¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, agosto 26, 2011

CUBA SOCIALISTA ES UNA SOCIEDAD DEL MIEDO



Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Medalla Presidencial de la Libertad

lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com

Es imposible olvidar los crímenes del régimen Nacional Socialista Obrero Alemán instaurado por Adolfo Hitler. Un régimen que no solo causó la Segunda Guerra Mundial sino produjo el horrible holocausto judío. Éste último cobro más de seis millones de vidas de víctimas inocentes. Tampoco pueden ser olvidados los crímenes del comunismo internacional con más de cien millones de muertes, dentro de ellos los crímenes de lesa humanidad a través de las limpiezas étnicas en Kosovo y Kampuchea, de Milosevic y de Pol Pot, dos monstruos sin siquiera un ápice humanidad.

El solo hecho de mencionar estos crímenes abominables nos hace preguntarnos cómo pudieron ocurrir en el mundo civilizado del siglo XX. La respuesta está en que los mismos tuvieron lugar en sociedades antidemocráticas que despersonalizaron a sus ciudadanos con el paternalismo y el terror de estado. Estos regímenes brutales contaron además con la indiferencia y la complicidad de gobiernos inmorales que no tienen derecho a llamarse civilizados.

Esta es la situación imperante en estos momentos en la Cuba socialista y en los territorios palestinos de Gaza, así como en las ciudades autónomas de Samaria-Judea, dominadas por el movimiento terrorista de Hamas y la Autoridad Palestina. Este tipo de regímenes con actitudes delictivas contra su población crean en sus respectivos países lo que se conoce como sociedades del miedo.

¿Qué es la sociedad del miedo?

Es una sociedad donde las personas no pueden opinar libremente en las plazas, parques, calles u otros lugares públicos sin el miedo de ser golpeadas, detenidas y encarceladas. El miedo es el arma política predilecta de aquellos gobiernos tiránicos cuyo principal objetivo es dominar y controlar a la población que compone su sociedad.

El miedo es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. El mismo se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. Su máxima expresión es el terror.

El miedo puede ser un elemento beneficioso para todas las especies animales y humanas. Un mecanismo biológico de adaptación para la supervivencia y defensa de los individuos en sus respuestas rápidas y eficaces ante situaciones adversas.

El miedo es utilizado por los regímenes tiránicos para intimidar, reprimir y despersonalizar a los ciudadanos causándoles temor, inseguridad y desconfianza. Los tiranos utilizan el conocimiento científico para subyugar a sus súbditos través de la despersonalización. De esa manera desencadenan en la población procesos psicológicos como el llamado Síndrome de Estocolmo, el trastorno de estrés postraumáticos y el trastorno de indefensión aprendida.

CONCEPTUALIZACIÓN DE ESTOS PROCESOS PSICOLÓGICOS

Síndrome de Estocolmo: Las víctimas en contra de su voluntad desarrollan una relación de complicidad con sus victimarios. Por tal causa, los secuestrados o prisioneros desarrollan sentimientos de empatías que los conducen a cooperar con sus captores en el logro de sus fines y en la evasión de las autoridades. Fue brillantemente descrito por el psicólogo Nil Bejerot.

Trastornos de estrés postraumáticos: Detallado por el psiquiatra Robert Graves, quién sostuvo la idea de que hasta los hombres de gran valor personal podían derrumbarse bajo condiciones extremadamente estresantes. Los psiquiatras americanos consideraron que cualquier hombre podía derrumbarse bajo un intenso estrés prolongado.

Trastorno de indefensión aprendida: Fue postulado por el padre de la psicología positiva, Martin Seligman. Es la condición psicológica en que el sujeto aprende a creer que esta indefenso, que no tiene ningún control sobre la situación en la que se encuentra y que cualquier cosa que haga es inútil para cambiarla. Como resultado, el individuo permanece pasivo frente a una situación desagradable o dañina, incluso cuando dispone de la posibilidad real de cambiar estas circunstancias.

Todos estos procesos de deterioro de la salud mental son reversibles bajo cuidados médicos especializados.

El Dr. Renny Yagosesky, nos ofrece algunas recomendaciones para superar la indefensión aprendida. Por ejemplo:

Comprender que se trata de una percepción y no de una realidad imposible de cambiar.

Asumir que todo pasa y que mañana es un nuevo día que está lleno de posibilidades.

Buscar formas creativas de abordar la situación valorada como amenaza.

Apoyarse en personas que tengan otros recursos que uno no posea.

Reevaluar o reconceptualizar la situación en busca de ángulos positivos.

Aceptar, adaptarse y esperar un mejor momento para actuar, si se considera que realmente nada puede cambiarse aquí y ahora.

Centrarse en los recursos, dones y talentos, en vez de enfocarse en el problema o en sus posibles consecuencias negativas.

La Dra. T. Burke y el Dr. D. Reardon ofrecieron otras recomendaciones para lidiar con casos de soldados que sufrían de estrés postraumático. Por ejemplo:

Respetar a la persona, fomentar su sentido de autoestima, motivarle para volver a la batalla apelando a sus deberes frente a sus compañeros y aversión al enemigo.

Todas estas técnicas terapéuticas pueden ser utilizadas en la búsqueda de su libertad y en la aplicación de la lucha cívica no violenta por los infelices a quienes ha tocado vivir bajo sociedades del miedo. Este método hace sentir libre al individuo desde el primer día de su implementación porque deja de ser obediente, cooperativo y sumiso ante la dictadura quitándole sus fuentes de poder. Esto hace que las palabras filosóficas de F. Schopenhauer sean cada día más vigentes:

“Que no es la dificultad la que les impide atreverse, sino de no atreverse viene toda la dificultad”.


Bibliografías consultadas

Principios de Medicina Interna. Harrison. 16ª edición.

The Merck Manual. 18th Edition.

Diccionario de Medicina. Océano Mosby. 4ta edición.

Wikipedia, la enciclopedia libre.

De la Dictadura a la Democracia, por Gene Sharp. 2003.

Alegato por la democracia. Natan Sharansky. 2006.

Vía lanuevanacion.com

No hay comentarios.: