¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, junio 15, 2011

¿QUé QUISO DECIR OBAMA EN PUERTO RICO?



Por Andrés Pascual

El único sector popular que vigila las amenazas contra la democracia y los derechos civiles en América Latina es el exilio cubano; incluso más que los americanos que, en algunos países, entre ellos Cuba, como que tienen empeño en permitir que lleguen, o en mantener a los criminales que la reprimen en capacidad de seguir por siempre jamás; ni las organizaciones internacionales creadas al efecto, que tienen más conocimiento e información por su capacidad de relaciones políticas y por su disposición financiera. El caso del exiliado nuestro es “sui generis”: huele al gobierno en camino a convertirse en tiranía dictatorial mucho antes que otros, incluso antes de que se declare o comience a actuar y es, cada uno, un soldado de la libertad y el respeto a las instituciones. Por eso se le llama intransigentes y solo se les acercan otros nacionales como “hermanos” cuando cayó su país en manos del totalitarismo, buscando, más que consuelo, apoyo, con la seguridad de que no habrá el reproche de “se los dije, arréglate como puedas”, sino la ayuda desinteresada por medio de la experiencia acumulada en 52 campañas de batalla solos.

Hace unos años, comunistas puertorriqueños constituidos en turbas callejeras, plegadas de banderas alegóricas al castro-guevarismo y al estalinismo, atacaron la casa de gobierno del Estado Libre Asociado y la destrozaron, con la Constitución estatal incluída. El virtual progromo, dirigido por La Habana desde sus bases operativas en Miami y en San Juan, se relacionó con el cubano Julio Labatud q.e.p.d, de amplia trayectoria de lucha anticastrista en Puerto Rico, al que los comunistas boricuas y de origen cubano detrás de movimientos como el Independentista, los Macheteros y el socialista de Mari Bras, culpaban como a uno de los 5 cerebros en el atentado al comunista de origen cubano Carlos Muñiz Varela (entre aquellos, también al líder recientemente fallecido Orlando Bosh).

Muñiz Varela fue llevado a Puerto Rico por sus padres en 1962, tenía 9 años. En la Universidad lo captaron los castrocomunistas. En 1977 visitó Cuba como dirigente de la brigada que financia al terrorismo castrista aquí y en Borinquen, Antonio Maceo y, el 28 de abril de 1978, fue ajusticiado a balazos.

El 8 de agosto del 2001, el Granma recontó la acción, la llamó “un crimen” y pretendió conmover al mundo con “dejó a una niña, entonces, de 5 años”, como si a Castro y a su pandilla de asesinos le haya preocupado nunca a quiénes y de qué edad deja alguien a cualquiera.

Puerto Rico, como Venezuela, ha sido un bastión del antiamericanismo, por lo tanto, terreno fértil para que “prenda el comunismo castrista”. En el caso del suramericano, se debe recordar que fue contra ese país la única vez que Estados Unidos puso en estado de alerta a sus fuerzas armadas, tratándose de una nación latinoamericana, al considerar que la vida de Richard Nixon, entonces Vice-Presidente, corrió peligro al ser atacado su auto durante una visita a Caracas en 1959.

Muchos puertorriqueños son adoradores de la tiranía cubana con todo y lo que se dice que prefieren mayoritariamente su status actual, incluso la integración absoluta a Estados Unidos, que lo define su predilección política por el partido de Obama y por el propio presidente y a pesar de alguna que otra protesta “equivocada” que le prepararon allá previo a su visita, segunda en su historia que un presidente americano ejecuta, casualmente, demócratas ambos, John F. Kennedy y, ahora, “el cazador de radicales”.

A casi todo el mundo le preocupa la influencia del isleño en “los asentamientos boricuas” dentro del país por lo del voto partidista favorable a los demócratas. A mí, lo que dijo Obama sobre la condición política de la Isla: “voy a trabajar para que Puerto Rico alcance su autodeterminación…” si eso no suena a editorial del Granma, pues yo lo desconozco todo; pero, aquello de “autodeterminación de los pueblos”, utilizado siempre en el caso boricua por quienes quieren engullírsela de verdad, nació en los cubiles de la Tri Continental-1966 en La Habana, cuya célula originaria, con carácter terrorista consumado, viene desde que Lolita Lebrón, Cancel Miranda y los demás asesinos que atacaron a tiros el Congreso Americano hace más de 55 años y está siempre en el despliegue propagandístico del comunismo internacional.

Como los venezolanos que inundan de lágrimas a Miami hoy, que buscan ayuda y consuelo por el error de concepto y apreciación en algunos casos, no tanto en otros, Puerto Rico debe tener cuidado en los pasos que da, al fin y al cabo, “a cualquiera se le muere un tío”.

Mientras viven y los dejan vivir de otra forma, a nadie le importa la tragedia cubana, hasta que pasan cosas…entonces nos utilizan como “paños de lágrimas”, quién sabe si de cocodrilos...

Vía nuevoaccion.com

No hay comentarios.: