¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, julio 14, 2011

CHAVEZ, CASTRO, MORALES, CORREA Y ORTEGA, LOS CINCO JINETES DEL APOCALIPSIS


Por Emilio Martínez Paula

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis se definen como algo que tienen un final violento, también por extensión como cuatro figuras del mal. A este equipo que acabo de mencionar pronto se le ha de juntar Ollanta Humala, que ha empezado visitando a los Estados Unidos, como hizo Castro en sus primeros días en el poder. Allá Vargas Llosa con su conciencia que votó por Ollanta por su rencor por la derrota que le infligió Fujimori. ¿Todo esto terminará en el caos, las guerras y la muerte? Dios quiera que no. Ojalá se dediquen a salvar a sus pueblos del hambre y la miseria sin culpar a nadie. Que se culpen a sí mismos. Porque el peor de todos los patronos es el Estado. Miren a Cuba. Castro es el patrón único. Los actuales mandatarios arriba mencionados tienen que regresar, tomar el camino, para ellos un tanto peligroso, de la democracia.

De ese grupo de ambiciosos de permanecer en el poder para la eternidad hemos olvidado al más peligroso: Lula Da Silva, el gran líder brasilero, el peor enemigo de las ideas y el pensamiento democrático. Se ha perpetuado en el poder utilizando a Dilma Rousseff una guerrillera de antecedentes nada favorables.

Pero el líder brasileño es un hombre pragmático que sabe que sin iniciativa privada no hay economía. Que para que el mundo sea mundo siempre habrá ricos y pobres. Lo que es injusto, pero Dios nos hizo a todos distintos. Unos nacen para ser famosos: artistas, cantantes, para ser ricos. La mayoría para vivir luchando con la vida. Para mal vivir.

Sólo en los países capitalistas la gente vive un poco mejor. Y que no se confunda nadie. Hay países que viven en la miseria porque sus gobernantes son incapacitados o corruptos. Hay países como México que pese a estar llenos de riquezas no se superan. ¿De quién es la culpa? En México tienen de todo: petróleo, tierras fértiles, minerales, industrias, entre otras el turismo, es un país capitalista, pero pierden lo más importante de un país, sus trabajadores, que tienen que ir a otras tierras donde son de los mejores obreros porque en su patria no encuentran trabajos. Los pobres esperan que les den un puesto para ganar el pan de cada día, mientras los que aspiran a ser ricos, a tener mansiones y vivir bien, son los que crean las economías y crean los trabajos. Sí, pueden ser abusadores, pero las leyes los sitúan en el lugar que deben estar. Pero son los que saben hacer riquezas. Los obreros no tienen que ser mejores. Cuando los ricos compran un carro de lujo les dan vida a los obreros que lo fabrican. Cuando compran una mansión lujosa son millones de dólares que llegan a los trabajadores de la construcción, a los que venden los materia-les para fabricar viviendas, ladrillos, cemento, a los arquitectos, en fin a todos directa o indirectamente. Por eso cuando se detiene la fabricación de casas, se derrumba la economía. Los ricos pueden ser generosos o no, pero en muchos casos donan millones para obras de caridad.

Algunos argumentan que ese dinero y esas donaciones son consecuencia de la explotación de los trabajadores, pero la mayoría de esos hombres que se hacen ricos son iguales, mentalmente, que sus trabajadores, lo que pasa es que tienen un talento para hacer dinero, que no todos tienen.

Hay cientos de personas que son muy inteligentes pero viven en la pobreza, porque no saben cómo ahorrar y ganar dinero. Prefieren, en vez de ahorrar, pagar entradas para ver espectáculos, béisbol, balompié, etc. Cuando un boxeador, deporte brutal, un pelotero o un deportista que no contribuye en nada al progreso ni a la tecnología ni a la ciencia, se hace millonario a todos los fanáticos les parece bien. Pero les parece mal si un comerciante que trabaja diez o doce horas o más sirviendo al público se acuesta sin poder dormir si las cosas del negocio no marchan bien, si algún día llega a ser rico o simplemente aunque no sea rico, vive mejor, gana un poco de más dinero que los demás.

Un ejemplo de lo que hacen algunos ricos lo tenemos en Henry Ford. Cuando comenzó a fabricar automóviles el precio era tan económico que todos podían comprarlo. Cuando aumentó el salario a cinco dólares la hora fue un escándalo, pues el salario mínimo era un dólar. Cuando los trabajadores se enteraron que Ford se estaba haciendo rico llegó un momento que tenía que entrar a sus fábricas con media docena de guardaespaldas. Gracias a Ford hoy todos pueden tener automóviles y en cualquiera de sus fábricas trabajan 40 ó 50 mil hombres con sueldos de 20 ó 30 dólares la hora. Sin embargo los que viven mal y les duele que otros tengan carros del año, sufren dos veces: porque la envidia les hace más daño a ellos que al envidiado. Hay gente, los lamentablemente muy cortos de mentes, que si ellos viven mal se alegran que otros viven en su mismo nivel de pobreza, aunque sepan que el tirano y sus cómplices viven en la abundancia y la riqueza.

No hay que ser muy inteligente- aunque hay gente muy bruta- para recordar que en el país del socialismo por excelencia la URSS, hoy Rusia, desde 1917 viven en la miseria, siendo uno de los países más ricos del mundo. Lo que pasa es que los únicos que viven bien son los líderes del Partido Comunista, que no tienen que trabajar ni hacer esfuerzo para vivir en las mansiones que le han robado a los ricos. Lo que pasa en Cuba, por ejemplo: Los dirigentes del Partido viven en la Quinta Avenida, Miramar y otros centros llenos de casas bien cuidadas, siempre recién pintadas. Hay un hospital fabuloso, parece un hotel de lujo. El Hospital donde se trata Castro y donde operaron al presidente Chávez, es un palacio de lujo, donde atienden a turistas y a los que pagan, mientras en los hospitales para el pueblo no hay ni agua ni jabón. Los enfermos tienen que llevar sus sábanas y almohadas.

Vía lainformacion.us

No hay comentarios.: