¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, agosto 11, 2011

DIEGO TRINIDAD Y SU APORTE A LA HISTORIA DE CUBA


Guillermo Lousteau, Carlos A. Montaner, Marcos Antonio Ramos, Juan F. Benemelis, Miguel A. Castillo y Diego Trinidad.(Fotos Alvaro Mata)


Efrén Córdova, en el uso de la palabra.

Por Emilio Martínez Paula

Estamos pasándole la vista al libro El Ocaso del Régimen que Destruyó a Cuba, resultado del estudio realizado por Juan F. Benemelis, Miguel Castillo, Efrén Córdoba y Diego Trinidad, historiadores y profesionales reconocidos por su alta cultura, verdaderos especialistas consagrados por sus numerosos libros y estudios sobre la historia de Cuba. En su contraportada lleva dos notas una de Carlos A. Montaner que afirma "que es el mejor resumen analítico que conozco de la realidad cubana actual". Finalizando con su habitual optimismo: "es el libro perfecto para leer durante el entierro, tal vez próximo, del comunismo cubano". La otra nota firmada por Guillermo Lousteau y Heguy cita a Hannah Arendt que afirma: "que los movimientos no son los que echan los gobiernos sino que son los gobiernos los que se caen y los movimientos se limitan a ocupar el vacío" Otro punto de vista a estudiar con calma y muy discutible, según el que comenta este trabajo de Diego Trinidad.

Capítulo XI: LA CRISIS DE LOS COHETES DE OCTUBRE DE 1962: GARANTÍA DE LA REVOLUCIÓN La Crisis de Octubre, señala Diego Trinidad, tiene sus orígenes a principio de 1962, cuando el premier de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (USSR) Nikita Khrushchev, en un discurso secreto en el Kremlin, le anunció a sus colegas que la posición de los soviéticos en la lucha entre los súper poderes era tan débil, que Moscú no tenía más remedio que sentar el paso en la política internacional. (166) Años antes, como resultado de la Crisis de Suez y su resolución, Khrushchev se había convencido de que sus amenazas de usar armas nucleares contra Gran Bretaña y Francia había sido responsable por la retirada de las tropas anglo-francesas de Egipto. (167) Este convencimiento – reafirma Diego Trinidad- fue el germen de la idea tras su gran apuesta para ganar la Guerra Fría introduciendo cohetes nucleares en Cuba para chantajear a Estados Unidos. Meses después de su discurso secreto ante el Presidium, en Abril de 1962, Khrushchev prime-ro le planteó la idea al mariscal Rodion Malinovsky, Ministro de Defensa y luego su más fiel amigo en el gobierno (pero algunas veces su mayor crítico), el vice premier Anastas Mikoyan, sobre qué le parecía introducir cohetes atómicos ofensivos en la isla de Cuba. Esta era la única manera, el premier ruso había decidido, en que Rusia se podía igualar a Estados Unidos sin gastos ruinosos para su débil economía. Todo este andamiaje se originó con Khrushchev. Fue su idea, el plan se laboró bajo su dirección meticulosa y Castro y Cuba no contaron para nada, excepto que Cuba tuvo que aprobar los planes de la introducción de los cohetes nucleares en la isla. Pero antes de describir la génesis y desenvolvimiento de los que después se llamó Proyecto Anadyr, por el río del mismo nombre en Siberia, es necesario describir la motivación de Khrushchev para concebir lo que muchos todavía consideran un plan demente. Y para eso tenemos que volver al desenlace de Girón, y sobre todo, a la reunión entre Kennedy y Khrushchev en Viena, Austria, en Junio de 1961.

Continuará en el próximo número. NOTA: El estudio es valioso e importante, pero el espacio es limitado. Continuaremos en el próximo número. Vale la pena abarcar el tema. Sobre todos para los que en esos días confiábamos que pronto todo cambiaría en Cuba y estábamos en un campo de entrenamiento. Además es un valioso aporte a la historia de Cuba.

Vía lainformación.us


No hay comentarios.: