¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, junio 07, 2011

¿ES PARA DESPRESTIGIAR O DETRAS DE UN RECORD GUINNES?


Guillermo Fariñas

Por Andrés Pascual

¿Cómo funcionaba la preparación de una huelga en el “extinto” presidio político cubano de antes, el de los malos y violentos asesinos que querían eliminar a Castro, al castrismo y a los residuos que quedaran?

En primer lugar, la convocatoria era sobre bases de extrema seriedad ante una agresión a la moral individual o colectiva; por comida no, que el preso sabe dos cosas: que el enemigo que enfrenta es despiadado y que está allí por propia voluntad para darle cumplimiento al supremo sentimiento de la entrega total por la más grande causa jamás conocida: la libertad y la soberanía personal y de la patria…Al presidio político cubano no se entra para esperar una libertad que, a veces, es contaminada por instancias tan ajenas y nocivas como la tiranía y relacionadas con esta; tampoco a comer langosta Thermidor.

Un huelguista no aceptaba ayuda vital para mantenerlo vivo y hablando con la prensa, el que se comprometía con una exigencia personal o por solidaridad, sabía que era al costo de la vida.

Como que una huelga de hambre es un arma contra la tiranía, pues se cuidaba, no se hacía por cualquier cosa, porque, del respeto que se lograba imponer hasta para el G-2, si se abusa, se esfuma todo y se cae en el vacío de la pérdida de la personalidad y el valor como luchador, entonces no es capaz de mantener el mínimo de consideración respetuosa sobre él, sobre la huelga y sobre la posición que defiende.

Los primeros que denunciaron a la dictadura por las violaciones a los derechos humanos fueron un grupo que se hacían llamar Centinelas de la Libertad, entre los que estaban Humberto Medrano y Luis Conte Agüero, en el exilio o Arnaldo Ramos Yániz en Cuba (Arnaldo fue preso plantado en calzoncillos y, porque no lo atendieron, una afección en la vista lo ha cegado en el 95% de su capacidad visual) y funcionaron en el período 1960-1963.

En esa época, los “paladines” del archifamoso movimiento que ha mutado en varios más como Bofill, Rivero Caro q.e.p.d y compañía, estaban ejecutando la política castro-comunista desde sus militancias e imponiéndola en las aulas universitarias.

Pero en 1960 cayó preso el embajador Armando Valladares, máximo exponente de la denuncia y la defensa del preso torturado y asesinado en la prisión, que nunca aceptó el contubernio de “colectivizar” las denuncias con quienes contribuyeron a diseñarlas e implantarlas. Por eso Armando es grande para todos los que estuvimos presos antes de estos nuevos jueguitos “de borrón y cuenta nueva” de los busca eximirse de las viejas culpas y no tantas, bajo el manto del luchador por la libertad que, en casi todos los casos, es discutible por lo ajeno a lo radical.

Guillermo Fariñas anunció otra huelga de hambre sin que se haya olvidado aún el fraude de la de más de 100 días, con todo y ayuda médica del régimen, que convirtió el hospital en el que estaba alojado en una oficina de prensa y que puso a los grupos que lo apoyan, comenzando por la dictadura, a funcionar a todo tren desde Europa hasta Washington, pasando por Miami, como voceros del acontecimiento.

Hace poco Nuevo Acción republicó un material-respuesta en el que Aldo Rosado, director, debió defenderse de acusaciones como “agresor de los grupos disidentes”. Sin embargo, nunca esos grupos se declaran anticomunistas, siempre se mueven en el sentido que quieren Europa, los grupos que los apoyan en Estados Unidos y la dictadura; en honor a estos, consideran inexistente la verdadera lucha contra la tiranía y, muchas veces, exigen ayudas o más de las que reciben, como verdaderos mercenarios, para desarrollar papeles de mentiras en una lucha extraña.

Claro que no son todos, pero si muchos, sobre todo, dentro de las caras visibles de la capitanía con extensión al exilio. Es una falta de respeto acusar a quien diga 3 verdades contra una situación que se ha convertido en una fuente alterna para adquirir divisas personales, porque denuncie o comente que están utilizando el sagrado compromiso con la libertad de la patria como ejecución imperfecta hasta de la intención.

Lo de las huelgas de hambre de Fariñas es tan dudoso que solo admite dos ópticas y ninguna de ellas reconocible como el célebre grano de arena por la causa justa y digna de 52 años de valor y entrega.

Si se conociera el decoro, la historia de los luchadores por la libertad de Cuba que fueron asesinados o encarcelados con sanciones bestiales, cumplidas sin intermediarios a favor, la actividad “huelguística” del ex miembro de Tropas Especiales, “matador de buenos en la aventura africana”, solo puede ser considerada como la persecución de un nuevo récord Guinnes; o como el cumplimiento un punto importante del plan de trabajo creado por la tiranía para desprestigiar a los movimientos que representa; porque a los viejos, a los intransigentes, saben mejor que nadie que no pueden.

Vía nuevoaccion.com

No hay comentarios.: