¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, junio 12, 2011

El Gordo y la Flaca

Por Esteban Fernández



A mí, que soy cubano mil por mil ¿qué más me gustaría que poder admirar y aplaudir a un par de compatriotas míos y personalmente desearles todo lo mejor?

Pero el problema que tengo con Raúl de Molina y con Lili Estefan es que en todo momento les veo muy poco, o ningún interés, en ser compatriotas míos ni del resto de los cubanos. Le huyen a la cubanía como si fuera un dragón de dos cabezas

Por favor ¿es idea mía o estos dos “paisanos” evitan por todos los medios a su alcance hacer patente su orgullo por la tierra que los vio nacer? A veces yo me desespero porque en momentos determinados es casi un deber levantar la cabeza e indicar la gloriosa nacionalidad, y sin embargo siempre me decepcionan.

Si usted me dice que trabajan para una empresa en donde existe un cláusula en el contrato que les pide a todos sus empleados que utilicen un acento neutral y que nadie haga aspavientos rindiéndole pleitesías a sus países de origen, y todos obedecieran, me callaría la boca.

Pero no es así. ¿Ustedes no han escuchado a Roxana Franco dando las noticias de deportes? Esa muchacha tiene un acento y una fraseología mexicana que le traquetea. Y encima de eso no es neutral en los deportes, siempre termina rogándole a Dios por el triunfo de todos los equipos mexicanos. Entonces, ¿cuál es el miedo si Fernando Fiori suena más argentino que Dick y Biondi?

Y yo escucho y veo todos los días a todos los latinoamericanos haciendo alardes de su amor por su tierra natal y dando gritos de “Viva Borinquen”, “Arriba los dominicanos”, “Soy Boricua”, “Arriba México” etc. Y mientras tanto “el Gordo y la Flaca” siempre se tragan la lengua. Lucen amedrentados como si fueran a perder el sueldo y el empleo por simplemente susurrar que son cubanos.

Y ahí usted me ve delante del televisor los 20 de mayo, gesticulando y diciendo: “¡A ver gordo, no seas tan cobarde… y da un grito de VIVA CUBA LIBRE, reivindícate compadre!” A veces hasta presentan artistas en su programa que son de otras nacionalidades, pero que en Miami se han hecho simpatizantes de nuestras cosas y costumbres cubanas y les dan “pie para la décima” y dicen algo así como: “A mí me gusta mucho la comida o la música cubana” y ahí mismo se ponen pálidos y no son ni capaces de decir: “Sí, muchas gracias en nombre de nosotros los cubanos”. ¡Ñooooooooo que miedo tienen a decir que son cubanos!

No, de eso nada. Siempre insisten en la guataquería y en el “bésales el trasero” a “Los Tigres del Norte”, a “La Banda El Recodo” a Alejandro Fernández, a Ricky Martín, a “Los Tucanes de Tijuana”, a Daddy Yankee, a Luis Miguel.

Hasta a Paulina Rubio (quien es otra ridícula que siendo mexicana utiliza un acento tonto de “galleguita”) la cual le ha hecho varios desaires públicos a Lili Estefan y esta insiste en congraciarse con ella.

¿Usted alguna vez los ha escuchado decir en tantos años que tiene ese programa, algo así como: “Y ahora les vamos hablar del gran cantante Willy Chirino oriundo de la bella Provincia de Pinar del Río en la isla más hermosa del mundo? De eso nananina jabón Candado. Nunca en la vida los he visto enaltecer a la rumba, ni al son montuno, ni al cha cha chá, ni al mambo, ni a ninguno de los ritmos más lindos del mundo provenientes de la Perla de la Antillas. Que va, lo único que les falta es lamerle las botas a los que bailan la “Quebradita” o a la chusmería indecente del “Reguetón”.

Aplauden y ofrecen menciones especiales el día que se conmemora la Batalla de Puebla. Y yo les pregunto a ustedes: ¿Dicen algo el 17 de abril sobre la gloriosa Invasión de Girón?

Y cuando el Raúl regresa de un viaje a China comunista se desvive en elogios para ese criminal país. Y yo pienso: “¡Chico, que lástima que no te quedaste por allá!”.

Y les pido disculpas porque parece que no estoy cumpliendo con lo que predico. Les dije que: “Al que no le guste lo que escribo que no me lea”. Por lo tanto, les juro que jamás vuelvo a ver ese programa.

(Amabilidad del autor).

Vía zoevaldes.net

No hay comentarios.: