¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, junio 03, 2011

A diferencia del "modelo chino dictatorial", el "Modelo Taiwanes" es digno de admiración y un ejemplo para Latinoamerica y el mundo

Taiwán - modelo a estudiar



Por Alvaro Alba*

La distancia que separa a Occidente de Taiwán no ha permitido en toda su magnitud que se conozcan los detalles y la importancia de las transformaciones democráticas en las ultimas dos décadas en esa república. Taiwán dejo atrás un pasado autoritario, para con la paciencia propia del Asia iniciar un profundo proceso de apertura social y política que no tiene paralelo en la historia del Lejano Oriente.

Para estudiar el fenómeno democrático y económico taiwanés hay que dejar a un lado el principio de la clásica estructura del Estado occidental de los tres poderes: judicial, legislativo y ejecutivo. Nada que ver con Aristóteles, Jean-Jacques Rousseau, John Locke o Montesquieu. En Taiwán hay 5 poderes que se denominan Yuan Legislativo, Yuan Judicial, Yuan de Control, Yuan de Examinación y Yuan Ejecutivo. Los tradicionales poderes tienen la misma función que observamos en la mayoría de las democracias occidentales. Estas se encargan de promulgar leyes, impartir justicia, hacer cumplir las leyes y ejercer el gobierno.

Las dos que no aparecen en los Estados occidentales, los poderes de examinación y control tienen funciones y poderes que no asombran, y que explican en parte la historia milenaria del país y una rigurosa ética de gobernabilidad y justicia en China.

Las llamadas Provisiones Temporales Efectivas durante la Rebelión Comunista, que estuvieron vigentes en 1948 fueron abolidas en abril de 1991. Esas medidas constitucionales permitieron al mismo enfrentarse con éxito a las amenazas de la China comunista. Al final de la Guerra Fría, la elite gobernante entendió que habían cambiado los tiempos. La política internacional era diferente y el país necesitaba cambios internos. Se inició entonces un proceso de transformación hacia una nueva constitución y un nuevo sistema político. Desde 1991 hasta el 2005 se realizaron siete rondas de revisiones a la Constitución. No fue un cambio de semanas, o meses, ni siquiera un año. Se necesito mucho más para lograr una verdadera transformación en las leyes del país. No se trabajó con premura ni precipitadamente. Consenso, análisis y debate fueron piedras angulares.

Urge destacar que los miembros del legislativo no pueden tener otros cargos públicos, no pueden tener cargos en instituciones empresariales del Estado, con estrictas regulaciones sobre el cabildeo, las obligaciones de un legislador, las donaciones de campaña y pública, etc. El presidente cumple solamente dos mandatos de cuatro años y el poder presidencial se ha entregado en dos ocasiones mediante las urnas. El servicio civil entre los funcionarios taiwanesas es revisado y analizado por el Yuan de Examinación, y tiene ya unos 80 años de creado. El Yuan de control viene siendo una corte de auditores, donde se pueden llevar las quejas contra el gobierno y allí se estudian y toman medidas.

A finales de mayo el presidente Ma Ying-Jeou efectúo una conferencia de prensa para celebrar el tercer aniversario de su triunfo electoral y escogió la universidad de la ciudad de Tainan. El mandatario recordó que el país ha tenido el crecimiento mayor de los últimos veinte años. Cita como ejemplo el reciente Anuario de Competitividad Mundial 2011 que publicó el Instituto Suizo de Desarrollo Empresarial, donde Taiwán aparece en el sexto lugar del mundo en lo que a competitividad comercial se refiere. Reconoció que a ambos lados del estrecho de Taiwán las personas desean la paz, una economía vibrante y un gobierno limpio.

El compromiso con generaciones futuras pasa por la toma de decisiones coherentes en el presente, de ahí que se compromete Ma Ying- Jeou a no adoptar medidas que impacten negativamente en las venideras, y llama “justicia trans-generacional” al concepto de no permitir que las satisfacciones de las presentes generaciones sean o un peso o tengan una carga negativa para las futuras generaciones.

El Consenso de 1992 le permite a Taiwán mantener su soberanía, a pesar de la diferencia de ideologías entre las dos partes. Al mismo tiempo reconoce que esa tranquilidad pasa por una defensa adecuada, por lo que ha pedido a Washington la venta del armamento defensivo necesario, y este incluye los aviones F-16 y submarinos. Eso mejorara la capacidad defensiva y mantiene el equilibrio adecuado en Formosa.

La experiencia taiwenesa, va con paciencia y sapiencia labrando su futuro, y es un modelo digno de estudio.

*Periodista de Radio y Televisión Martí (OCB).

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: