¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, septiembre 06, 2011

A LIVáN LO ESTAN CASTIGANDO

Por Andres Pascual



No hay forma humana de que el Beisbol Organizado me haga pensar de otra forma que no sea mal cuando de algunos cubanos que actúan en Grandes Ligas se trata, uno de ellos, el tremendísimo pitcher derecho Liván Hernández.

Resulta que al villareño del brazo incansable, pitcher de hierro en tiempos de damas que hacen como que juegan pelota, lo relacionaron con “Angelo Millones”, un delincuente boricua cuyo principal hobby era traficar drogas y otros entretenimientos de mayor rigor.

La escueta comunicación de las Oficinas del Comisionado fue que uno de sus representantes viajaría a Puerto Rico con el fin de revisar hasta los calzoncillos del jugador en todos los niveles, instancia legal incluida.

No hace mucho un amigo cubano, versado en asuntos de jurisprudencia, me escribió desde la Isla del Emcanto y me confesó que no había forma humana de relacionar al pitcher con lavado de dinero u otro tipo de supuestos delitos.

No se ha vuelto a utilizar el nombre del criollo otra vez en el caso y Major Leagues, más rápido que la fiscalía, tampoco volvió a comentar el asunto ni nunca dio a conocer el resultado de las entrevistas con el pelotero ni con otras instancias en Borinquen.

Sin embargo, los Nacionales de Washington acaban de informar que han sacado a Liván Hernández de la rotación por sus 36 años y “para proteger los brazos jóvenes”, que lo colocarán en un puesto que nadie conoce como “maestro habilitado sin título ni nombramiento oficial” de esos bisoños (algunos de 31, de 30, de 29 años) y también pudiera ser utilizado como bateador emergente.

Hasta hoy, el cubano lidera al club en innings lanzados con 170; en ganados con 8; va segundo en ponches con 98 y su promedio de clp es de 4.29 y el de la novena 3.68; mientras al staff del Washington le batean para .259, al hermano del Duque para .258.

El último juego que tiró, el pasado 30 de agosto, fue su 8va victoria contra Atlanta 9-2, con trabajo impecable de 7 entradas, 5 hits, 2 carreras, las dos limpias, 3 bases y un ponche.

Una vez Liván se propuso para representar a Puerto Rico en uno de esos mal llamados Clásicos Mundiales porque “quiero ganarle a Castro” y el propio dictador ripostó con el chantaje de siempre: “si lo llevan no vamos...".

Liván Hernández no forma parte del grupo de “sospechosos peloteros cubanos cuenta-propistas en el exterior” de hoy, manejados desde el Buró Político, que están enviando hacia acá en cantidades exageradas y la Oficina del Comisionado lo conoce, como el propio Dpto de Estado: para Selig es parte de ampliar el negocio a escondidas, de lo que están hablando muy en silencio con la dictadura; para la Administración Obama, otro frente que propicia la violación del embargo autorizado; es decir, permitirlo sin que nadie pueda investigarlo.

El año próximo el cubano no podrá ser contratado por ningún club y esto es un entredicho, como le ocurrió a Canseco cuando el Montreal, sospechosamente los Nacionales hasta hace poco que fueron propiedad de las Oficinas y de los propietarios de clubes, lo dejó fuera. Entonces estará en la simbólica lista negra que significa apestado.

Sin entrar en comparaciones, Alex Rodríguez está atado (más que vinculado), a un notorio traficante de sustancias desde Canadá y las Grandes Ligas amenazan con “hablar con el dominicano”; mientras, pasa el tiempo, el tipo sigue cobrando (no jugando) y nada sucede.

Hay que tener gandinga para sacar de la rotación, acaso del juego, a un pitcher cuya actuación este año es buena para triplicarle el millón 250 mil que devenga, lo que no harán; sino que lo suspenden a la silenciosa, posiblemente después que lo presionaron para que “estuviera de acuerdo” en aceptar lo que, evidentemente, es un trato impuesto.

A Liván, con 473 juegos abiertos consecutivos, quinto cubano más ganador en Grandes Ligas; el mejor pitcher nacido en la Isla sin beisbol profesional, Héroe de Serie Mundial de verdad, ni de Cartagena ni de Los Pocitos; sencillamente, lo mandaron a sacar de circulación como hace el G-2 con quien crea en Cuba y no comparo nada, solo digo y…defiendo al mío.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: