¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, septiembre 10, 2011

UNA FANTASíA DE FIN DE VERANO: TRES PROPUESTAS PARA UNA NUEVA POLíTICA DE ESTADOS UNIDOS HACIA CUBA



Por Diego Trinidad, Ph. D.

Hoy es 30 de enero de 2013 (mi cumpleaños; pero no es eso lo que celebramos). En Washington el sol brilla. Hay un hermoso día, porque después de una larga espera de más de treinta años, es por la mañana en Estados Unidos de América. El flamante nuevo presidente, el ex gobernador de Texas Rick Perry, ha tomado posesión de la presidencia hace unos días. De nuevo hay verdaderas esperanzas en el pueblo americano, pero esperanzas de verdad, no como las prometidas falsamente por quien se convirtió en una larga pesadilla que por fin dejamos atrás en noviembre pasado, cuando los votantes americanos rechazaron abrumadoramente el lema de Cambio y Esperanza, que casi destruye el país. El presidente Perry, ya en solo pocos días, ha devuelto la confianza a los ciudadanos. Parece que su programa económico traerá las mejoras necesarias para que Estados Unidos sea otra vez una gran potencia.

Entre otrs medidas para estimular de inmediato la economía, ha propuesto la eliminación de los impuestos sobre ingresos corporativos, de las ganancias capitales y de herencia. Ha recomendado el recorte de TODOS los presupuestos federales en 1% y la eliminación de empleos federales en TODOS los departamentos de otro 1% por los próximos 10 años. Ha propuesto la revocación del Plan de Salud (Obamacare). Ha propuesto una reforma contributiva y la adopción del presupuesto diseñado por el Congresista Paul Ryan de revisión al Medicare y Medicaid. En días siguientes, ha propuesto la construcción de una cerca de 30 pies de alto de bloques de concreto y alambre concertina en TODA la frontera entre México y EU. Pero también la emisión de permisos de trabajo temporal a los inmigrantes ilegales (excepto los acusados de crímenes serios) y la demora en otorgar la residencia permanente (5 años) y la ciudadanía (10 años, como castigo por haber violado la ley). Con estas medidas, se espera que termine la politiquería y compra de votos hispanos propiciada por organizaciones radicales hispanas de California. Finalmente, ayer ha propuesto la retirada de TODAS las tropas americanas de Irak y de Afganistán en tres meses y la reducción de las tropas americanas en bases en Corea del Sur, Inglaterra y Alemania en un 80%. Pero también la creación de fuerzas armadas totalizando un millón (ejército, marina, aviación) y la creación de cuerpos militares de fuerzas especiales de 50,000 tropas de respuesta rápida para enfrentar emergencias nacionales. Parece que el mundo entero otra vez siente respeto por Estados Unidos. Parece que los americanos otra vez se sienten seguros en su propio país y se sienten orgullosos de ser americanos. Y en esta gloriosa mañana, el presidente Perry está listo para proponer una nueva política hacia Cuba.




Primero, Perry (en la foto) propone la derogación de la Ley de Ajuste Cubano. Esta obsoleta ley, con mas de veinte años sin razón de ser, permite a los cubanos a quienes se permite la entrada legal a Estados Unidos, hacerse residentes permanentes al año de entrar al país y viajar a Cuba a visitar primos terceros y a llevar dinero a la isla un día después de adquirir la residencia. El gran problema es que hace como dos décadas, la enorme mayoría de estos cubanos que vienen a EU, son de hecho inmigrantes económicos que buscan una vida más cómoda, no refugiados políticos que buscan la libertad. Esto no solo es una gran injusticia y una perversión del propósito inicial de la ley, sino que se ha convertido en un escándalo y en un gran irritante y causa de resentimiento para todos los demás inmigrantes económicos, especialmente los hispanos. Ahora se les terminó la “piñata” a los arrivistas que vienen de Cuba a buscar dinero, para al año y un día, regresar a la cautiva isla a llevar ese dinero al régimen (ostensiblemente a sus primos terceros). De ahora en adelante, propone el nuevo presidente, los inmigrantes cubanos serán tratados como cualquier otro inmigrante y serán admitidos de acuerdo a una nueva cuota o por sus méritos, si buscan asilo político.

Segundo, Perry sorprende a muchos en la audiencia recomendando al Congreso que revoque el Embargo Económico a Cuba y la Ley Helms-Burton. Si su propuesta es aprobada por el Congreso, todos los ciudadanos americanos podrán viajar libremente a Cuba y podrán invertir su dinero en la isla sin restricciones, como es su derecho constitucional de hacerlo. Pero con dos condiciones. Las inversiones no podrán ser, bajo ninguna circunstancia, garantizadas por el gobierno federal y sus agencias, tales como OPIC (Overseas Private Investment Corporation), que aseguran las inversiones americanas contra confiscaciones por gobiernos donde las inversiones se hagan. Y si cualquier ciudadano es detenido en Cuba por cualquier razón, válida o no, esos ciudadanos no podrán apelar al gobierno federal para ayuda alguna. De ahora en adelante, Caveat Emptor (que el comprador/consumidor/viajero tenga cuidado y que viaje o invierta a su propio riesgo). Cualquier organismo internacional que preste dinero a Cuba y que reciba fondos federales, igualmente no podrá reclamar pérdidas al gobierno americano. Quien confíe en el régimen castrista para viajar o para invertir en la isla bajo un régimen dictatorial carente de leyes que protejan a los ciudadanos o a las inveriones extranjeras, que se atenga a las consecuencias.

Tercero, y aquí casi se oye un jadeo colectivo que deja boquiabierta a la audiencia. Por una decisión ejecutiva, el presidente Perry suspenderá la aplicación de las leyes de neutralidad de Estados Unidos. En cuanto su decisión ejecutiva sea firmada, cualquier persona o cualquier organización que así lo desee, podrá tomar acciones militares en contra del régimen castrista desde el territorio americano. El gobierno de EU también dejará de proteger el litoral cubano de ataques provenientes de otros países, como hace desde 1962, cuando así se prometió bajo el entendimiento entre Kennedy y Khrushchev que puso fin a la Crisis de los Cohetes de Octubre. Después de todo, explica el presidente, su antecesor hizo lo mismo cuando cínicamente anunció—por presiones políticas de las organizaciones mas radicales de Mejicanos-Americanos del estado de California, también conocido como la República Popular del Oeste—que las leyes de inmigración no se aplicarían a inmigrantes ilegales en proceso de deportación excepto en casos donde delitos serios hayan sido cometidos. Además, el gobierno de Estados Unidos ha aplicado las leyes de neutralidad muy selectivamente a través de su historia. Por ejemplo, durante las guerras de Cuba contra España en busca de la independencia en el Siglo IXX, el gobierno americano generalmente ignoró la aplicación de tales leyes en casos de expediciones que salían de territorio americano hacia Cuba (una célebre excepción: la expedición de Fernandina organizada por Martí para comenzar la guerra final de independencia contra España en 1894). Y durante la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba al final de los años 50, igualmente se ignoraron estas leyes con algunas excepciones (el ex presidente Prío fue arrestado en Miami por su apoyo a una expedición contra Batista). Perry termina de exponer su nueva política hacia Cuba asegurando que estas medidas están diseñadas enteramente para ayudar al pueblo cubano a liberarse de la larga dictadura castrista y que sus propósitos son estrictamente para hacer justicia, lo que por tanto tiempo se le ha negado a ese cautivo pueblo cubano. De ahora en adelante, que el régimen cubano sepa que Estados Unidos hará lo que esté en su poder, menos intervenir directamente en Cuba excepto por razones humanitarias (tal como su predecesor en Libia), por traer la libertad y la justicia al pueblo cubano.

Es una fantasía, claro. Pero debía ser un hecho. Como diría Tres Patines en la Tremenda Corte al juez ¿Serapio Silva? Si podría ser posible si hay voluntad; siempre lo ha sido. ¡Que gran sorpresa para el mundo ver a un presidente americano actuar en defensa de la justicia y de la libertad! SÍ SE PUEDE.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: