¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, mayo 19, 2011

VICIOS DE 52 AñOS DE EXISTENCIA CASTRISTA


Por Andrés Pascual

El castrocomunismo lleva más de medio siglo experimentando “la construcción del socialismo” y hay detalles interesantes en este fenómeno: da la impresión de que su edad supera el siglo y medio y, caso extraño, no hay fecha para que concluya, ni después del Congreso del Partido, con “reformas cuentapropistas” y todo; tal vez sea porque, como ese es un sistema que carece de todo, pues le falten materiales para terminar el “edificio”; ahora, sí es la mentalidad ajena “del hombre nuevo” lo que escasea, se van a demorar; porque ese engendro, que se frustró desde que Che Guevara lo mencionó por primera vez, tiene como única ilusión, a poner en práctica, que “no llegó al mundo solo para ver a Ramiro Valdés en Mercedes Benz por La Habana”; no, quiere uno y, como que no se lo venden ni se puede acumular el dinero que costaría “si llegara a progresar como limpiabotas o alquilador de cuartos para la folladera española”, su puerto visible es el Sur de la Florida; o cualquier otro que le aleje de las playas cubanas.

Cuando se produjo el robo de la gran propiedad, la mediana y la pequeña, encubiertas en nacionalizaciones, en cualquier barrio de Cuba un limpiabotas “comecandela”, que dormía con el apestoso traje de miliciano, podía ser premiado con la administración de una farmacia (yo conozco casos) y, si el dueño aceptaba, como último recurso de sobrevivencia, mantenerse como empleado, pues estaba a merced de un ejemplo radical de envidioso, portador de un caudal infinito de bajas pasiones; ocurrió con toda la red de servicios: placitas, carnicerías, bodegas, con las fincas tambien…y, a pesar de que competían muchas en buena lid en radios de acción pequeños durante la República, fueron cerradas, porque el descenso abrupto en la oferta “revolucionaria” se resolvía, en todos los casos con menos del 1 % de los establecimientos… los Castro, analizados como comerciantes, son un caso raro en los manuales, porque ganan más mientras menos venden, en realidad entendieron pronto que, para tan poco, no se necesitaba tanto.

Durante muchos años, las figuras verdaderamente principales, además de los dos tiranos, el de ayer y el de hoy, como Ramiro Valdés, Juan Almeida o Guillermo García, gozaron de cadenas de protegidos que alcanzaban a los barrios; eran legiones de intocables que lo mismo estaban en una casilla de carnicería en San Cristóbal o Guanajay, que detrás de un mostrador del Sevilla en Artemisa, o con una finca en Mango Jobo. Estos individuos, a su vez, eran el núcleo de células de informantes o chivatos y trabajaban autorizados en la conexión con el G-2; inclusive, Ramiro Valdés, a través de la pelota; Almeida, en lo referente a la música y Guillermo García en cuanto al juego en peleas de gallos finos, de aves como el negrito o el tomeguín o de perros, gozaban de la más formidable red de chivatos organizada que trabajaba por arriba de los CDR y como base de decisiva importancia de la DSE.

Todos estos individuos de la red privada de información y chivatería tenían un denominador común: podían robar o manipular a libre albedrío lo robado y todos abastecían al j’ inmediato de lo que se robaban, como carne de res. Les permitían hasta preparar fiestas, orgías o bacanales con la participación del propio Ramiro, Guillermo…

¿Qué Fidel Labrador, asaltante al Moncada, quería una vaca ajena? Solo necesitaba abrir el corral y llevársela… ¿Quién dijo que hasta antes de volarse la cabeza Cucú, hermano de Ramiro, dejó de comer res? Ni Helmo Echevarría en Mango Jobo ni Piquín Capote… eran intocables, ex capitalistas, supuestos gusanos e íntimos de los poderosos… ¿Cómo se come eso? Intocables y protegidos…

Así nació la más bestial espiral de corrupción jamas vista (y sufrida), en la historia de Cuba.
Recuerde que le dije que aquella bodega, placita, farmacia o carnicería ya no la “corría” el dueño, sino un “elementajo”; recuerde que cualquier madre no alcanzaba al 15 con la leche de un mes para el hijo; sin embargo, allí estaba el administrador de nuevo tipo, envidioso, racista, que nunca tuvo ni valor ni voluntad ni inteligencia para poner, aunque fuera, un puesto de frituras de bacalao de su propiedad, para hacerle la proposición indecente que contribuiría a perforar la moral de la mujer cubana hasta el día de hoy y que, muchas, en su desesperación, aceptaron, dándole vida al “jineterismo” recurrente y enriquecido de hoy.

Nada en Cuba es nuevo, 52 años de carencias, crimen y represión son demasiados como para que aparezcan pestes nuevas en una letrina tan vieja, tan utilizada y tan abandonada a su suerte.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: