¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, octubre 20, 2011

AHORA EL PROBLEMA SON LOS HOSPITALES Y NO EL RéGIMEN


Por Zoé Valdés

Yo es que como Matojo, me caigo y me levanto, ahora un grupo de disidentes, entre los que se encuentra el ex coronel Fariñas, crean otro documento, uno más, en el que declaran que no irán a los hospitales, en caso de que se enfermen, “enfatizando sus sospechas tras la muerte de Laura Pollán”. Por cierto, me extraña que uno de los firmantes sea precisamente el ex coronel Fariñas, cuando él mismo fue atendido y mimado por ese régimen y por sus hospitales en una huelga que no hubiera podido extender tanto, ad infinitum, si no hubiera sido por las atenciones que empleó y prodigó el régimen con él, lo que no ha hecho, por supuesto, con ningún otro huelguista, ni anterior ni posterior a él. Lo que lo convierte en un caso sui géneris y de record mundial en la historia de las huelgas de hambre en Cuba y en el mundo.

O sea, que en lugar de redactar una carta y declaraciones, dirigidas a la ONU, para que se investiguen las inyecciones que los esbirros están administrando a las Damas de Blanco en plena calle, usando métodos en el más puro estilo fascista, estos disidentes salen ahora con que no quieren ir a esos hospitales del régimen. ¿Y a dónde van a ir? Porque que yo sepa en Cuba no hay otro tipo de hospitales ni clínicas privadas.

Por otra parte, estoy de acuerdo con los comentaristas de este blog que han expresado su asombro ante la cremación del cadáver de Laura Pollán, porque si existían esas sospechas entonces debieron esperar para que su organismo fuese investigado, ahora y más tarde. Incluso, si Laura Pollán y la familia habían decidido la cremación, existe una ley internacional que en caso de sospecha de asesinato la investigación debe hacerse por todos los medios posibles. Es probable que la familia no lo supiera, pero ¿esos opositores sabelotodos lo ignoraban?

He leído el relato del reverendo Ricardo Medina del que se desprende que hasta el último minuto la Seguridad del Estado lo controló todo en la enfermedad, muerte y sepelio, sabemos cuán difícil es escapar a ese control, tratando de mantener la cordura; pero sinceramente, pienso que debieron resistirse a la cremación, en aras de la verdad y de la justicia. Por cierto, Yoani Sánchez no se personó en el velorio ni en el entierro, según me hacen notar un bloguero y un periodista extranjero desde Cuba.

Sánchez también dio una información tergiversada cuando en el Washington Post dijo que Laura Pollán quiso morirse en un “hospital del pueblo” y que así lo había expresado, lo que pudiera ser leído por los lectores que no están en el inside de la cosa como que Laura quiso decir que los hospitales del pueblo eran tan buenos que prefería morir en ellos. Pero además, según me informa una persona que estuvo allí, Laura Pollán ni sus familiares pensaron nunca que ella moriría, lo que es lógico si revisamos nuevamente los partes médicos y los videos que filmó la propia Sánchez con su móvil cuando entrevistó a Héctor Maseda, viudo de Pollán.

El problema de Cuba es el régimen, los hospitales y los médicos están bajo su égida y control. Eso lo sabe hasta una mosca de Moscú. Si siguen por esa vía, permitirán una vez más que destruyan la única organización dentro de Cuba que verdaderamente los tiene en jaque; por el contrario, no lo conseguirían, si en lugar de estar haciendo declaraciones tan banales, se ponen todos y arman un clamor internacional pidiendo protección para las Damas de Blanco y acusando al régimen de asesinar a los opositores usando la medicina y la ciencia con tal fin. También es verdad que, igual a algunos de estos disidentes, les convenga que desaparezcan las Damas de Blanco, para quedarse ellos solos en el tintero batiendo el mela’o.

Lo que si les digo es que, haber asesinado a Laura Pollán no les valdrá de mucho a los esbirros del régimen, confío en el coraje de Berta Soler, en su presencia, y en la absoluta devoción que impregna en todo lo que hace, así como en el resto de las Damas de Blanco, mujeres valientes, resueltas a luchar por la libertad y por la vida de los cubanos. Es la razón por la que hoy más que nunca deben ser protegidas.

Vía zoévaldés.net

No hay comentarios.: