¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, septiembre 24, 2011

PAGINAS DE HISTORIA

ASEDIO DEL ALCÁZAR DE TOLEDO


El Asedio del Alcázar fue una batalla altamente simbólica que ocurrió en los comienzos de la Guerra Civil Española. En ella se enfrentaron milicianos gubernamentales del Frente Popular y militares sublevados contra la República, en favor del bando nacional en Toledo. Éstos últimos se refugiaron en el Alcázar de Toledo, entonces Academia de Infantería, Caballería e Intendencia, acompañados de sus familias. Las fuerzas republicanas empezaron el asedio sobre el fortín de los sublevados el 21 de julio de 1936 y no lo levantarían hasta el 27 de septiembre, tras la llegada del Ejército de África al mando del general José Enrique Varela, haciendo Franco su entrada en la ciudad al día siguiente.

ANTECEDENTES



General Emilio Mola Vidal

El general Emilio Mola Vidal, natural de Placetas en la Isla de Cuba, fue el director del golpe. El 17 de julio de 1936, Francisco Franco no proclamó ninguna sublevación militar de las fuerzas españolas en Marruecos, Franco se adhirió. En consecuencia, el 18 de julio el gobernador militar de la provincia de Toledo, el coronel José Moscardó, se puso al mando de la Guardia Civil de dicha provincia.

Durante el 19 y el 20 de julio, el Ministerio de Guerra del Gobierno republicano hizo varios intentos para obtener munición en la Fábrica de Armas de Toledo. Cada vez que era requerida la munición, el coronel Moscardó rehusaba entregarla, por lo que fue amenazado con que fuerzas provenientes de Madrid serían enviadas contra él.

FUERZAS ENFRENTADAS

FUERZAS REPUBLICANAS

Las fuerzas republicanas asentadas en Toledo consistían aproximadamente en 8.000 milicianosde la CNT-FAI y la UGT, además de Guardias de Asalto. Tenían varias piezas de artillería, unos pocos vehículos blindados y 2 ó 3 tanquetas. Las Fuerzas Aéreas de la República realizaron tareas de reconocimiento, apoyados por la artillería y bombardearon el Alcázar en 35 ocasiones.

FUERZAS SUBLEVADAS

Los defensores del Alcázar eran 800 hombres de la Guardia Civil, 8 cadetes de la Academia de Infantería, 1 de la de Artillería y 110 civiles. Las armas de las que disponían eran según el relato de Moscardó:

Se contaba con el armamento de la Guardia Civil, Academia, Escuela de Gimnasia y Guardias de Asalto y Seguridad;

800.000 cartuchos de fusil y ametralladora (procedentes de las Fábricas de Armas);

1.200 fusiles Mauser y mosquetones;

200 petardos pequeños de trilita;

50 granadas rompedoras de 7 cm;

50 granadas de mortero Valero de 51 cm;

50 disparos de rompedora;

13 ametralladoras Hotckiss de 7 mm;

13 fusiles ametralladores, de la misma marca y calibre, todo en uso por los alumnos en sus prácticas;

4 cajas de granadas de mano Laffite —ofensivas, 200—;

2 piezas de montaña de 7 cm;

1 explosivo eléctrico;

1 mortero de 50 mm;

1 caja de granadas de mano —incendiarias, 25—. Pero los oficiales y la Guardia Civil habían logrado traer munición abundante.

Aproximadamente 670 civiles (500 mujeres y 50 niños[6] ) vivieron en el Alcázar durante el asedio. Muchos de éstos eran familiares de los miembros de la Guardia Civil mientras que otros se habían refugiado allí desde diversas partes de la ciudad para salvar sus vidas de los milicianos anarquistas y socialistas.

Las mujeres no participaron en la defensa del Alcázar, por su seguridad no se les permitía ni siquiera cocinar o curar a enfermos y heridos. Sin embargo, su presencia en el Alcázar elevó el valor de los hombres para continuar en la defensa. Los civiles que se encontraban dentro del Alcázar estuvieron a salvo de los ataques de las tropas gubernamentales, excepción hecha de los rehenes que los sitiados tomaron en sus salidas del Alcázar y que no salvaron la vida. Las cinco muertes de civiles afines a los sublevados que hubo fueron por causas naturales. Hubo dos nacimientos durante el sitio.




SIMBOLISMO

El Alcázar de Toledo se convirtió en la residencia temporal de la Monarquía Hispánica después de la reconquista de Toledo contra los musulmanes, pero fue abandonada por Felipe II y en 1850 fue convertida en Academia Militar, bajo el nombre de Colegio de Infantería. Después de un fuego en 1886 partes del Alcázar fueron reforzadas con acero y vigas de hormigón.

El Alcázar se había convertido para ambos bandos en símbolo y cuestión moral. El fracaso ante el Alcázar fue un duro golpe para el bando republicano y una inyección de moral para el nacional.

Comentario: Muy interesante relato. Cuando el hijo del coronel Moscardo capturado por el enemigo llamo por telefono a su padre le dijo:" Me dicen que me van a fusilar si no rindes el Alcazar Papa". Moscardo le contesto a su hijo: "Hijo mio encomiendate a Dios porque el Alcazar no se rinde". Seguidamente fusilaron a su hijo. Cuando se visita el Alcazar se puede ver el telefono donde tuvo lugar esta triste conversacion. Frank de Varona

Vía lanuevanación.com

No hay comentarios.: