¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, octubre 08, 2011

LA TEORIA DE LA RELATIVIDAD DE EINSTEIN DESTRUIDA EN 60 MICROSEGUNDOS.

Albert Einstein

Por Charles Krauthammer

Traducción de Alfredo M. Cepero

“En este lugar no permitimos neutrinos que se desplacen a mayor velocidad que la luz”, dijo el cantinero cuando un neutrino hizo su entrada en su taberna en un chiste que anda circulando en el Internet.

El mundo según lo conocemos se encuentra al borde de la desintegración o de la disolución. No, yo no estoy hablado del colapso del euro, de las finanzas internacionales, de las economías occidentales, del futuro de la democracia, del momento unipolar, del sueño americano, de los bancos franceses, de Grecia como una sociedad viable, de Europa como una idea o de la Pax Americana.

Me refiero a algo mucho más importante. Que es la razón por la cual esta escondido en las páginas interiores de los periódicos, en caso de que alguien haya decidido publicarlo. Los científicos en el Consorcio Europeo de Física han anunciado el descubrimiento de una partícula que puede viajar a mayor velocidad que la luz.

Neutrinos disparados desde un laboratorio físico en las afueras de Ginebra a un laboratorio subterráneo en Gran Sasso, Italia, recorrieron una distancia de 726 kilómetros en 60 microsegundos, una velocidad superior a la de la luz. Al menos eso es lo que piensan los científicos. Al menos eso es lo que midieron. Al menos eso es lo que concluyeron después de chequear todos los artefactos posibles o errores en el experimento.

Sin embargo, las implicaciones de un descubrimiento de esta naturaleza son tan gigantescas que los mismos científicos pidieron inmediatamente a otros laboratorios en el mundo que replicaran el experimento. Algo tiene que haber salido mal para que se haya producido un resultado que, según nuestros conocimientos del universo, es imposible.

Y ahí está el problema. Tiene que ser imposible porque, si no lo es, todo lo que sabemos del universo ha estado equivocado hasta ahora.

El axioma fundamental de la teoría de la relatividad de Einstein es la imposibilidad de que exista algo que se desplace a mayor velocidad que la luz. Las predicciones de Einstein sobre la forma en que el tiempo se hace más lento y la masa aumenta a medida que nos acercamos a la velocidad de la luz han sido corroboradas por montañas de pruebas experimentales. A medida que la velocidad aumenta, la masa se acerca al infinito y el tiempo se reduce a cero, por lo que es infinitamente difícil lograr la velocidad de la luz. Y esa es la razón por la cual nada lo logra y nada lo había logrado jamás, hasta un jueves de hace dos semanas.

Esa fue la fecha en que los resultados fueron anunciados. Para ponerlo en términos totalmente simples: Si los científicos de Gran Sasso hubiesen tenido un plato para grabar el sonido de la llegada de los neutrinos y un poderoso telescopio para mirar a través de los Alpes directamente dentro de laboratorio de Ginebra desde el cual éstos fueron lanzados, los tipos de Gran Sasso habrían escuchado los neutrinos impactar el plato antes de ver a los tipos de Ginebra apretar el gatillo del cañón de neutrinos. Para ser exactos, 60 microsegundos antes de la llegada de los neutrinos a Gran Sasso. (Nota del traductor: Como diríamos en cubano vernáculo: Chúpate esa.)

Es como si alguien le hubiese dicho a usted ayer por la tarde que la ciudad de Topeka, en Kansas, escaparía a la gravedad de la Tierra. Esas cosas no ocurren. Las leyes naturales no expiran entre turnos de trabajo en McDonald.

Esto no quiere decir que no existan misterios en física. Los propios neutrinos son partículas fantasmagóricas que viajan sin interrupción a través de casi todo tipo de materia, incluso a través del cuerpo de quien esté leyendo este trabajo ahora mismo. Pero esto es verdaderamente simple cuando lo comparamos con la mecánica cuántica, cuyas arbitrariedades molestaron de tal forma a Einstein que lo llevaron a decir que Dios no juega a los dados con el universo.

Sin embargo, los aforismos no son capaces de negar la realidad. Los mismos son únicamente una frágil e inútil protesta contra una Naturaleza que desprecia las muy apreciadas nociones humanas de orden, elegancia, verdad y belleza.

Pero, si la mecánica cuántica fue una vez un reto a las sensibilidades humanas, este molesto experimento suizo-italiano de neutrinos la ha destruido. Quiere decir nada menos que la teoría de la relatividad de Einstein—algo de extraordinaria belleza sobre lo que ha descansado la física por 100 años—está equivocada. No inexacta. No deficiente. Sino profunda y fundamentalmente errónea.

Quiere decir que el modelo tradicional de partículas subatómicas que se encuentra en el centro de toda la física moderna es erróneo. Pero las cosas no terminan aquí. Esto no solamente tirará a la física por la ventana. La astronomía y la cosmología miden el tiempo y la distancia en el universo sobre la presunción de que la velocidad de la luz es el límite cósmico. Sus cimientos también serán sacudidos.

No puede ser. Aquí no se trata de un par de tipos en un garaje vendiendo refrescos. Esto no es la presentación apresurada de una máquina en la oficina de patentes para lograr una exclusiva. Estos son los mejores investigadores del mundo usando los instrumentos más exactos de medición, sometiendo sus datos a los niveles mas altos de escrutinio, incluyendo seis meses de consultas con 160 científicos de 11 países del mundo.

Pero tiene que haber algún error. Porque, de otra manera, cambian todas las reglas del juego. Necesitaremos una nueva física. Una nueva cosmología, Una nueva comprensión del pasado y el futuro, de causa y efecto. En pocas palabras, nueva tecnología.

¿Por qué? Porque no es posible que tengamos neutrinos siendo pateados en una taberna cuando todavía no han entrado al local.


Vía lanuevanación.com

No hay comentarios.: