¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, julio 22, 2011

Al menos 18 muertos en nuevo estallido de violencia en la región china de Xinjiang



Pablo M. Díez / corresponsal en Pekín

Al menos 18 personas han muerto en un nuevo estallido de violencia interétnica en la región china de Xinjiang, donde buena parte de sus habitantes autóctonos –los uigures que profesan el islam y hablan una lengua emparentada con el turco– ansían la independencia. Tras minimizar el incidente hablando de cuatro fallecidos durante un par de días, las autoridades de Xinjiang han reconocido hoy que la Policía de Hotan abatió el lunes a 14 personas que atacaron una comisaría en esta turística ciudad de la Ruta meridional de la Seda famosa por su jade y enclavada a las puertas del desierto de Taklamakan.

CONGRESO MUNDIAL UIGUR SEÑALA QUE LA POLICÍA DISPERSÓ A TIROS UNA PROTESTA

Según el diario “Global Times”, portavoz en inglés del Partido Comunista, una turba armada “con granadas y artefactos explosivos” atacó varias oficinas gubernamentales de impuestos, comercio e industria. Portando pancartas con mensajes separatistas, incendiaron la comisaría de Policía y tomaron algunos rehenes, de los cuales murieron dos junto a un policía militar y un guardia de seguridad.

Frente a dicha versión oficial, el Congreso Mundial Uigur señala desde el exilio que la Policía dispersó por la fuerza una protesta pacífica, abatiendo a tiros a seis personas y a golpes a otras 14. Uno de sus portavoces, Dilxat Raxit, denunció además que 70 manifestantes habían sido detenidos en “una nueva represión violenta del Gobierno chino, que tacha de terrorismo cualquier demanda de los uigures”.

CONTROL DE PEKÍN

Cualquiera de las dos versiones resulta imposible de corroborar por el control que mantiene el régimen de Pekín sobre las ciudades donde se producen disturbios, en las que difícilmente pueden entrar los periodistas extranjeros, y a la censura en internet, que ha bloqueado cualquier referencia al incidente de Hotan, que tiene unos 300.000 habitantes.

En julio de 2009, hubo 200 muertos y 1.700 heridos, la mayoría de ellos de la etnia «han»

A principios de julio de 2009, se desataron en la capital de Xinjiang, Urumqi, los peores enfrentamientos de las últimas décadas entre los uigures y los “han”, la etnia mayoritaria de China que ha colonizado la región y controla el poder político y económico. Tras varios días de enfrentamientos, disturbios y tensas protestas, el balance final de víctimas ascendió a casi 200 muertos, la mayoría de la etnia “han”, y 1.700 heridos. Entonces comenzó la represión del régimen chino. Según el Congreso Mundial Uigur, una organización en el exilio que apoya la independencia, hubo unos 800 muertos y más de 4.000 personas fueron detenidas.

En oscuros procesos judiciales criticados por los grupos defensores de los derechos humanos, 190 personas han sido condenadas por su implicación en la revuelta, de las cuales 26 fueron sentenciadas a muerte y 9 han sido ya ejecutadas. Lejos de cicatrizar, la herida sigue abierta en Xinjiang, donde continúa la tensión dos años después de los disturbios de Urumqi.

XINJIANG, REGIÓN PETROLÍFERA

Con tres veces la superficie de España y ocupando una sexta parte de China, Xinjiang es una región estratégica para el régimen de Pekín por sus reservas de petróleo y gas naturaly sus fronteras con Rusia, Mongolia, Pakistán, Afganistán, India y varias repúblicas ex soviéticas de Asia Central. Desde los años 30 del siglo pasado, los uigures suspiran por la independencia para formar el Turkestán Oriental. Unas ansias secesionistas que han sido cortadas “manu militari” por el Partido Comunista, que ha colonizado la región. Destinados en masa durante los duros años de la “Revolución Cultural” para construir carreteras y ferrocarriles, los “han” ya suponen el 41 por ciento de los 20 millones de habitantes de Xinjiang, donde los uigures representan el 45 por ciento y otras minorías étnicas, como kazajos, tayikos, kirguises y uzbecos, se reparten el resto.

Vía lanuevanacion.com

No hay comentarios.: