¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, noviembre 25, 2011

CARTAS DE DOCTORES CUBANOS ENVIADAS AL PERIODICO OFICIALISTA GRANMA Y QUE NUNCA SE PUBLICARON - 1 Parte

Los médicos tambien tenemos derecho a opinar

A Lazaro Barredo
Director Periodico Granma

Me dirijo a usted y su sección, como lo han hecho otros colegas míos sin haber visto coronados sus esfuerzos de ver publicadas sus opiniones de defensa a nuestra comunidad médica, pues como es el eslogan de su seccion cartas a la dirección ^son opiniones con las que se puede estar o no de acuerdo^, y lo hago posterior a la publicación de la respuesta del director provincial de salud de La Habana como conclusión a la queja formulada por pacientes en el policlínico Capdevila, que ha generado tanta polémica y una ola de críticas mal intencionadas a nuestra gestión, como si fueramos una rara especie diseñada para servir al pueblo que se negara a hacerlo. Sepa usted que la inmensa mayoría de los médicos que ejercemos en este momento es fruto de aquella generación, de profesores, que decidió quedarse en el país y no emigrar a los EEUU posterior al triunfo revolucionario del 1º de Enero de 1959, que nos ha inculcado sus valores y nos ha hecho convertirnos en una potencia médica de solidaridad hacia el prójimo y altruismo, porque escases y condiciones anormales para trabajar es lo que nos sobra, son innumerables, y nunca se nos ha escuchado quejarnos al respecto. Solo solicitamos respeto de quien servimos, el tratar y ser tratados como verdaderos seres humanos, que se ha ido perdiendo de forma acelerada desde la caída del campo socialista y el inicio del período especial generantes de un espiritu individualista en la población en el que ^solo importa mi problema o mi problema es el mayor de todos^, como sucede en los cuerpos de guardia de urgencias a donde acuden a diario los pacientes con enfermedades de 15 dias, meses y hasta años de evolución reclamando estudios sofisticados de urgencia como TAC o Resonancia Magnética, y son los que generan conflictos y escándalos en el salón de espera cuando llega la verdadera urgencia, la que reclama nuestra presencia en ese servicio y que a veces tiene que esperar porque se termine de atender un paciente no urgente o que acudió como acompañante de una urgencia pero ya que estaba en el hospital decidió consultarse un problema que venía presentando desde hace años y no la había hecho hasta el momento, o simplemente decidió pasar a solicitar una receta ^de complacencia^ de un medicamento que sacaron en farmacia para completar ^el botiquín^, o decidió ir a atenderse un dolor X de larga evolución a las 2, a las 4 o a las 6 am porque a esa hora no hay tantas personas en espera de ser atendidos como durante el resto del día, porque al fin y al cabo nosotros estamos de guardia 24 h y tenemos que atenderle (una verdadera ofensa), sin contar que después de esa maratónica consulta externa de cuerpo de guardia llegue la verdadera urgencia y ya no contemos con fuerza y/o capacidad de raciocinio adecuada para cumplir con el verdadero objetivo de nuestra guardia: LA URGENCIA. Los profesionales sanitarios en general, "son vulnerables a los efectos de la fatiga, al igual que los turnos laborales prolongados" y "Los niveles de fatiga después de una guardia pueden afectar a la agudeza mental" y por lo tanto al manejo de los pacientes, son dos claros ejemplos de lo que comento.

Ha sido una indicación de nuestro ministerio durante años el eliminar las recetas y estudios de complacencia, con lógica razón pues erogan una gran cantidad de recursos que deben estar disponibles para el que realmente lo requiere, dándole una mayor importancia al método clínico, origen de nuestra ciencia. Lo que no concuerda con esa filosofía es que cuando existe la queja del paciente, que se autodiagnostica, automedica y cree que lo merece, el sistema flaquea y le dá la razón a este último en detrimento del actuar médico, que no para solo en la sanción administrativa sino en la erosión de la verguenza y reputación de ese galeno que cumple indicaciones lógicas y luego es traicionado por sus dirigentes. Al final ¿que hacemos? Hagamos lon que hagamos seguiremos traicionados, porque somos la especie rara, a atacar y sin derecho a réplicas. A continuación le adjunto copia de las opiniones de mis colegas con las cuales me solidarizo, algunas de las cuales deben estar en su poder y no han sido reproducidas, ni una!!!
Sepa usted qué hacer.

Dr. Rafael Roque Benítez
Especialista de 1er grado en Ortopedia y Traumatología. Profesor Auxiliar.
Jefe de servicio de Endoprotesis total de cadera. Hospital Fructuoso Rodriguez

---------------------------------------------------------------------

Esto no es de extrañar que todo estos bochornosos sucesos que están desarrollándose desde Julio sean provocados por los enfoques que en nuestra querida Cuba se le da a las cosas sin haber meditado previamente en sus consecuencias posteriores. Cada día me convenzo más que nosotros después de 51 años de Revolución seguimos sin encontrar el percentil 50% de las cosas. O damos el bandazo al 3% o lo damos al 97%, pero nunca en el 50%. Y así nos moriremos, aunque he oído decir por ahí que estamos rectificando. Los médicos no somos dioses a los que hay que adorar pero merecemos un mínimo de respeto y de consideración pues tampoco somos una frazada piso para que cualquiera nos arrastre por el piso y mucho menos si no se tiene la razón, como está sucediendo incluso en forma legalizada en los últimos tiempos. Aquí no siempre cabe el lema "el pueblo siempre tiene la razón" como tampoco no siempre el criterio de la verdad está en el criterio de la mayoría. De ambas cosas, sobran innumerables anécdotas, como igualmente extremistas y oportunistas.

Soy de la generación posterior a la del Centenario, tengo 42 años de servicio y aún continúo trabajando porque soy médico, y me siento médico. No me hice médico que es otra cosa bien distinta que ser médico, como tampoco me hice profesor universitaripo que es bien distinto de serlo durante 36 años ya.

He realizado 4 misiones internacionalistas y aún no he podido terminar mi casa pero aquí estoy con todos los problemas y dificultades que tengo en mi economía doméstica, aunque aquellos que no tienen problema de tipo alguno y que son parte de los que se quejan en los periódicos, me dicen descaradamente que yo gano muy buen salario y qué porqué yo no tengo celular. Tengo 10 medallas y ni fundirlas puedo porque son de metal no precioso, y por ello no me sirven para nada, además de que cuando voy al Agromercado no las puedo enseñar, pues allí tengo que poner los CUP o los CUC uno encima de otro para que no me digan "Docto, lo toma o lo deja" por ese mismo sujeto que después viene a mi casa a las 11 de la noche a buscar una receta porque a esa hora cuando pasó por la puerta de mi casa se recordó de un dolor que tiene en el cuello hace más de 15 días, y no me puedo negar a hacerle so pena de....¡periódico conmigo!

Para nadie es un secreto que los actuales indicadores de salud de Cuba y el prestigio internacional de la docencia médica cubana "no son producto" del esfuerzo mío, ni del profesor de Juan Manuel Márquez, ni de la Doctora de Pinar del Río, ni de ese infeliz del Policlínico Capdevila ni de los más de 20 mil que están fuera del país dando su ayuda en las condiciones más difíciles, para traer lo que los ignorantes llaman el billetón. No, No, nadie se equivoque ni se llame a engaño creyendo lo contrario.
"Esos logros son producto exclusivamente de la gran capacidad de nuestros cuadros, dirigentes, Jefes, Responsables y hasta etcéteras de la administración en todas las instancias del sistema, ya que "ellos son los que se saben todo de todo y lo que no se saben se lo imaginan al derecho y al revés, con Bloqueo y sin Bloqueo yanki con el 100% de certeza, y tienen la propiedad sinequanon exclusiva de que cuando se "caen" lo hacen de manera antigravitacional negando todas las leyes de la naturaleza descubiertas por Newton, y las causas siempre son por lisis y nunca por crisis.
Y si no me creen, conversen con el Profesor No-me-caigo Mentepollo para que les muestre los resultados de su última investigación al respecto de que todos estos especímenes son como la materia prima que se reciclan constantemente de un cargo para otro, de una silla para otra, del nivel inferior para el nivel superior y viceversa, de Cuba para el extranjero y viceversa, pero sin nunca llegar al piso definitivamente pues tal parece que tienen una secuencia de DNA que los hace nacer predestinadamente para mandar a los demás mientras vivan.

La prensa escrita está atacando inmisericordemente a los profesionales de la Medicina, y por lo expresado todo parece indicar que en forma injusta. Ésto no ayuda en nada a mantener la unidad, ni a sancionar lo mal hecho, ni molerle los huesos a los verdaderos maltratadores y descarados. Todo lo contrario, solo provoca disgusto, hasta por solidaridad, en quienes tienen dos dedos de frente y horizontales, y ello no significa que se está pidiendo ocultar nada, ni pasar la mano a nada ni a nadie.

Sin embargo esa misma prensa guardó silencio hace un par de años atrás ante los sucesos que de verdad merecían haber tenido cobertura incisiva por parte de la prensa cuando este país estaba siendo vendido y regalado por pedazos a foráneos de todo tipo incluso con ofensas duras para determinados dirigentes de la Revolución. ¿a esos periodistas no les mostraron el famoso video de marras que todo el mundo conoce? ¿porqué esos periodistas que hoy atacan injustamente a los profesinales de la medicina callaron en aquel entonces, si aquello fue mucho más grave y podía dar al traste con la Revolución? ¿porqué la prensa calló? ¿Porqué no hicieron una caricatura sobre el río que fue desviado en Ceiba Mocha para fabricar un campismo por aquellos personajes que me dijeron era el ejemplo a yo seguir? Quien calla otorga y apoya. Sería bueno que todos esos periodistas de rosca izquierda, fina, apretada, con albayalde, tuerca, contratuerca y pasador se leyeran el libro fabuloso que escribió el Profesor Eugenio Sellman - Housein Abdo hace 3 - 4 años sobre la medicina de complacencia entre otros contenidos abordados en relación con el proceder médico.

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que ha expresado los colegas en este correo. Pienso incluso que bien merece sugerir a las instancias pertinentes que ambos casos (Caso JMMárquez y Caso Capdevila) "se cuelguen" en la web de Cubadebate para empezar a recopilar estado de opinión. Los médicos tenemos aunque sea un mínimo de derecho a opinar también como mismo se opina de nosotros.

Un abrazo a todos
Dr. Ricardo Moya Gómez
Profesor Auxiliar. Master en Infectología.
Especialista de 2º Grado en Epidemiología
Dpto. Salud. FCM 10 de Octubre

Vía fuente anónima las trajo en su último viaje a Cuba


Continuara...

No hay comentarios.: