¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, septiembre 28, 2011

CUBA: EL TINGLADO QUE DA DINERO....A UNOS POCOS


Por Zoé Valdés

Todos sabemos que Fidel Castro, en su época, y Raúl Castro, en la actualidad, se han vanagloriado, cada cual en su turno, de no llevar dinero en el bolsillo. Recuerdo que en una ocasión un periodista entrevistó a Castro I, y durante el encuentro le preguntó si de verdad él era uno de los hombres más ricos del mundo, por encima de la Reina de Inglaterra, como había salido publicado en años sucesivos, en la lista de la Revista Forbes. Castro I insistió para que el periodista introdujera la mano en sus bolsillos y comprobara que ni calderilla llevaba, él era un hombre que podía vivir sin eso, sin el sucio dinero; no, qué va, no se manchaba las manos, que se la manchen otros, pareció que quiso decir. El periodista lo tomó muy bien, más que bien, le encantó, se rió a carcajadas con el dictador, y escribió un artículo elogioso de la gloriosa “pobreza” de Fidel.




No sólo era un mal periodista, que no averiguó por su cuenta las cuentas secretas, ni las cuentas concretas, para colmo tampoco pudo concluir que los hermanos Castro son los dueños de Cuba desde hace 53 años, que tienen bajo su látigo a más de once millones de esclavos, y que solamente eso ya los convierte en archimultimillonarios; tampoco se dio a la tarea de investigar las herencias (Raúl Castro heredó de la familia de su mujer, Vilma Espín, con lo cual poseen castillos en Francia, y son codueños, cosa que se ha respetado, de Bacardí) y los millones que guardan los Castros en el exterior, no solamente en cuentas bancarias, también en inmobiliarias. Al parecer, Fraga, a quien recientemente le explotaron unos petardos en los alrededores de su casa, le tiene lista una mansión a Castro I en Galicia, para un posible exilio; sin contar que la mayoría de los Castro’s junior posee propiedades dentro y fuera de Cuba, en cualquier país que se les antoje. No, el periodista no quería envolverse en llamas, o sea, quemarse a lo bonzo, aunque solo fuese en sentido figurado.

Los Castro crearon un producto de marketing, que han vendido muy bien, el mundo entero se lo ha comprado. Ese producto se llamó Revolución, y cada vez se vuelve más chic, se pone más a la moda, y su precio sube como con la pintura, la caducidad la añeja y la sobrevalora.


Sin embargo, otro producto se está gestando en la Cuba de los “vivos”, o “bichos”, el de la disidencia light para un raulismo light. La mayoría de sus gestores son blogueros, tuiteros, y aunque jamás han escrito con la profesionalidad de los periodistas se hacen llamar periodistas. Alrededor de ellos se ha tejido un entramado de fama, que no fue creada dentro de Cuba, porque en el interior de la isla apenas son conocidos por los cuatro gatos que pueden tener acceso a internet y que poseen teléfonos móviles, no, esa fama fue inventada en el exterior.



A ese tipo de gente, relevados y batidos como el merengue desde la izquierda europea, y también desde el gobierno de los Estados Unidos, se les están mandando una cantidad de dinero peligrosamente exuberante a cambio de botar el numerito de que son la única oposición posible. No me extrañaría que el dinero, así como la idea, saliera de las arcas del castrismo. Aclaro que no me importa que la gente gane dinero, siempre que sea trabajando, haciendo algo útil; pero esos blogueros y tuiteros que se pasan la vida pidiendo que nosotros le recarguemos los teléfonos, que no trabajan, que duermen hasta las tantas, y tuitean lo mismo sobre una secta, que sobre una exposición de artistas mediocres del herrumbroso socialismo, y que jamás se encuentran en donde tienen que estar, allí donde han golpeado y detenido a los verdaderos opositores, ésos que no reciben ayuda de nadie, a los que de verdad expulsan de sus puestos de trabajo, a los que les botan a los hijos de las escuelas, los que no tienen qué darle a esos niños de comer, y que siguen luchando por la libertad de Cuba. Esos opositores son los que verdaderamente merecen que pongamos la atención sobre ellos, la mayoría no tiene conexión internet, no saben lo que es un blog, y a duras penas tuitean. No tienen tiempo para hacerlo, porque están batiéndose en la calle, enfrentándose con la policía, con los represores, al duro y sin guante.


O sea, que el negocio de Cuba ya no es únicamente el castrismo, ahora también, una cierta oposición se va enriqueciendo con ella, y sin hacer nada. Como es el caso de Yoani Sánchez, a quien un periódico español entrevistaba creyéndole las guayabas de que vive perseguida y espiada el día entero, cuando en ese mismo momento la policía castrista, las brigadas paramilitares, asaltaban la casa de Sarah Martha Fonseca Quevedo, la molían a palos, a ella y al marido, los detenían y torturaban, así como a los negros Antúnez (15 años de cárcel cumplidos) y a su mujer Iris Tamara Pérez Aguilera, a la que sí han torturado y molido a palos en múltiples ocasiones. ¿Se molestó Yoani Sánchez en mencionar estos nombres en su entrevista? No. Yoani Sánchez se ha buscado un producto que vender: ella misma, la única opositora en todo el panorama. Y no es la única, pero es la que más se ve, las que se nota, porque es la que más gana y menos hace. Se me está pareciendo al caso Ingrid Betancourt, no era la única ni la que más tiempo llevaba secuestrada por las FARC, pero a la izquierda y a los medios les entró el caprichito por ella. Y así va la cosa. Y a los periodistas, al parecer, sólo les interesa los premios que ha ganado, el dinero que ha recaudado con esos premios y con sus colaboraciones en periódicos extranjeros, y a los demás que se los coma el león y los parta un rayo. ¿Se trata de la libertad de Cuba? No, siempre existirá un producto de marketing mucho más vendedor que esa majadería de los cubanos de a pie.

Vía zoévaldés.net

2 comentarios:

Milan Lopez dijo...

Ay mama! Este escrito va a levantar ronchas....admito que no estoy 100% de acuerdo con el; pero tambien tiene algunos puntos interesantes. Mejor me voy para su BLOG y los comento por alla. Me gusta decir las cosas de frente....y asi darle la oportunidad a las personas de defenderse....

José González dijo...

Yo concuerdo bastante con el articulo. Para muchos es dificil y a veces imposible aceptar realidades, otros simplemente no aceptan ese nivel de putrefaccion que por desgracia existe en toda la sociedad cubana, sus "instituciones", las pro gubernamentales y las que no estan con el regimen.

saludos y gracias por el comentario...LONG TIME NO SEE YOU..!!