¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, junio 08, 2011

Los oportunistas cubanos de todas las orillas



Por Pedro Pablo Arencibia Cardoso

Nota del Bloguista

Recuerdo de mi barrio de La Habana, El Calvario, a dos vecinos batistianos que eran sargentos políticos de un concejal, de apellido Rodríguez si mal no recuerdo, que antes de los 6 meses después del triunfo de la Revolución ya estaban compartiendo con y como revolucionarios en la llamada ¨Casa del 26¨, que eran las casas donde se reunían los revolucionarios en 1959. Una noche, cuando las últimas elecciones de 1958, esos dos individuos llegaron a mi casa, y recuerdo que uno de ellos llevaba en sus manos una gran cantidad de cédulas de votación que había sacado de un maletín; cierta cantidad de esas cédulas eran de personas que las habían entregado a cambio de favores políticos (hechos o por hacer) que abarcaban desde empleos hasta camas de ingreso en hospitales públicos; pero no pocas de esas cédulas eran de personas que deseaban ir a votar pero temían ir a ejercer su voto por miedo a las amenazas, bien fundadas, del terrorismo revolucionario, las cuales iban dirigidas a todos los votantes, sin importar por quienes o porqué partido político la persona iba a votar. Tal fue el rechazo de la Revolución Castrista hacia aquellas personas que votaron en esas elecciones, que durante muchos años aquellos que habían votado no podían ser militantes del PURSC ni, posteriormente, del Partido Comunista de Cuba. A la persona que dude de la existencia de esos métodos terroristas, le sugiero, si lo encuentra, que lea el Manifiesto del Movimiento 26 de Julio Al Pueblo, del 12 de marzo de 1958, firmado por Fidel Castro Ruz y Faustino Pérez. Ese documento tiene tan marcado carácter terrorista que la tiranía se ha cuidado de no hacerlo público en Internet; no obstante, para la persona que conozca el idioma Inglés, les digo que en Internet existe una traducción hecha por el destacado historiador cubano Carlos Márquez Sterling y que la pueden encontrar en http://es.scribd.com/doc

Le hago la observación a mi amigo Esteban Fernández que no abundó lo suficiente (quizás por no hacer más largo su excelente artículo) respecto a los oportunistas del Exilio. En su artículo no incluyó a aquellos que más que la política, los guia el olfato para recoger dinero del Exilio y recibir los ¨grants¨del gobierno norteamericano. Son los oportunistas que usan, en el más estricto significado de la palabra: a figuras de la oposición interna cubana; al más, en ese momento, famoso ex preso político cubano llegado al Exilio; a los familiares de presos y mártires, etc. para avalar la recogida de dinero y con los nombres de esas personas llenar las planillas o ¨formas´ para recibir los ¨grants¨ que durante muchos años les han proporcionado disfrutar de altos niveles de vida. Son los oportunistas que después de usar durante años a opositores en Cuba, para que sus organizaciones en el Exilio tengan cierta importancia y les lleguen los ¨grants¨ de instituciones del gobierno de los EE.UU., no son capaces cuando esos mismos opositores llegan al Exilio, de conseguirle, o ayudarles a conseguir, siquiera un trabajo en una fábrica o factoría, llevándolos a situaciones desesperadas y hasta, al menos a uno de ellos, al suicidio, algo que no habían logrado en Cuba los esbirros de la Seguridad del Estado con las detenciones, los hostigamientos y las sentencias carcelarias contra ese joven opositor. Son los oportunistas que cuando un destacado opositor no manipulable llega de Cuba rumbo a su localización de refugiado en otro Estado de los EE.UU., lo esperan en el aeropuerto de Miami y le ¨aconsejan¨ que no se quede y que siga camino para el otro Estado para que de a conocer la causa cubana, cuando lo que realmente temen es que ese opositor les haga sombra y les llegue menos dinero a sus organizaciones. Son esos mismos oportunistas los que si el renombrado opositor es manipulable, lo usan de estandarte y lo pasean por el mundo para beneficio de su organización y de sus bolsillos. Son oportunistas aquellos que como una antigua secretaria o coordinadora de una famosa periodista, cuando la periodista pertenecía a una muy conocida organización, le dice a un fotógrafo opositor llegado de Cuba, que sólo la llamó para saludarla y preguntar si habría alguna posibilidad de trabajo: ¨Tú donde nos hacia falta era en Cuba¨. Son oportunistas aquellos que montan un circo fingiendo una llamada en vivo de un relevante opositor acabado de salir de la cárcel, para que el patriotismo se inflame y los bolsillos sean expléndidos en la compra de bonos patrióticos cuyo supuesto destino serán opositores cubanos que siemre se están preguntando: ¿ dónde está la ayuda ?, aunque en los ingformes que tienen que rendir las cuentas del Exilio cuadren bellamente. Todos sabemos que el papel lo aguanta todo.

Son oportunistas aquellos empresarios cubanos que dicen en Miami que van ayudar con sus inversiones cuando Cuba sea libre, cuando en Miami son mayorales con el látigo en la mano que les pagan el salario mínimo, y hasta menos, a sus compatriotas obreros que los han hecho millonarios, y que lejos de seguir las reglas esenciales del capitalismo no salvaje siguen aquellas como: ¨el que tiene padrino se bautiza¨, ¨el que tiene un amigo tiene un central ¨, ¨un par de t.... halan más que una carreta¨, etc.. Son también oportunistas los empresarios cubanos y cubanos-americanos de Miami que que ya desde ahora están entrando en complicidades con la tiranía de los Castro para explotar conjuntamente al pueblo cubano de la isla de tal manera que del pastel sólo las migas o migajas llegarán al obrero y pueblo cubano.

Son oportunistas aquellos que sin ser espías de los Castro llevan todavía ¨en su alma ´La Bayamesa´ ¨ del Castrismo y añoran la bota del totalitarismo si el Castrismo les hubiera mantenido sus prebendas y privilegios. Son oportunistas aquellos que llegaron a Miami, en cualquier época, por un problema solamente de comida o de barriga llena y no por la violaciónes de sus Derechos Humanos políticos y civiles. Son oportunistas aquellos que después de servirle al Castrismo de múltiples maneras llegaron a Miami no porque hayan cambiado su manera de pensar política o ideológicamente, sino porque temen que el Castrismo caiga y ellos paguen ¨los platos rotos¨.

Nada será peor que el Castrismo de más de medio siglo que hemos sufrido ni, sobre todo, tan largo, pero Cuba merece algo mucho mejor que oportunistas y camajanes, ya sean Castristas o antiCastristas. De no darnos cuenta quienes son, entonces habremos merecido estos más de 50 años de tiranía Castrista y muy seguramente ante nuestras narices se erigirán (por culpa de esos oportunistas, camajanes y explotadores) nuevos tiranos émulos de Fidel Castro disfrazados de mesías.

Vía baracuteycubano.blogspot.com

No hay comentarios.: