanitario, de canje, no”, dijo Santos.

Y reiteró que “hasta que no vea una voluntad real, pues no hay posibilidades de sentarnos a dialogar” de paz con la insurgencia.

El mandatario ha dicho que una muestra real de esa voluntad de paz de los rebeldes sería la liberación a todos los secuestrados --entre ellos al menos una docena de uniformados con más de una década de cautiverio--y que dejan definitivamente de retener a personas.

Ratificó en la entrevista con la cadena radial que tal postura es porque la sociedad colombiana “no quiere bajo ninguna circunstancia repetir lo ya vivido en el pasado” con frustrado diálogos de paz con las guerrillas a fines de los 90 y comienzos de esta década.

Fueron “circunstancias que al país le significó un altísimo costo y donde hubo engaño, un engaño deliberado (por parte de los rebeldes), de buscar los diálogos para no llegar a un acuerdo, para fortalecerse militarmente, para tratar de buscar oxígeno políticamente, nacional e internacionalmente. Ese tipo de engaños pues ya el país no los aguanta, ni el gobierno está dispuesto a exponernos a esa situación”, advirtió.

Dijo que marchas realizadas el martes en distintas partes del país en contra del secuestro, demandando la liberación de cautivos y en contra de las FARC no convocaron a tantas personas como en el pasado, quizá por las intensas lluvias o quizá porque “la gente chulió (descartó) a las FARC” como el problema principal del país.

Al ser consultado sobre el resultado de una reciente encuesta en que la mayoría de los entrevistados dijo desconfiar en que Chávez colabore con Colombia en caso que el jefe de las FARC, Timoleón Jiménez o Timochenko, se encontrara en ese país, Santos esquivó responder directamente y sólo dijo que tenía plena confianza en su colega venezolano.

“Confío en que cuando al presidente Chávez yo le pida ayuda para avanzar en la búsqueda de la paz, por las buenas o por las malas, él nos va a ayudar”, respondió el mandatario.

Santos ha dicho que la paz es un asunto netamente interno y que sólo cuando el país y su gobierno lo decida es que se podría solicitar a países vecinos como Venezuela una colaboración en esos eventuales diálogos, pero no antes.

Las FARC, una guerrilla surgida en 1964 y que cuenta con entre 8.000 a 9.000 integrantes, han dicho en varias comunicados que desean explorar posibilidades de paz y de liberar a secuestrados.

Pero tales declaraciones son recibidas con escepticismo debido al fracaso de los diálogos de casi cuatro años, hasta que se rompieron en el 2002, cuando fueron retenidos políticos y uniformados por todo el país, mientras el entonces gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002) acusó a los rebeldes de cometer en medio de los diálogos distintos delitos, desde secuestros y extorsión hasta narcotráfico.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: