¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, mayo 25, 2011

Traicionando a Israel


El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, (d), conversa con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, (i), durante el encuentro que han mantenido en el despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington. (Foto EFE)

Por Cal Thomas

Con amigos como el Presidente Obama, ¿quién necesita enemigos? Si uno es Israel, ya tiene bastantes enemigos.

El 14 de mayo del 2011, el Estado de Israel celebró el 63 aniversario de su independencia. Pero si las propuestas hechas por el Presidente Obama en su discurso en el Departamento de Estado se ponen en vigor, esta celebración pudiera ser la última.

Es difícil saber si el presidente se engaña a sí mismo, si él toma “Kool-Aid” Arabista del Departamento de Estado o si es un tonto. No importa. Los resultados son los mismos.

¿Cómo puede alguien continuar creyendo que la fallida fórmula “Tierra por Paz” puede mágicamente persuadir a los estados árabes y grupos terroristas a deponer las armas y cambiar de idea sobre un objetivo que ellos han enseñado en sus escuelas, predicado en sus mezquitas, y enfatizado en sus medios informativos desde 1948?

La fórmula de paz del presidente tiene tantas probabilidades de triunfar como la profecía del fin del mundo de Harold Camping (N.R. predicador que anunció el fin del mundo para el sábado 21 de mayo).

Esta es la realidad, expresada por el ministro de “cultura” de Hamas, Atallah Abu Al-Subh, y transmitido por la TV Al-Aqsa: “Los judíos son la más despreciable nación que se haya arrastrado por la faz de la tierra”. ¿Cambiarían su mente las fronteras de 1967?

He aquí otras frases del sermón de Al –Subh de abril 8: “Cualquiera que sea matado por un judío recibe la recompensa de dos mártires, porque lo mismo que los judíos les hicieron a los profetas se le ha hecho a él”. Esto quiere decir 144 vírgenes y una doble ración de higos.

El continuó: “Alá matará a los judíos en el infierno del mundo por venir, justo como ellos mataron a los creyentes en el infierno de este mundo”. Y “Los judíos matan a cualquier que crea en Alá. Ellos no quieren ver ninguna paz sobre la Tierra”.

Esta clase de “paz” significa cero judíos, con todo Israel ocupado y dominado por legiones de musulmanes que impondrán la ley Sharia en detrimento de las mujeres y de cualquiera que crea en un Dios diferente y diferentes leyes y reglas.

Los apologistas de tal retórica, que son legiones, cerrarán sus ojos y tendrán oídos sordos ante la intención y objetivos de Hamas, que cada vez más se considera como corriente importante en el mundo árabe. Los diplomáticos árabes y palestinos dicen una cosa para consumo de Occidente y lo contrario cuando se comunican con los suyos.

En su valiente rechazo al Presidente Obama en la Oficina Oval, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu dio una lección de historia. La ignorancia de la historia amenaza no sólo a Israel sino también a los intereses estadounidenses y en definitiva a los propios Estados Unidos. Esto es así porque las intenciones árabes de dominar no terminan en el Medio Oriente. “Una paz basada en ilusiones”, dijo Netanyahu, “eventualmente se estrellará contra las rocas de la realidad en el Medio Oriente”.

Nuevamente el primer ministro señaló que las fronteras de Israel en 1967 sería algo indefendible. Todo lo que han hablado con esta administración y las anteriores de “inquebrantable” apoyo para Israel no significa nada si los tanques, cohetes y especialmente armas nucleares enemigas se usan contra esta pequeña nación. ¿Qué harían los EE.UU.? ¿Bombardearían a Irán? ¿Castigarían a Siria? El Departamento de Estado posiblemente se retorcería las manos y culparía a Israel por su propia destrucción diciendo que debió haber llegado a un arreglo antes.

La absurdamente llamada “Primavera Árabe” es mas un bien un invierno árabe que nunca terminará mientras que el Islam radical sea la religión establecida. Posiblemente muy poco de bueno ha de salir de los levantamientos de Egipto hasta Siria y más allá porque no hay una base en la región para el pluralismo político, la tolerancia religiosa y la igualdad para la mujer. Tales cosas no son parte de su NAD político y religioso. Así que ¿por qué están los EE.UU. enviando miles de millones más de dinero prestado para Egipto cuando el candidato de la Hermandad Musulmana pudiera ganar la próxima elección?

Sólo cuando el Departamento de Estado y la Casa Blanca comiencen a entender la realidad se servirán los intereses de Israel – y de los Estados Unidos.

El público parece entender esto mejor que los políticos y diplomáticos. Una reciente encuesta Rasmussen encontró que el 78 por ciento de los votantes estadounidenses opinan que no es probable la paz entre Israel y el mundo árabe. Miles de años de historia y de sentido común confirman esto. ©2011 Tribune Media Services.

Vía diariolasamericas.com

No hay comentarios.: