¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, mayo 06, 2011

Montadito en un velocípedo



Por Esteban Fernánadez

(Dedicado a mis amigos intransigentes)

Mantenerse firme es una heroicidad. Quizás en todo el mundo, en la historia universal, no ha existido nunca un grupo de seres humanos que se les dificulte tanto mantener la firmeza con tantos obstáculos y enemigos como a los patriotas cubanos. SON LOS INTRANSIGENTES. Son los que prefieren que ARDA EL CIELO Y LA TIERRA, PERO QUE CUBA SEA LIBRE.

Sí, porque los inflexibles anticastristas y anticomunistas consideran una claudicación ¡hasta ir al cine! Porque el cine de Hollywood y sus estrellas, está inundado de fidelistas, de izquierdistas y de H.P. y por cada artista patriota hay cientos de rojizos personajes como Jane Fonda, Robert Redford, Harry Belafonte, Ed Asner, Danny Glover, Oliver Stone, Martin Sheen, Susan Sarandon, Sean Penn, Tim Robbins etc. etc. etc. No visitan países que mantengan simplemente amables relaciones con Cuba. Es decir, si les regalan un pasaje en primera clase, y todos los gastos pagados, para pasarse unas vacaciones en Venezuela o China mandan al diablo a quien les haga la oferta. Están disgustados con la inmensa mayoría de los países del mundo que viven de espaldas a nuestra tragedia. Hasta con los gobiernos norteamericanos. Detestan a Hugo Chávez, a Daniel Ortega, a Evo Morales, por su apoyo incondicional a los Castro. Los patriotas cubanos son el objetivo número uno de la dictadura. Acabar con el único vestigio, el último reducto de rebeldía externa, es la finalidad de la quinta columna. Consideran que cuando desaparezcan todos los intransigentes hay castrismo hasta- por lo menos- que gobierne el tataranieto de los Castro. Sí, ese que anda montado en un velocípedo por Punto Cero.

Esos que sus detractores llaman vejetes, atrasados, locos, pasados de moda, gusanos, dinosaurios, obsecados, tozudos, fanáticos, intolerantes, son los que no dan un paso atrás. Yo los llamo héroes y CORAJUDOS. Nada de chanchullos ni tejemanejes con la satrapía. Nada de pactos ni componendas con los enemigos. Nada de pedirle migajas al enemigo. Nada de suplicar un espacio ni un derecho.

Prefieren morirse antes que claudicar. Pueden tener hasta 90 años y no se rinden ni aceptan una sola cosa buena del castro-comunismo, no se conforman con la renuncia de Fidel y Raúl ( cosa que nunca va a pasar) sino que aspiran a que sean arrastrados por las calles del país junto a miles de apapipios.

No participan en ninguna fiesta, ni pachanga, donde toquen o actúen artistas que representan al desgobierno cubano como los Van Van por ejemplo . Al contrario, podemos verlos protestando al frente de los lugares donde se presentan.

Veneran al béisbol pero mandan al carijo al equipo de pelota enviado por la satrapía. Es más, los verdaderos hermanos míos intransigentes ¡no quieren verlos ni jugar por la televisión! Y los que han entrado al stadium es para enseñar un letrero diciendo “ABAJO FIDEL”. Nunca olvidaré, siendo yo un muchachón, junto a Cuco Rassi, cuando el Dr. Diego Medina , de Alpha 66, nos invitó a tirarnos al terreno de pelota en Miami para protestar en un evento deportivo donde participaba un team cubano.

Esos titanes son gente con buenos sentimientos, que hasta les cuesta trabajo matar una mosca, sin embargo, disfrutan (al igual que yo) las enfermedades de la hiena. Y si se muere ese -usando una frase mexicana- “hijo de su pinche madre” van a dar la fiesta más grande que ojos humanos han visto en el mundo entero. No se ponen (y si se las regalan las botan) ropas hechas en China, o Viet Nam, o Corea o de ningún país comunista. Hasta con España (que muchos consideran “la madre patria”) están SUPER incómodos desde que abrieron un montón de hoteles en la Isla. El individuo puede ser la mejor persona del planeta, pero si se pone un T-shirt con la efigie del Che Guevara lo consideran un imbécil y un ignorante. Ahí mismo dejó de ser buena gente. Ni un paso atrás en el radicalismo, ni un fallo, ni tramitación, ni transición. El amigo de nuestro enemigo es nuestro enemigo. Nada de pacifismo, nada de contemporizar con el monstruo. Al que simpatice con la tiranía no les interesa como cantante, ni como pelotero, ni como actor, ni como ser humano. Y que se vayan al infierno. ¡ESOS COMPATRIOTAS son mis hermanos del alma!

(Amabilidad del autor).

Vía zoévaldés.net

No hay comentarios.: