¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, junio 17, 2011

OTRA VEZ LA IGLESIA CARAJ.....



Por Andrés Pascual

Sospechosamente, después del cierre del presidio político de micro-minoría disidente (1991, salida de Mario Chánez de Armas, 30 años después), también desaparecieron los “famosos” que visitaban a Cuba y a los cuales se les entregaban listas de presos para su excarcelación. Cualquiera que viajara a la Isla lo hacía; eran, por lo menos, 30 nombres solicitados para someterlos al filtro personal del tirano; por supuesto, el tipango soltaba los que quería, sin condiciones políticas muchas veces y a ninguno de los que le pedían.

El investigador Jacques Cousteau fue uno de los últimos que, en 1985-86, llevó su listica y Castro le preparó 22 calzoncillos, Bruno Salas y Mongo Grau entre ellos, los puso a vivir en el 2do. piso del Edificio # 1 y, el Día de las Madres de 1986, excarceló a un grupito que nada tenía que ver ni con la lista ni con los plantados, no había vuelos hacia acá, por lo que varios de ellos, como Carlos Álvarez Oquendo, de Mantilla y causa de 1979 por los sucesos del Cometa, 10 años de sanción por Piratería, viajaron a España; otros esperaron la reapertura del puente en 1988.

Durante esa época, el consiglieri castrista a cargo de la famiglia llamada Episcopado Nacional, con rango de presidente del mismo, Carlos Manuel de Céspedes, no era solo un vocero de la tiranía, sino un cabildero aquí, en Estados Unidos; pero el Período Especial fortaleció a la Iglesia Católica por medio de Caritas, que se convirtió en un mercado popular paralelo gratis.

Fue en esa etapa que el tirano criticó la eficiencia laboral del cubano, comparándola con el trabajo de unas monjas en alguna dependencia de La Habana, a las que llamó “increíbles” por todo y lo bien que lo hacían…solas.

Allí, posiblemente, elucubró el asalto por el apoyo total de la Iglesia. Nadie sabe, pero tampoco se debe dudar, cuánto haya aportado a las santas arcas del Vaticano para que, sorpresivamente, Juan Pablo II dignificara al arzobispo de La Habana, Monseñor Jaime Cardenal Ortega y Alamino, sin aparentemente un ripio de condiciones ni de experiencia superior, como uno de los cardenales con voto en el corazón del aparato eclesiástico.





Ortega (en la foto) es un elemento de Castro y peligroso, un elemento “raro”, al que, posiblemente, le hayan chantajeado para utilizarlo; o, quizás, ni falta hizo.

Con Ortega, a falta de aquellas personalidades útiles por lo de las peticiones de presos hasta 1991, recuperó la dictadura el elemento necesario entre sus rehenes, presos metódicos en carácter mercantil y sus libertades socorridas por países como España, pendiente de que se arregle el potaje con la Unión Europea, que impide la normalización basada en requerimientos bajo palabra de respeto a los Derechos Humanos.

Resulta que ayer un diputado echó pa’lante al Cardenal cuando dijo ante el Parlamento Español que Ortega le confesó que el tirano II le dijo que los ex carcelados serían deportados hacia allá, lo que se aprecia claramente en la operación salvadora del castrismo.

El hombre fue más lejos y dijo que Ortega había sido enviado a Bruselas, a la sede de la Unión Europea, a cabildear imploratoriamente para que se abandone la posición común y aceptan otra, más común todavía, que gire hacia la izquierda. Parece que en Cuba no creen en los encantos ni de el “canciller” ni del “presidente de la asamblea” ni, mucho menos, en ningún general, activo o retirado, a cargo de cualquiera de las funciones en el aparato tiránico-dictatorial.




Carlos Manuel de Céspedes (foto de la izquierda) dijo ayer que la relación entre la tiranía y la izquierda marcha viento en popa y a toda vela, mejor que en muchos países y yo no lo dudo; tampoco me pongo bravo, ahora, cada vez que puede, trato de convencer a alguien en Cuba del contubernio diabólico Iglesia-Dictadura para la que la abandonen; a fin de cuentas, según Jesús, cada cuerpo humano es un templo de Dios y le zumba el mango que tipos como los que dirigen la desprestigiada casa, pastoreen a corderos que, desde hace más de 50 años, se entretienen en sacrificarlos sin misericordia.

Ayer también, otro que dice que compone canciones, Carlos Varela, dijo que Cuba necesitaba “más libertad”; es decir, que con la que tiene no le basta…Si se les pudiera fusilar a todos y no se hace, que siga Castro allí mil años, sin dolor ni remordimientos lo digo.

Vía nuevoaccion.com

No hay comentarios.: