¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, junio 14, 2011

¡Esa gente tiene que haber hecho algo!



Por Andrés Pascual

Ni el recurrido “beneficio de la duda”; una parte notablemente grande de la población cubana se expresa como dije en el título ante los arrestos, desapariciones y fusilamientos de compatriotas a los que, muchas veces, se les cuelgan anexos acusatorios inventados por el G-2 para justificar un vil crimen como un acto de justicia.

¡Algo hicieron! Y nadie se pregunta; pero, ¡Carajos, ese hombre o esa mujer son 10, 20, 50,000 veces más honrado, más humano y más cubano que el elemento “piso’e tierra” que grita por encima de la conversación en bajo tono para imponer su trabajo de sucio reptil! ¿Cómo así?

Verdaderos gusanos inmundos, son más del 70 % del pueblo cubano en la actualidad. Martí no vivió el castrocomunismo, más le valió; si no, todo eso del ensayo Nuestra América con respecto al intestino del pueblo cubano, con seguridad que hubiera sido corregido en algunas partes, en otro tono y con otra intención.

Las bolas o rumores: “trabaja pa’la CIA”; “quería matar a Fidel”; “iba a volar el Círculo Infantil…” y, al que discrepe, como al umpire de pelota en el pueblo del home-club, “le echan la grada arriba” que concluye con una visita de la DSE intimidándolo con la pregunta ¿No será que tú lo conocías y tienes algo que ver con él? Y, si la causa necesita “mas colaboradores”, usted “va pa’dentro” sin conocer ni al individuo ni, como el resto de curiosos y pusilánimes, del asunto que se trata.

En Seguridad, si se asusta por las gavetas frías, los zapatos de Manacho, el hueco y las Salas Castellanos y Carbo Serbiá de Mazorra, pueden que se haga el hara-kiri con una descripción de los hechos que nunca supo en conocimiento superior a la rutina de su esposa e hijos. Ha ocurrido.

Y al que se ponga fatal le corresponde, según las leyes de los abominables cancerberos del crimen de lesa humanidad, el 10 % de la mayor sanción impuesta en la causa fabricada; pero, si hay una pena de muerte solicitada, entonces es entre 20-30 años su condena firme… conozco bien del asunto.

Cada vez que a la tiranía la recuestan por algo “saca un conejo del sombrero y…”: por lo de Sigler Amaya, el espía “enfermo y maltratado”; por la denuncia de las mazmorras hediondas y húmedas, aun en el Combinado, en que pernocta el preso político cubano en las prisiones castrocomunistas, el cuento del propio Castro de que al terrorista de la banda de los cinco lo tienen en un hueco (al tipo le patina la palanca de cambios: hace poco confundió a Rusia con la URSS y, en cuanto al hueco, describió el que ellos crearon paraa los presos políticos allá desde hace 50 años (solo que se quedó corto en la barbaridad) y yo estuve encerrado en uno, que lo voy a describir próximamente). Esos huecos son en Seguridad, durante la investigación, por lo general.

En 1980, para justificar como merecidas las criminales palizas y malos tratos de todo tipo que les daban a quienes intentaban irse por el Mariel y presentárselas al pueblo como “ven que se merecen mucho más que eso…” la Seguridad del Estado incendió el Circulo Infantil Le Van Tang, creo que en Marianao, extrañamente, no hubo víctimas ni sancionados; pero el acto se le adjudicó a criminales gusanos y contrarrevolucionarios “fantasmas”; el problema fue que Castro se personó en el lugar de un siniestro que no afectó la pata de una mesa, a los 5 minutos exactos de iniciado y ayudó “con el valor a que nos tiene acostumbrados”, al rescate de los niños…

No hubo pérdidas ni heridos en la farsa; pero demostraron que son capaces de poner en peligro la vida de quien sea con tal de justificarse ante el pueblo que, buena parte de él, todavía era capaz de explicarse el asunto como “¡Mira que estos gusanos son malos, deberían fusilarlos a todos!” Mientras, la horda progromista seguía con sus ataques a infelices en las calles y nadie salía a defenderlos.

Arrestos, fusilamientos contra conspiradores y luchadores reales, incluso durante los 80’s y después, en los casos del material patriótico de ALFA 66; a esa organización el dictador le tiene pánico porque “sí han hecho” y, si suman los años cumplidos en prisión, no las sanciones, los cumplidos, que es lo que “le zumba el merequeté”, el tiempo desde las calendas griegas no es suficiente para igualarlos. La cantidad que reclama Hebe de Bonafini con sus “Madres de mayo” como desaparecidos, posiblemente ni iguale los miembros asesinados de comandos y luchadores dentro de Cuba de Alfa por fusilamientos y ejecuciones extra-judiciales.

Como que se están moviendo en la dirección de la ex carcelación de sus cinco terroristas, lo que yo creo que se producirá cualquier día, la tiranía desempolvó, hace meses, la causa de “tres terroristas” presos desde hace 10 años, que “pretendían volar Tropicana” entre varias otras cosas: Ihosvani Surís, Máximo Prodesa y Santiago Padrón están a expensas del monstruo y sin salida, además del caso Gross. Pero en oferta para “el cambio”.

Un arsenal de AK-47, pistolas y aparatos de visión nocturna cuenta en la lista de material bélico que, dicen, les encautaron.

Esos individuos son rehenes de una circunstancia especial: utilizarlos en el momento que crean pertinente como apoyo a denuncias que superen las que ellos mismos reciben por crímenes de toda laya, sobre todo por terrorismo, que en Cuba “nació al duro y sin guante” desde la aparición del 26 de julio.

¿Cómo ha sido posible que estos disidentes, tomadores de nota de lo que quiera el tirano, muchos de ellos del concepto “permisibilidad disidente” como justificación de la tolerancia ante el mundo, nunca han denunciado la causa de los tres que mencioné? ¿Qué esperan? ¿Quiénes son los luchadores por la libertad de Cuba?

Imagino lo que pasa: bajo ningún concepto quieren perder ni el protagonismo ni el dinero del “grant” (que está en tablitas) ni, mucho menos, compartirlo, que algunas esposas de presos de la Primavera se quejaron porque lo que se les da es poco; sencillamente, el juego a la oposición como medio de vida por la variante menos arriesgada posible y, como aspecto de insoslayable sospecha, creándole a la tiranía la menor cantidad de problemas posibles, defendiendo a gente que, en el terreno ideológico y radical, son verdaderos independendistas sin solicitudes de cambios enfermizos, insuficientes para resolver una situación que ya no se sabe si se la merecen allá.

A los disidentes y a muchos opositores no les está permitido “juntarse” con el individuo de historial terrorista mucho menos representarlo en sus grupos; a fin de cuentas, casi todos proceden del cubil castrista. Ahora, aquí todo el mundo debe estar preparado para, si les retiraran “la ayuda humanitaria a los presos y a los activistas” (lo que puede suceder) contemplar cómo se quedan sin miembros esas organizaciones; si no, al tiempo…

Hay detalles y detallistas: como quiera que se llamen, estén en España, en Cuba o aquí; presos o en la calle, entre esos disidentes debe haber muchísimos que, cuando detuvieron a algún luchador anticastrista por “causas violentas de lucha emancipadora” en su barrio, trabajo… se hizo eco de la afirmación “algo debe haber hecho”; en el peor sentido del sentimiento de intransigencia patriótica; inexistente cuando forman parte activa del oficialismo represor, en unos casos; enriquecido con que, a lo mejor, ayudaron a facturar ese tipo de infamia lingüística con rango de oficial desde alguna oficina del DSE o del Partido.

Vía nuevoaccion.com

No hay comentarios.: