¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, septiembre 13, 2011

UN CINISMO SUPERADO A UN DESPOJO REALIZADO A UN PUEBLO ESCLAVO Y MASOQUISTA


Por H. Morales-George

El masoquismo continental, como conse cuencia de un sadismo infernal, dirigido, por un sistema científicamente concebido por malhechores internacionales.

Existe un adagio, muy antiguo, que dice: Generalmente, todo sádico, cuenta, al menos, con un masoquista que lo tolera. Así ha ocurrido, en estos cincuenta y tantos años, que nuestra pobre Patria ha sufrido ese sistema infernal, dirigido por una sarta de verdugos y sanguinarios, El totalitarismo de Estado. Lo trataron de “camuflagear”, nuevo verbo como Spanglish, para engañar con la alianza con Moscú, la capital de la URSS, del pasado régimen de muerte y dolor, por más de setenta años sufridos y con las mismas características, del nuestro.

La amalgama de toda la maldad, llevada a la práctica, por estos protagonistas, han llevado a cabo todas sus fechorías, con un sistema paralelo, urdido por una mal llamada, madeja de supuestos científicos, sociólogos, sicólogos y siquiatras, entrenados adecuadamente para penetrar en el conciente, subconsciente, logrando asimismo una conducta dirigida, a través de la información recibida por el sistema, que su máxima aspiración y necesidad imperiosa, es el control absoluto de los gobernados, para poder consumar, todos los desmanes, tales como, asesinatos, confinamientos, confiscación de todo lo adquirido, dinero, propiedades, etc. y ser repartido, por una pandilla y sus más connotados dirigentes, estúpidamente bautizados como revolucionarios.

Todo ello se obtiene, a través de un proceso de ablandamiento de todos los censores de la sensibilidad psíquica donde interviene por supuesto, la conversación escogida y mantenida, con una gran dosis de la práctica del terror con la preocupación permanente por la vida personal y la de sus seres queridos.

Como resultado, se conduce no solamente el asentimiento de todo lo que ellos pretenden, sino también a la complicidad en sus deseos y pretensiones.

Es algo así como el Síndrome de Estocolmo.

¿Recuerdan ustedes a Patricia Hearts? Era una bella señorita, perteneciente a una magnífica familia, su padre, propietario de una poderosa cadena de periódicos a todo lo largo de los Estados Unidos. Esto constituyó durante un período anterior a la actual situación, pero no precisamente desligada, de estas circunstancias profundamente coincidentes, en los mismos resultados. Pues bien, ustedes recordarán que la mencionada jovencita fue secuestrada por una pandilla de forajidos, asaltantes de bancos, violadores, asesinos de toda laya, etc. infiriéndole todo género de humillaciones, encerrada en un closet, donde fue violada, golpeada,maltratada y aterrorizada, a tal punto, que decidió incorporarse la banda, con la idea de terminar su eterno calvario. Estos bandidos para comprometer aún más a la desdichada, la incorporaron a uno de los asaltos a los bancos acostumbrados, lejos de lograr su cometido, a la banda en los lugares del hecho, fue apresada y por supuesto, incluyendo con ellos, a la mencionada secuestrada. Lo más sorprendente de toda esta versión surge cuando fueron procesados razonablemente, pero sin embargo, Patricia no solamente fue excluida de los demás miembros de la banda de marras por la historia conocida, si no que también fue condenada por el juez actuante de este proceso.

Esto lo menciono, debido que con honrosas excepciones, hemos observado en los últimos estertores de la terrible Revolución de Castro, la inconcebible conducta de nuestros conciudadanos de la Isla, cuando logran visitar esta tierra de libertad.

Permita Dios que los demás países del Continente, no sigan imitando al genízaro cubano, que ya no le bastan sus fusilados en los paredones, los muertos y presos en las prisiones cubanas y los disidentes honorables de nuestra Cuba, ahora cuenta con los muertos de Mazorra, unos cincuenta más de hambre y de frío y sin olvidar al pobre Pánfilo, que no sabemos si vive todavía.

A estas alturas de los daños conocidos y del gran despojo de todos los ciudadanos del país, pretenden los sádicos de siempre, que los damnificados de aquellas víctimas, envíen los dineros para comprar los de allá, las casas y propiedades que fueron secuestradas, al salir de Cuba, por no comulgar, con el tétrico sistema comunista.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: