¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, junio 26, 2011

CARDENAL ORTEGA PRESIONó PARA CERRAR REVISTA CATóLICA



Juan O. Tamayo
jtamayo@elnuevoherald.com

Un funcionario del Vaticano experto en Cuba dijo a diplomáticos norteamericanos en el 2007 que el cardenal cubano Jaime Ortega presionó para que se clausurara una revista católica de gran prestigio que a menudo criticaba al sistema comunista, según un cable del Departamento de Estado difundido por WikiLeaks.

El gobierno de Cuba quiso cerrar la revista Vitral durante años, pero temía una reacción adversa y por lo tanto “debe estar feliz, porque la Iglesia le hizo el trabajo sucio”, señaló el experto. La publicación no fue clausurada, pero su director renunció a su puesto y su contenido fue suavizado.

La oficina de Ortega negó en un correo electrónico que la Iglesia hubiera accedido a las peticiones del gobierno y dijo que aunque el gobierno cubano se había quejado de Vitral y otras publicaciones de la Iglesia, “las quejas nunca se han convertido en solicitud de cierre”.

El cable, enviado al Departamento de Estado por la embajada de EEUU en el Vaticano, también mencionó previos informes, no confirmados, de que los funcionarios del Vaticano a veces habían expresado que Ortega, quien también es arzobispo de La Habana, era demasiado amistoso con el gobernante de Cuba, Raúl Castro.

“Los funcionarios del Vaticano han insinuado en el pasado que Ortega se ha vuelto demasiado acogedor con Castro”, señaló el cable, fechado el 14 de mayo del 2007 y clasificado como “secreto”. Fue uno de los más de 250,000 documentos del Departamento de Estado que WikiLeaks proporcionó a McClatchy, que es propietaria de El Nuevo Herald y The Miami Herald.

Ortega recientemente ha ganado amplios elogios por sus conversaciones sin precedentes con Castro, que ayudaron a lograr la liberación de unos 115 presos políticos. Sin embargo, algunos críticos han dicho durante años que Ortega no ha tomado una postura fuerte contra los abusos de los derechos humanos en la isla. Ciento tres de los 115 presos fueron llevados directamente de la cárcel a los aviones que los condujeron a España, en lo que los críticos han llamado un exilio forzado.

Vitral, fundada en 1994 por la Diócesis de Pinar del Río, en el extremo occidental de Cuba, era considerada como la mejor publicación eclesiástica en la isla. Su nombre significa un ventanal de cristal en colores, refiriéndose a las opiniones multicolores que publicaba.

Pero en abril del 2007, la revista informó que “debido a la falta de recursos, el consejo de redacción [...] ya no será capaz de garantizar su publicación”. El director Dagoberto Valdés y otros miembros de la redacción renunciaron a sus puestos, la revista prácticamente suspendió sus críticas al gobierno y comenzó a publicarse cada tres meses en lugar de dos.

El anuncio desató especulaciones en ese momento sobre si después de que el monseñor José Siro González de Pinar del Río, quien respaldó a Valdés, se retiró a finales de 2006, su sucesor, Monseñor Jorge Enrique Serpa Pérez, cedió a las presiones para cerrar la publicación.

Un mes más tarde, Kirsten Madison, entonces subasistente del secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, viajó al Vaticano y se reunió con dos monseñores que se ocupaban de asuntos cubanos para pedir su ayuda respecto a Vitral y discutir la situación de los derechos humanos en la isla, según el cable.


Un funcionario que era nuevo en su puesto repitió la versión de que Vitral fue afectada por razones económicas, pero el otro, con más experiencia, “ofreció una mina de oro de información sobre la Iglesia en Cuba”. McClatchy no publica los nombres porque el cable pidió que fueran “protegidos”.

El funcionario con más experiencia “dijo que el gobierno había tratado de cerrar Vitral desde hacía años, pero tenía miedo de la posible reacción adversa. Cuando el obispo local [Siro] se retiró, el cardenal Ortega presionó al nuevo obispo, Serpa, para que lo clausurara, al parecer motivado por una animosidad hacia la dirección de la revista”, agregó el despacho.

El cable no dio detalles sobre cómo el funcionario había obtenido esa información. Valdés, que vive en Pinar del Río, se rió entre dientes cuando El Nuevo Herald le leyó parte del despacho, pero dijo que no quería hacer comentarios sobre el cable. Actualmente publica una revista online independiente titulada Convivencia.

“Lo que sí sé es que [ Vitral] molestó al gobierno”, dijo. Valdés, un ingeniero agrónomo, fue degradado a un puesto de bajo nivel en una empresa tabacalera estatal en 1996, cuando se negó a dejar de trabajar para la revista.

En la declaración que hizo por correo electrónico a El Nuevo Herald, Orlando Márquez, director de comunicaciones del Arzobispado de La Habana, dijo que los obispos de Cuba desde hace mucho tiempo han recibido denuncias sobre varias publicaciones de la Iglesia.

“Algunas de estas publicaciones dedican más atención al entorno social en que vivimos”, escribió Márquez, agregando que él sabía de quejas contra Vitral antes y después del 2007, así como sobre la revista que él edita, Palabra Nueva.

“A pesar de todas esas quejas ocasionales, que no son nuevas, los obispos siempre han defendido ante las autoridades las publicaciones de la Iglesia”, agregó.

Márquez señaló que aunque la Iglesia respeta la autoridad de cada obispo en su diócesis, “hubo una sola ocasión, hace varios años, en que el cardenal Ortega trató directamente el tema de Vitral con Dagoberto Valdés”.

Las quejas sobre Vitral llegaron hasta la embajada del Vaticano en La Habana, señaló, “y desde la propia Nunciatura le pidieron al cardenal Ortega que visitara a Dagoberto y le hablara sobre estas quejas, pero nunca se habló del cierre de la publicación”.

Márquez añadió que Ortega ha sido injustamente acusado de otras cosas y señaló que el funcionario del Vaticano “estaba desinformado”. Pero agregó: “No importa si el dato es real o no, simplemente se repite aunque no haya fuente primera que lo confirme en público. Es bueno preguntarse quién se beneficia con esto”.

El cable también señaló que el funcionario del Vaticano que era nuevo en su puesto de trabajo se sorprendió al escuchar la descripción del diplomático norteamericano de violaciones de derechos humanos en Cuba, “pero no la disputó; simplemente pidió detalles”.

El funcionario con más experiencia “no estaba tan sorprendido”, según el cable, y relató “tres recientes casos de hostigamiento a clérigos católicos en el aeropuerto”. El despacho no dio detalles sobre los incidentes.

Vía elnuevoherald.com

No hay comentarios.: