¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, septiembre 01, 2011

HISTORIA EN LA MEMORIA

CRÓNICA DE MÁRTIRES QUE LUCHARON CONTRA EL CASTRO-COMUNISMO. 4



Por Tito Rodríguez Oltmans

CARLOS GONZALEZ VIDAL, nació el 23 de agosto de 1938, en una humilde casa del pueblo de San Antonio de Cabezas, en la provincia de Matanzas.

La entrega de la Revolución al Comunismo Internacional motivó a este joven de puros ideales a integrarse a la lucha combativa para rescatar el sueño de libertad que él albergaba, e impedir, lo que pronto iba a suceder con la traición de Fidel Castro y sus compinches que descendieron de la Sierra Maestra cargados de rosarios y medallitas para ocultar sus verdaderos propósitos: Implantar el comunismo y perpetuarse en el poder absoluto por medio de la fuerza represiva.




Carlos González Vidal se integra al Movimiento Revolucionario del Pueblo, (M.R.P.) tratando de evitar esto sucediera, aunque en ello le fuera la vida, como lamentablemente sucedió.

El día 13 de abril de 1961, en la ciudad de La Habana, casi al anochecer, se ejecuta una acción que destruye la tienda por departamentos El Encanto, la cual, hacía poco tiempo había sido arbitrariamente confiscada por el régimen. Carlos era empleado de la tienda.

El 17 de abril de 1961, las milicias y los miembros de los Comités de Defensa de la Revolución comienzan a registrar todas las casas de los ciudadanos que no simpatizaban con el castrismo. Carlos se encontraba escondido en una casa en la Playa de Baracoa donde fue reconocido por un traidor compañero de trabajo, que era comunista, José Peña. Conducido al G-2, donde es salvajemente torturado durante cuatro meses. El 31 de agosto de 1961 la Oficina Jurídica del Departamento de Seguridad del Estado a cargo del Primer Teniente Ángel Augusto Álvarez Lombardia levanta el acta Instructiva de Cargos numero 3753, acusando a varios jóvenes de haber perpetrado la acción del Encanto, siendo Carlos uno de los principales acusados. Todos son enviados a la prisión de La Cabaña. La Fiscalia del Tribunal Revolucionario número uno abre la causa 255 de 1961, en la cual el fiscal pide la pena de muerte para Carlos y dos de sus compañeros de trabajo. El día del juicio, Carlos asume ante el Tribunal Revolucionario la plena y total responsabilidad de los hechos, con lo que él logra, lo que el perseguía, la conmutación de la pena de muerte por fusilamiento para sus dos compañeros de trabajo y de causa.

Momentos antes de morir en la celda de los condenados a muerte de la Prisión de La Cabaña escribe una carta de despedida para sus seres queridos:

"Estas líneas son las últimas que hago. Muy pronto voy a morir y no tengo miedo, pues se que Dios me recibirá en sus brazos porque yo he luchado por una causa justa, y si dos vidas tuviera, igual las ofrecería por defender a mi Patria de estos asesinos, cobardes y traidores".

A su querida madre le expresaba: "Mamá, perdóname por este sufrimiento que te he ocasionado, yo sé que Dios te dará el consuelo necesario. Mamá yo sé que mis hermanos sabrán consolarte porque ellos son buenos. A su padre: Te quiero mucho, un fuerte abrazo. Bueno mis queridos padres, les digo adiós con todo el amor y cariño que siempre les he tenido".

A mis hermanos: "háganse dignos del cariño de nuestros padres que tanto nos quieren y se han sacrificado tanto por nosotros. Los quiero mucho. Tu hermano."

A su novia Eloisa: "Eloisa no sufras, yo he encontrado a Dios y me siento satisfecho. Adios mi novia querida, quiero que sepas que aun después de muerto te seguiré queriendo.

En estos momentos siento grandes deseos de verlos a todos, y abrazarlos para decirles lo mucho que los quiero, pero no puedo, ya están preparando mi asesinato, me queda muy poco tiempo.

“Les pido a todos ustedes que sepan perdonarme por este sufrimiento que les doy. Pero Dios y la Patria así lo han querido, y esto es mayor que todo el dolor que mi muerte pueda ocasionar”. Que Dios los bendiga a todos."

Carlos 9-19-61

Tenía apenas 23 años de edad, cuando Carlos González Vidal fue llevado ante el paredón de la Fortaleza de la Cabaña para recibir la descarga de los fusileros comunistas que lo mataron.

E.P.D.

Carlos González Vidal es uno de los tantos jóvenes héroes de nuestra lucha contra el comunismo, que los cubanos dignos tendremos siempre que recordar su lucha y valentía, para que no se repita jamás, la traición de una pandilla de asesinos y abusadores que se apoderaron de Cuba que por medio de la mentira y el engaño. Nación que hoy yace destruida por el odio, la envidia y la perversidad comunista que mantienen en la mente los enemigos de la sociedad democrática, libre y cristiana de Nuestra Cuba Irredenta.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: