¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, octubre 21, 2011

"UNIVISIóN"


Por Esteban Fernández.

Ahora recibo un montón de correos electrónicos todos los días pidiendo un boicot contra Univisión por una basura y un chantaje que le hicieron al Senador Marco Rubio. Eso no es nada nuevo. ¡Esa estación es lo mas ANTI-CUBANOS EXILIADOS que existe en el Planeta Tierra!

Día a día, Univisión y su cuate Telefutura, promueven la confusión y la tergiversación de todas las cosas nuestras, y entre ellas, la música cubana. Lo que no nos roban, entonces lo desvirtúan, lo ignoran y lo tratan de opacar.

Y lo increíble es que eso no sucede con más ningún otro grupo étnico que con nosotros los exiliados cubanos y con nuestra música. Jamás a nadie se le ocurre quitarle el mérito a los americanos por el Rock and Roll. Sin embargo, los cubanos padecemos y sufrimos el despojo de nuestra música constantemente.

La verdad es que a los cubanos (a lo descarado) nos quieren quitar una de las pocas cosas que nos queda: La música. Y todos los ritmos cubanos son anunciados como “música afro-caribeña”, o “afro-antillana”, o “salsa”, o “música tropical”. Jamás “música cubana”. Usted escucha un “cha-cha-chá” y dicen que es “una melodía tropicalísima” y escucha una rumba cubana y dicen que es una “salsa”, y “esa salsa, desde luego, no nació en Cuba sino en New York”…

Hace varios meses, la tapa al pomo se la puso un mentecato cuando lo escuché al presentar la “La Guantanamera” con versos de José Martí que dijo: “Y ahora les va una música movidita con letra de un poeta caribeño”…¡Le ronca el mango! ¿Ustedes no saben que “El derecho de Nacer” (de Félix B. Caignet) también han querido usurparlo?

En un programa de esa cadena hispana, desde Miami, escuché con alegría a un grupo musical interpretando un sabroso Guaguancó y acto seguido fue anunciado como “Un ritmo nacido en la calle 8″. Entonces ¿el son montuno, quizás, nació en la calle Flagler y el danzón en la 12 avenida del S.W?

Los ritmos nuestros los presentan como “la música que se escucha por estos lares”. El otro día Lily Estefan se le escapó un dicho cubano y le agregó rápidamente “Cómo dicen por aquí”. En lugar de decir con valor: ¡Cómo decimos los cubanos!…

Sí, porque a los compatriotas nuestros que laboran en esa estación les exigen mantener un acento neutro, pero tienen ahí a Marisa del Portillo que tiene más acento mexicano que el que tenía Pancho Villa… Constantemente usan palabras como “mugrero, una chavita, un vato, las pompis, chambear, güero, aventar”.

En realidad al único que una vez escuché salir en nuestra defensa fue al difunto músico puertorriqueño Tito Puente, quien sin pelos en la lengua, dijo: “¡No, compadre, de eso nada, eso no es salsa, eso es MÚSICA CUBANA!”

¿Ustedes han perdido alguna vez el tiempo viendo “Mira quien baila”? No son bailarines, sino malabaristas y acróbatas de un circo. Lo que debían hacer es ponerles de tarea ver unos videos viejos de Bacallao bailando con la Aragón y Tabenito con la Sensación para que aprendan verdaderamente a mover las caderas y los pies. Estoy seguro que entre los miles de balseros que han llegado últimamente de Cuba hay cientos que le pueden dar lecciones de baile a todo el elenco de “Mira quien brinca”.

Cuba siempre ha sido uno de los países del mundo más pródigo en autores, y con más ritmos propios, y el “premio” que nos dan por el regalo musical que le hemos dado a la humanidad es ocultar, esconder, confundir y tergiversar esa realidad. Y evitan decir el nombre del autor, y si dicen su nombre, entonces esconden su nacionalidad. Y si no les queda más remedio que decir el nombre del autor y su nacionalidad, entonces “lo que compuso no es música cubana sino antillana, o caribeña”. Todo, menos música cubana.

Y a mí me parece que la culpa principalmente es nuestra, porque no protestamos lo suficiente. Inclusive, artistas famosos aceptan esta basura con tal de buscarse los billetes. Yo estoy seguro que los mexicanos no hubieran aceptado que a la música de Mariachis le llamaran “música taco” como le llaman a la cubana “salsa”, y estoy seguro que los argentinos no hubieran permitido que al tango le hubieran llamado “música mate”, ni que hubieran permitido los dominicanos que a un “Merengue” alguien se atreviera a decir: “Esta es una musiquita nacida en una callejuela de Hialeah”.

Está bien, debemos utilizar la excusa de la charranada que le hicieron a Marco Rubio para boicotear a Univisión. Mas vale tarde que nunca, porque si nosotros no nos quejamos con fuerza ahora, llegará el día en que, por ejemplo, Don Francisco ponga en “Sábado Gigante” el Himno Nacional Cubano y diga: “¿Qué les pareció esta musiquita tropicalísima?” Y poniendo voz gangosa y de chusma cubano diga: “Esa’e la música que se escucha por aquí, mi socio, la tocan mucho en la calle 8, vaya, la creó un tal Perucho Figueredo en la saugüesera”…

(Amabilidad del autor).

Vía zoévaldés.net

No hay comentarios.: