¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, agosto 03, 2011

¿SON O NO SON DEMóCRATAS?



Por Aldo Rosado-Tuero-Director de Nuevo Acción.

"La verdad de la verdad / y la verdad verdadera / y la verdad como un templo / son verdades como fieras"

Yo no firmaría nunca el documento que han titulado "El Camino del Pueblo". No he explicado mi postura, porque creo que ya lo han hecho--y con muy buenos argumentos, y posiblemente mejor de lo que yo lo hubiera hecho--otras valiosos e inteligentes compatriotas.

Pero lo que me admira, y me da una medida de hasta donde ha anidado el sentido de intransigencia total injertado en la mente de los cubanos por el castro-comunismo, es que los que firman el documento en que afirman que abogan por el fin del totalitarismo y el establecimiento de la democracia en Cuba, atacan a los que en uso de su libérrima voluntad, han decidido, no solo no firmarlo, sino explicar porque no lo firman y de oponerse a sus planteamientos por creerlos infantiles, cuando menos.

Oswaldo Payá y los que le acompañan con sus firmas respaldando ese documento, tienen todo el derecho del mundo en elaborar y lanzar cuanto documento se les ocurra, pero a los que no les gusten sus planteamientos también tienen el mismo derecho a criticarlo, combatirlo y hacer público sus criterios. De eso se trata la democracia.

¿Por qué se va a demonizar a los que manifiestan su oposición a esos planteamientos? ¿Se quiere de verdad la democracia para Cuba, o solo se dice de los dientes para afuera? Si es verdad que eso es lo que se persigue, comencemos a demostrarlo desde ahora mismo. No hay que esperar a que desaparezca la tiranía para practicar la democracia. Payá y sus seguidores tienen que aprender que no son los únicos que pueden hablar y pensar en soluciones para Cuba. Si derecho tiene Payá, el mismo derecho le asiste a Biscet y a cuanto cubano bien nacido busque lo mejor para su patria, por muy encumbrado o humilde sea.

Y no es reprochable que personas que piensan con cabeza propia, se muestren desconfiadas cuando se hacen ciertos planteamientos, firmados por conocidos colaboradores de los Servicios de Inteligencia del régimen, que se sabe que pueden ser utilizados por la tiranía para salvarse en un momento en que el agua les llegue al cuello, montándose una falsa oposición, cosa que guardan como una carta bajo la manga.

Este plan no es nuevo. Ya se trató de poner en práctica anteriormente, cuando el difunto José Abrahantes lo implementó a través de Elizardo Sánchez Santa Cruz. Este plan se engavetó cuando Abrahantes cayó preso y lo asesinaron en la cárcel, en un pase de cuenta entre gánsteres de igual ralea. Si alguien lo duda, que nos ayude a presionar al Departamento de Estado de esta Nación, para que desclasifiquen los telegramas que en aquella época se enviaban a Washington por el personal de la SINA, cuando un conocido disidente de la época, que participó en el plan, cuando Elizardo lo llevó a ver al Ministro del Interior, le contó a los diplomáticos norteamericanos de que se trataba . Este disidente, ya fallecido, le contó a las Autoridades de la SINA toda la trama, justificando su participación en aquella triquiñuela, que hoy nos tratan otra vez de vender.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: