¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, julio 22, 2011

LA HISTORIA EN LA MEMORIA

LOS REPUBLICANOS ESPAÑOLES EN CUBA



Por Juan Cuellar

Hay libros que llegan y te toman del brazo como un padre amoroso que protege los pasos de un hijo. Libros que te hacen soñar, llorar y reir. Libros que acarician el alma y te marcan el caracter y te azotan la conciencia. Libros que como los rayos del sol, nos separan de las tinieblas y como a las plantas nos hacen crecer. Pero hay libros que llegan como luces muertas de enormes huecos negros que lo traga todo, hasta la luz.

El libro "El Exilio Republicano Español en Cuba" del cubano Jorge Domingo Cuadriello es uno de esos libros. No tanto por la luz muerta que destellan sus páginas en la falsa narrativa, más bien, con la luz que un día emanaran los astros el día de su muerte para convertirse en esos temibles huecos negros devoradores que sembraron y abonaron la semilla de las tinieblas que ya comenzaba a empozarse en el cielo insular del anti-imperialismo que muy bien supieron fomentar los republicaNos españoles. Hay libros que cumplen una misión que el autor no persigue o siquiera imaginaba. El libro de Cuadrielo es un ejemplo de ello. Su libro debe estar en cada biblioteca, cada centro de estudios, cada hogar y cada lugar donde se quiera conocer la esencia del desastre que le tocó a Cuba sortearse en la intelectualidad de la Cuba de la Tercera Década (con mayúscula) de su república. Un libro bibliográfico que demuestra, contrario a la intención del autor, la penetración comunista en cada segmento de influencia en la sociedad cubana.

Tomaré de sus páginas las pruebas concretas de la abundancia de datos que ofrece Cuadriello para demostrar, por encima de cualquier duda, las intenciones y el papel que estos hombre de la cultura roja sembraron a todo lo largo y ancho de nuestra república para llevarla al abismo en donde hoy se encuentra. Sus aspiraciones y fundamentos para llevarla al matadero de su historia. Hombres de letras, de historia, de versos, de teatros, de medicinas, de archivos, de arquitecturas, de conferencias, del periodismo, de profesores, en fin, toda una amalgama reunidos y agrupados en una guerra sin cuartel para imponer su ideología en su país y cualquiera de los países que lo acogieron con los brazos abiertos. El exilio Republicano Español en Cuba es un ejemplo del costo que pagó nuestra república al recibir a los falsos Republicanos Españoles. Su república no era otra cosa que el totalitarismo que trataron de implantar en la España de la cual huyeron.

Los Republicanos Españoles en Cuba: ¿Por quién doblan las Campanas?





Un reporte de 125 páginas acerca de las actividades de Ernest Miller Hemingway en los archivos del FBI revelan al famoso escritor como un agente de los servicios de espionaje del FBI en Cuba, muy ligado a los republicanos españoles en su lucha por penetrar los círculos de la Falange y al curso terrible que había de tomar los destinos de Cuba. El reporte narra la amistad entre el escritor norteamericano Hemingway y el embajador de los Estados Unidos en Cuba, Spruille Braden que dio inicio a la idea de Hemingway de crear una red de espionaje para vigilar las costas de Cuba en busca de submarinos alemanes durante la guerra: "Su experiencia en la Guerra Civil Española, sus amistades con los españoles republicanos exiliados en Cuba y su larga experiencia en la isla lo colocan en una posición útil a nuestros servicios de inteligencia" decía el Embajador Braden a finales de agosto de 1942 en el reporte.

Hemingway, quien verbalmente manifestaba su animadversión por el FBI, a quienes los tildaba de "gestapos" tenía una gran influencia en los círculos de poder en Washington, especialmente en la Casa Blanca, donde Eleanor Roosevelt era una amiga íntima del escritor que se reunía con Hemingway cada vez que éste se encontraba de visita en Washington. También, el Secretario del Tesoro, Henry Morgenthau fue recibido por el escritor del "Viejo y el Mar" en su finca en San Francisco de Paula, localizada a 15 kilómetros de la Habana, de visita en Cuba: "Desde ese dia, la correspondencia entre Morgenthau y Hemingway llegaba en las valijas diplomáticas del Departamento de Estado", decía el informe del FBI.

La red de Hemingway comenzó con 16 miembros: 4 operarios (policias españoles exiliados en Cuba a tiempo completo) y 12 informante en bares, cabarets y camareros de restaurantes famosos y cafeterías populares) para terminar con 26 miembros. Su red cubría las ciudades de la Habana, Matanzas, Camagüey y Santiago de Cuba. El costo de la embajada para mantener la red de Hemingway era de $1,000.00 mensuales, más cientos de galones de gasolina para los servicios de vigilancia de Hemingway por las costas de Cuba, las cuales duraban semanas en alta mar bajo la cobertura de estar pescando. El FBI estaba preocupado por las asociaciones del escritor con todos los frentes comunistas en Estados Unidos, especialmente los relacionados a los "comunistas españoles" y un posible escándalo con las autoridades cubanas si llegara a descubrirse sus actividades de espionaje. El embajador Braden le escribe una carta al General Benites diciéndole que "Hemingway era una persona de su confianza" y Benites le responde que él conocía a Hemingway y éste gozaba de su consideracion.

Los reportes de Hemingway eran de poco valor y en acasiones se tornaban novelescos. Un caso peculiar fue de un supuesto complot del General Benites de darle un golpe de estado a Batista en un viaje que tenía planeado a Washington. Hemingway afirmaba que Benites estaba entrenando un batallón de policías de motociletas en el uso de rifles para tomar el poder. Los servicios de inteligencia de la embajada confirmaron que esa actividad era común en el entrenamiento de dichas fuerzas, ya que la policía pertenecía al Ejército Nacional cubano. Otro caso estaba relacionado a una "caja" herméticamente cerrada que un agente de Hemingway había descubierto en el Bar Vasco, que según Hemingway, contenía informaciones de espías falangistas. El paquete lo recuperaron agentes del FBI de la embajada y en su interior solamente encontraron una "edicion barata del libro “La Vida de Santa Teresa”. Cuando le mostraron a Hemingway el contenido acusó al FBI de que se habían robado la información y luego de ser confrontado por el Attaché, dijo que solamente estaba bromeando.





Lo más revelador de este informe es el pedido de Hemingway a que un viejo amigo durante su participación como corresponsal de guerra en la Guerra Civil Española, El Teniente Coronel del Ejército Republicano, Gustavo Durán (foto), sea incorporado a su red de espionaje. El comunista Durán, quien es el personaje que inspiró la obra famosa del escritor "Por quien doblan las campanas" fue trasladado a Cuba a petición del embajador Braden. Este espía comunista, amigo íntimo de Hemingway, Eleanor Rooselvelt y con una esposa de una familia de espías comunistas estuvo bajo el mando de Mangada, asesino de quienes se oponían al comunismo español. Según admite el propio Hemingway en este reporte que hacían los comunistas con un tiro en la nuca.

Durante la Junta de Defensa Nacional bajo el General Miaja, Besteiro y Casado para negociar la rendición de Madrid, este comunista "leal" abandonó su puesto militar y se llevó sus tropas al lado de los comunistas que atacaron Madrid para derrocar a la Junta Militar. La matanza fue enorme y cuando Franco se acercaba desde Cataluña, salió huyendo buscando ayuda de diplomáticos ingleses, que lograron sacarlo en un destroyer a Marsellas; ahí por poco lo matan los militares que él había traicionado. Salió rumbo a Inglaterra en un barco hospital. Ahí conoció a Bonte Romilly Crompton y en diciembre 4 de 1939 se casa y viaja a Estados Unidos, en donde se reune con su viejo amigo y compañero de cuarto en España, el cineasta Luis Buñuel, quien era director del Museo de Arte Modernas de Nueva York.

Luis Buñuel le informó al FBI las actividades de Durán durante la Guerra Civil Española y la rebelión comunista de Madrid. Durán negaba que era comunista y que nada sabía de tal sublevación comunista. Otro informante del FBI acerca de las actividades comunistas de este asesino fue Juan Chabas (padre) quien confirmó su amistad con su hijo, Juan Chabas Martí, connotado comunista y capitán del ejército republicano. Su participación en la red de Hemingway impresionó más al Departamento de Estado con sus reportes titulado "La opinión de la Calle" que recogía este sujeto en los bares, cafeces, restaurantes, hoteles y otros lugares públicos en Cuba. El FBI sabía, según informantes, que los comunistas republicanos españoles decían tener infiltrada la embajada norteamericana. El FBI sabía quien era Durán, pero debido a su amistad con Hemingway y los contactos de éste con el Embajador Braden y con la Casa Blanca, evitaban circular la información como correspondía, tratándola con cautela.

Durán tenía acceso a toda la información secreta en la embajada. El FBI cuestionaba la "importancia" del reporte "la opinión de la calle" de Durán y el interés desmedido del embajador Braden y el Departamento de Estado en mantenerlo en Cuba, después que se terminó con la red de Hemingway. El embajador Braden lo consideraba un hombre de confianza. A tal punto decidieron el curso terrible de Cuba los comunistas republicanos al servicio de la Unión Sovíetica, que el agente especial de inteligencia, H. E. Knoblaugh fue transferido de la Embajada debido a los informes de Hemingway y Durán, quienes lo acusaron falsamente de ser un agente de la Falange, que había escrito un libro franquista. Luego, el embajador Braden, quien autorizó la transferencia, comentó que apenas había leido 40 páginas del libro y no había encontrado sustancia algunas en las acusaciones contra Knoblaugh. Pero de todas formas lo sacó de Cuba.

Cuando el embajador Spruille Braden es asignado embajador en Argentina, en mayo de 1945, nombra a Gustavo Durán como "asistente especial"; y en 1946 Durán ocupa el mismo título en el Departamento de Estado. En 1951 el senador McCarthy lo acusa de ser un agente militar comunista de la SIM Sovíetica. Se integra en la ONU. En 1969 muere en la isla de Creta.

Cuando usted oiga la frase acuñada por Ernest Miller Hemingway ¿Por quién doblan las campanas? Puede, con toda certeza, afirmar que doblaron por el comunista Gustavo Durán, quien "Hemingway llevó a Cuba a uno de sus puntos mas peligrosos en la revolución que se avecina, al llevar a Cuba a Gustavo Durán" como afirma este reporte del FBI.

Vía nuevoaccion.com

No hay comentarios.: