¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, junio 30, 2011

EL MUNDO LIBRE Y CHINA



Desde hace muchos años, más de los que los observadores no sumamente cuidadosos hayan notado, China ha venido desarrollando una gigantesca capacidad económica, controlando inmensas zonas del mercado mundial. En los Estados Unidos de América, los chinos son dueños de un poder económico acaso insospechado, comenzando por la adquisición de valores del Tesoro americano hasta llegar a la producción industrial de vitaminas, de zapatos y, en fin, de cualquier cosa que tiene consumo en este gran país de Norteamérica. En las etiquetas de esos productos aparece claramente, junto con la marca estadounidense, que ha sido fabricado en China. Todo esto representa grandes avances en la economía mundial.

El crecimiento del poderío económico de China no hay que desvincularlo de sus ambiciones de dominar el mundo en un sentido total, alcanzando proporciones de potencia mundial de alta importancia. La capacidad económica de ese milenario país, con una superficie que desafía –por decirlo así- la imaginación, lógicamente puede llevarlo a una supremacía militar que aunque en la actualidad su interés básico es el poder económico, no se trata de algo que China subestime. Inclusive, para mantener su poderío económico, necesita disponer de recursos militares que son normales entre potencias de inmensa importancia. La historia lo demuestra así.

Ahora bien, ¿cuántos estadistas del mundo que puede llegar a ser esclavizado por los chinos se han preocupado por divulgar estudios serios para que se conozca en ese mundo ahora amenazado la existencia de ese terrible peligro? Asimismo, ¿cuántos estrategas militares están estudiando ese asunto? Al menos en materia de información pública no se sabe. Lo lógico es pensar que en Washington, concretamente en el Pentágono, se estén haciendo los planes correspondientes con respecto a una China como potencia militar agresiva. En el Departamento de Estado prevalecen más las cuestiones académicas y corrientes ideológicas dentro de sus campos. Y ha ocurrido en no pocas ocasiones que hay corrientes ideológicas de esas que favorecen a los enemigos, como fue el caso de la caída de Cuba en 1959, algo que en el cuarto piso del Departamento de Estado se sabía que venía.

La superficie de China y su población, así como sus recursos naturales, aunque tenga que importar petróleo, constituyen ya una amenaza para el resto del mundo.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: