¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, mayo 19, 2011

Las marcas de café Bustelo y Pilón son vendidas por $360 millones






Por WILFREDO CANCIO ISLA

- Las legendarias marcas de café Pilón y Bustelo dejaron de tener sello cubano.

J. M. Smucker, el emporio de las mermeladas, los jamones y otros populares productos del consumo familiar, anunció en un comunicado la adquisición por $360 millones de dólares de la empresa Rowland Coffee Roasters, la mayor compañía de café hispano en Estados Unidos.

La transación completada el pasado lunes pone final glorioso a la leyenda de un negocio familiar que se remonta al siglo XIX en Cuba y que logró convertirse en un símbolo del triunfo empresarial para los cubanos del exilio.

Rowland Coffee Roasters -empresa matriz de Pilón, Bustelo y otras marcas de café espresso- llegó a un acuerdo de venta que incluye las operaciones de manufactura y distribución, así como las instalaciones de producción, radicadas en el área del Doral, en Miami.

“Esta adquisición refuerza y amplía el alcance de nuestro liderazgo en las ventas minoristas de café en el mercado estadunidense”, dijo Richard Smucker, presidente ejecutivo de JM Smucker. “La incorporación del café Bustelo y el café Pilón, cada uno con una rico patrimonio, nos proporciona una oportunidad única para establecer una fuerte presencia en entre los consumidores hispanos en Estados Unidos”.

J.M. Smucker, productora de los populares cafés Folgers y Dunkin’ Donuts, se hace cargo de una compañía de saludable condición financiera, con ventas que superan anualmente los $110 millones de dólares.

Despidos anunciados

La compañía propietaria tiene la intención de aprovechar la infraestructura existente para ampliar la distribución y comercialización de las marcas adquiridas. Las operaciones de fabricación pasarán gradualmente de Miami a las instalaciones de Smucker en Nueva Orleans, Louisiana, en un plazo de tres años.

La venta supone además la eliminación de hasta 150 puestos de trabajo en Miami. La compañía tenía un total de casi 240 empleados, ubicados en el sur de la Florida y en los estados de Nueva York y Nueva Jersey.

No obstante, quedará el aroma inconfundible de un producto, la fidelidad de los consumidores hispanos de Miami y la pasión de una populosa clientela que busca en el café algo más que un sorbo de placer. Pilón y Bustelo también son -y serán- idiosincrasia cubana.

La historia del café cubano en Miami tiene su gran artífice en el negociante espirituano José Angel ”Pepe” Souto, quien emigró con su familia en 1961 y falleció en el exilio en el 2007 tras levantar un emporio cafetalero desde la nada.

Las operaciones de torrefacción y el crecimiento del negocio del café Souto estaban en auge cuando llegó la revolución de Fidel Castro y despojar a los dueños de sus propiedades patrimoniales. José Angel Souto no lo pensó dos veces y abandonó su natal Sancti Spíritus con su mujer y tres hijos, sin hablar inglés y sin dinero para abrirse paso en la aventura del exilio.

Cuando salió, sus conocidos le preguntaban qué iba a hacer un guajiro de Sancti Spíritus en Estados Unidos. “Lo único que sé hacer bien, que es el café cubano”, les respondía Souto.

Vendiendo de puerta en puerta

Con la ayuda del mayor de sus hijos, Luis Enrique Souto, quien hablaba un poco de inglés, consiguió convencer a un torrefactor estadounidense para que le tostara el café al estilo cubano, mezclando distintos granos que compraba a vendedores latinoamericanos.

Así comenzó a levantar cabeza en Café Souto en Miami, que su propietario no tenía reparos en vender de puerta en puerta.

Pero entre los cubanos la marca más popular durante la vida republicana era Pilón, de manera que Souto no perdió de vista el detalle y se adelantó a adquirir en 1967 la firma Rowland Coffee Roasters, propietaria del Café Pilón.

En 1974 compró otras compañías como Café Estrella y Café Ideal, conformando un negocio millonario, con productos de alta aceptación en el mercado hispano. Pero la verdadera consolidación de Rowland Coffee Roasters se produjo en febrero del 2000, cuando el patriarca cafetalero adquirió la firma Tetley USA, agenciándose así las marcas Bustelo, Medaglia D’Oro, El Pico y Oquendo.

Rowland Coffee Roasters llegó a tostar el 80 por ciento de todo el café espresso que se comercializaba en Estados Unidos. Souto se había convertido en el Rey del Café.

Souto falleció en Miami a los 91 años. La empresa quedó en manos de sus hijos José Enrique, José Alberto y Angel Souto, quien decidieron finalmente vender Rowland Coffee Roasters, luego de una fallida negociación con el conglomerado Procter & Gamble en el 2004.

J. M. Smucker, los nuevos dueños del café cubano en Estados Unidos, es una de las compañías alimentarias de más arraigo y salud financiera en el país. En 13 ocasiones ha figurado en la lista de la revista Fortune de las 100 mejores empresas para trabajar en la nación.

Las acciones de J.M. Smucker han visto una curva ascendente desde julio del pasado año y este martes se cotizaron a $76.71 dólares.

Vía cafefuerte.com

No hay comentarios.: